Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 26 de septiembre de 2021
20.3 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

“Este gobierno venía a proponer el republicanismo, pero lo dejó en la puerta de la Casa Rosada”

- Publicidad -
- Publicidad -

El viernes al mediodía estuvo en Bolívar el diputado nacional Axel Kicillof (ver La Mañana, 18 de mayo); brindó una charla ante una multitud en el CRUB y después se reunió con militantes kirchneristas en la sede de SMATA.

Allí, La Mañana pudo conversar con Kicillof, en una entrevista que el posible candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, le brindó en exclusiva a este medio.

- Publicidad -

Pocas horas después de realizada esa nota, el panorama político de Argentina tuvo un vuelco inesperado con el anuncio de la ex presidenta Cristina Fernández, de ser candidata a vicepresidenta en la fórmula que encabezará Alberto Fernández. La irrupción de la fórmula FF supone interrogantes básicos que por una cuestión inevitable, Kicillof no podía ni imaginar. Y quien lo entrevistó el viernes, menos aún.

Sin embargo, a pesar de que el interés mediático se concentra en las figuras de “les Fernández”, las definiciones que dejó el ex ministro de Economía de CFK mantienen su vigencia. En su recorrida por la provincia, ha participado en encuentro con cientos de bonaerenses, con comerciantes, con productores y con militantes de los diferentes espacios y ha podido diagnosticar las realidades económicas y sociales diversas que han generado las políticas públicas del actual gobierno.

“Una situación realmente alarmante por no decir desoladora o de emergencia. En el plano productivo, comercial, económico, las únicas noticias que hay es cómo cierran fábricas, negocios, pequeños productores agropecuarios en dificultades… Eso por no hablar de la situación de los jubilados, los trabajadores, la educación, la salud. Yo sé que en la Argentina de Macri, de Vidal hay sectores que les va bien, pero no están en el interior de la provincia de Buenos Aires ni en el conurbano. Son sectores vinculados a tres ramas de actividad que son reducidas y que no generan empleo: lo financiero, los muy grandes exportadores e importadores y las empresas de energía”, aseguró Kicillof.

Señaló además, que “Macri ha destruido gran parte de nuestro tejido productivo y no lo digo como una exageración. Hoy en día, una de cada dos máquinas está parada y eso incluye al sector agropecuario. Sinceramente, lo único que hemos escuchado de parte del gobierno es “este es el camino correcto”, en un divorcio con la realidad realmente en un nivel peligroso”.

Los incrementos tarifarios han impactado con mayor dureza en el interior profundo de la provincia. ¿Pudo observar la enorme diferencia que se paga en comunidades como Bolívar respecto de CABA y conurbano?

– El tema tarifario y el tema crediticio acá impactan más. Las tasas de interés también son más altas. Claro que lo estoy monitoreando. La cuestión tarifaria en la provincia de Buenos Aires es(responsabilidad de) Vidal. La que define los aumentos tarifarios es Vidal y las tasas de interés que cobra el Banco de la Provincia también son de Vidal. A mí me preocupa que se esté poniendo en riesgo el aparato productivo de la provincia. Han subsistido actividades que no tienen ningún derrame, ni siquiera en los pueblos. Me comentaba el intendente que aunque haya una cosecha buena, ni siquiera le está ayudando a los comercios locales ni a quienes hacen changas.

Los grandes productores no viven en los pueblos; acá viven los pequeños productores (de carne, de pollo, de leche) que sufren este modelo, porque las tasas de interés son enormes, los precios del gasoil y de la energía están dolarizados, pero lo que vende,lo vende en peso, en un mercado local que está muy golpeado. Si el salario cayó un 30%, la demanda cayó más.

¿Cuál es el desafío para el próximo gobierno? ¿Con qué realidad se va a encontrar quien asuma el 10 de diciembre? ¿Qué deberá hacer en forma inmediata?

-Lo que vamos a encontrar no lo sabemos. Yo entiendo la inquietud. Hace poco estuve en Washington dando unas conferencias y allá la pregunta que se hacen es qué va a hacer Macri en los siete meses que le quedan. Es mucho. En el último mes hemos perdido como caída de las reservas todo el último desembolso del FMI, 10.818 millones de dólares. Lo perdimos en un mes, lo vamos a tener que pagar en cien años.

Por un lado no sabemos con qué nos vamos a encontrar, además, que no sabemos si vamos a ganar las elecciones tampoco. Estamos trabajando para poder ganarlas.

¿Cuáles son las prioridades y qué se puede hacer desde el poder Legislativo en este tiempo que resta del gobierno de Mauricio Macri?

-Las prioridades ahora son las emergencias que tiene la provincia y gran parte del país. La emergencia alimentaria, la emergencia social, la emergencia tarifaria. Pregúntenle al intendente, se ha duplicado la cantidad de vecinos acá en Bolívar, que van a comer a los comedores. Hay emergencia productiva, de empleo, tarifaria. Estas son cosas que habrá que atender y que son consecuencias de las políticas de este gobierno.

Y en cuanto al Congreso, nosotros hemos presentado leyes que atiendan a las situaciones de los productores, a las economías regionales, que atiendan las necesidades de los más vulnerables. Hemos presentado montones de leyes, pero el Parlamento está cerrado, sólo sesiona para lo que es del interés de Macri. Reunió al Parlamento para hacer legal lo que hoy es ilegal, que es el problema de la gobernadora con los aportantes truchos. Es decir, permitir que los aportes a las campañas vengan de los empresarios. Entonces vamos a tener fuerzas políticas que tengan más recursos y más capacidad de ganar votos porque representan los intereses empresarios.

Que el gobierno de Macri representa los intereses de los empresarios, es obvio, aunque muchos también están enojados porque no les cumplió. Pero la verdad es que lo que corresponde es que las fuerzas políticas no representen a los que tienen plata para bancar una campaña, sino que representen a los que hoy no tienen para comer y hacer el desayuno, el almuerzo y la cena.

La gobernadora Vidal tiene un conjunto enorme de bonaerenses que cobran planes y figuran como aportantes, que cuando se les pregunta dicen que no aportaron. Esas causas son las que paran, así como los vemos acelerar otras causas. Para eso sí,abrieron el Parlamento; para solucionar los problemas que hay acá en Bolívar, no.

¿Cómo se debería plantear la batalla por el sentido común en los diferentes sectores de la sociedad?

-Me parece central lo que estás planteando. Una cosa es lo que planteaban cuando estaban en campaña y otra muy distinta la que hacen en el gobierno: trolls, montajes, redes sociales y excusas. Así trabajan.

Esa discusión también hay que darla con lo que están experimentando los argentinos con las políticas que están implementando Macri y Vidal. Prometieron subir las jubilaciones, las bajaron; prometieron empleo, creció el desempleo; prometieron ciencia y tecnología e hicieron ajuste; prometieron hacer escuelas y Vidal va a ser la única gobernadora que no sólo no abre, si no que cierra las que hay.

La gente que los votó para mejorar, hoy se encuentra que le arrebataron todo. Hoy la gente vive con miedo y con angustia. Hay que Estado ausente para los que no tienen poder de lobby, para los que no tienen medios de comunicación, y muy presente para los que forman parte del círculo rojo.

¿En la batalla “corrupción” versus realidad, cómo crees que se puede dar la correlación de fuerzas?

-Yo creo que ya es obsceno. Vemos por la tele al presidente de la Nación, echando a los jueces que investigan el caso D´Alessio, que investigan esa trama espantosa de servicios de inteligencia, medios de comunicación, políticos oficialistas.

La corrupción es algo grave, entonces no se puede tratar de manera tan superficial y tan manipulada. Ya sea las denuncias contra este gobierno, como para con nuestro el gobierno. Cualquiera que haya cometido un hecho de corrupción debe ser castigado, pero primero que sea juzgado y que podamos confiar en esa justicia; porque si no, con este grado de enchastre que han hecho, la verdad es nunca vamos a saber lo que pasó. Ni en este gobierno ni en el anterior.

La verdad es que es un daño para el gobierno que viene, porque vamos a tener que hacer todo lo que haga remediar todo lo que se ha perdido y también para avanzar más: en derechos, en condiciones de vida, en calidad el empleo, en la integración entre industria y tecnología.

Acá (en Bolívar) necesitan más obra pública, pero si ante cada licitación, el juez amigo del Poder, dice que es trucha, ¿cómo vamos a hacer? Necesitamos una justicia confiable e igualdad ante la ley. Este gobierno venía a proponer el republicanismo, pero lo dejó en la puerta de la Casa Rosada.

Usted dijo que están trabajando para la unidad política de cara a las elecciones. Es sabido que se necesitará un gran consenso para gobernar. ¿Cómo se está trabajando?

-Lo vimos recién en el Centro Universitario (donde Kicillof invitó al intendente MarcosPisano a sumarse a la tarima), donde estaba el intendente, dirigentes políticos de la ciudad. Nosotros estamos trabajando para hacer un frente opositor que reúna a sectores amplios, diversos, con los que hasta hace poco hemos estado enfrentados. Pero tenemos la madurez para entender que la pelea no es por el cartel, no es por las candidaturas, es para responder a la demanda de la sociedad que nos pide que nos juntemos, que demos una oferta política distinta. Y cada vez queda más claro que el que no forma parte de este frente opositor es porque está trabajando de una forma o de otra en consonancia con lo que quiere el oficialismo. Al oficialismo le va mal en las encuestas, perdió popularidad, porque la gente está embroncada, angustiada. Lo único que les queda es dividir y perseguir a los opositores. No le podemos dar ese gusto; es una responsabilidad que tenemos que asumir los dirigentes.

Primero tenemos que construir un gran frente social, sindical, de base. Después, un frente electoral que junte a los dirigentes y después resolver las candidaturas. Las candidaturas tienen que estar al servicio de suministrarle, de ofrecerle a la sociedad, una alternativa que sea distinta.

Vos fijate: Alberto Fernández, Felipe Solá, los Moyano, Pino Solanas, Victoria Donda, eran opositores a nuestro gobierno y ahora estamos juntos. Por supuesto que habrá aspiraciones distintas y a veces contradictorias, pero tenemos que encontrar la madurez… porque lo que tenemos en claro que cuatro años más de neoliberalismo van a terminar de destruir cuestiones que después va a ser difícil recuperar.

Cristina, la dirigente que más mide, se ha juntado en el PJ y ha dicho: “Vamos a buscar la vuelta (para la unidad) y yo no voy a anteponer ni ambiciones  ni intereses personales”. Ella, que es la que más mide está dispuesta a presentarse desde un lugar de generosidad y amplitud, y otros, que miden 5 puntos dicen “quiero ser yo, yo y yo”. Me parece que la sociedad ya se está dando cuenta de que eso juega a favor del oficialismo.

 

Después de responder la última pregunta, Axel Kicillof pidió agregar: “estuve recorriendo un poco Bolívar y me llamó la atención que algunos valores como la solidaridad, que el gobierno de Macriquiere destruir, acá están presentes. Lo vimos en el Cine, en el Club, en varias obras que son conjunción de aportes privados y de un estado presente. Por eso le agradezco tanto al intendente habernos recibido, porque Bolívar muestra que no es cuestión de un privado haciendo cualquier cosa, tampoco del sálvese quien pueda, sino de un gobierno que ponga en valor aquello que los que menos tienen, necesitan.

D.R.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img