Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 03 de agosto de 2022
8.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Ese clásico de Navidad que no debe faltar: Mi Pobre Angelito

Escribe sobre cine, Ariel Dadante.

- Publicidad -
- Publicidad -

Llega la Navidad y los clásicos de esta época son infaltables, el pan dulce, la sidra, el turrón, el vittel toné, el arbolito, los regalos y por supuesto, la película que tantas veces hemos visto, Mi pobre Angelito (Home Alone, 1990).

La idea original del film se le ocurrió a John Hughes durante el rodaje de la película Tío Buck al Rescate (UncleBuck, 1989), allí es tío del título el que se queda solo en la casa de su hermano para cuidar a sus sobrinos a los que apenas conoce. Es en ese momento que el guionista y director empezó a pensar que pasaría si un niño se queda solo en casa y debe defenderla de unos ladrones.

Antes de comenzar a escribir el guion, Hughes estaba preocupado por la verosimilitud de la idea, porque pensaba que las mamás nunca se iban a olvidar a su hijo en casa. Fue Chris Columbus, director de la cinta, el que hizo lo retoques finales al guion y una vez declaró: “John Hughes pudo llenar cada uno de los posibles agujeros que había y la audiencia lo compró”.

MaculayCulkin siempre fue la primera opción para la producción, pero John Hughes audicionó a más de 100 niños. El guionista había queda asombrado por el talento de este pequeño que ya había participado en una de sus películas, la mencionada Tío Buck al Rescate. El papel del líder de los ladrones húmedos fue ofrecido a Robert DeNiro pero este lo rechazó, por lo que la producción fue en busca de JoePesci.

Era la primera vez que el actor iba a participar de una comedia familiar, venía de participar en Buenos Muchachos (Goodfelas, 1990), interpretando a un personaje violento y mal hablado, por lo que no podía dejar de insultar en el rodaje, hasta que el director le propuso que cuando estaba por largar el insulto dijera la palabra “fridge”, heladera en español, e increíblemente funcionó.

La película se filmó entre febrero y agosto en la ciudad de Chicago, y no había nieve, por lo que tuvieron que usar nieve falsa, menos en la escena donde Kevin se reencuentra con su madre, ahí se usó nieve real mezclada con papa rallada para poder darle más consistencia. La casa de los Macallister, es una casa real ubicada en la ciudad de Ilinois, pero solo se pudo usar la fachada, por lo que los interiores fueron recreados en el gimnasio de un colegio, aprovechando que estaban de receso escolar.

La escena del sótano inundado se realizó en la pileta de la escuela. Algo sumamente curioso fue la reacción de los actores con respecto al film, John Heard, el papá de Kevin, se la pasó quejándose todo el tiempo de su personaje, no estaba convencido del enfoque que le habían dado, CatherinO´Hara, la mamá de Kevin, no crea mucho en el film, no le veía futuro y en cuanto a los ladrones, JoePesci y Daniel Stern, exageraron sus actuaciones, porque según ellos: “la película no iba para ningún lado”.

Claramente todos se equivocaron. La película en blanco y negro que utiliza Kevin para espantar al repartidor de pizzas, fue creada exclusivamente para el film. Otra clásica escena del film es la de la tarántula, cuando todos pensamos que era falsa, el mismo actor confirmó en su cuenta de Twiter cuando se cumplieron los 25 años del film, que era real y que el grito también lo fue. En una entrevista declaró: “el cuidador me dijo que gritara todo lo fuerte que quisiera, porque la araña no tenía oídos, y sí que grité”.

La otra escena por la que MaculayCulkin se hizo famoso es cuando se afeita, e increíblemente fue improvisada. En el guión estaba escrito que una vez que se pusiera la loción, se quitara las manos y gritara, pero la reacción del niño fue dejárselas en las mejillas, y según el director, fue mucho mejor y no se equivocó.

Podemos debatir si es la película navideña por excelencia, aunque nunca se pensó de esa forma, pero está claro que fue una bocanada de aire fresco para las comedias navideñas, y es seguro que, si estás haciendo zapping y la ves pasar, la vas a dejar, porque por más inverosímil que sea el film, a todos nos da risa los golpes y gags físicos a los que son sometidos los ladrones, que nos recuerdan a los del Coyote y el Correcaminos.

Y si estás de visita por la ciudad donde se encuentra la casa de los Macallister, podés visitarla y pasar un día como el que pasó Kevin en esa divertidísima Navidad, ya que los dueños la alquilan para los fanáticos que quieran ser parte de la historia.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img