Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 28 de mayo de 2022
13.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

“Escribo desde la actriz, me pienso diciendo lo que voy escribiendo”

Lorena Mega, una dramaturga que sigue reivindicándose sobre las tablas.

- Publicidad -
- Publicidad -

Lorena Mega actúa y escribe, pero no deja de ser Lorena Mega y de imprimir a lo que hace un sello personal que sigue destilando a través del trabajo. Incansable, el año pasado dirigió dos obras de su autoría (en una también actúa), publicó su segundo libro de prosas poéticas y pergeñó proyectos a los que irá dando forma en 2022, entre los que figura elaborar cuentos, para desafiarse a una escritura más ‘ordenada’. Escribir es para ella un “ejercicio cognitivo”, que le permite comprobar que su mente “sigue aquí”.

En 2021 se produjo algo así como tu consolidación como dramaturga. Si querés quitamos la palabra consolidación, que puede sonar fuerte, ¿pero apareció la Lorena Mega dramaturga, con un perfil más definido?

– Qué difícil. No sé si consolidar, yo sigo siendo actriz y voy a seguir defendiendo lo que hago desde ese lugar.

Aún hoy, ya con un recorrido como escritora, te seguís reivindicando y reconociendo como actriz.

– Sí. Incluso cuando escribo creo que lo hago desde lo que la actriz diría, me gusta pensarme a mí diciendo lo que voy escribiendo, aunque sepa que no lo vaya a hacer, más allá de la circunstancia de El duelo (es la autora, directora y también protagonista de la pieza -reemplazó a Valentina Laborde-, junto a Nadia S. Marchione C.).

Me parece que esas ganas de sentir el escenario me mueven a escribir teatro. Al tema de la dramaturgia propia siempre lo consideré muy importante. Mi formación es constante, pero una etapa finalizó con mi paso por Artecon, donde la dramaturgia propia es central, básicamente hacían cosas propias. Es vital contar en un grupo con alguien que se atreva a escribir, que pueda hacerlo.

Y creo que en Bolívar hay más dramaturgos potenciales. Adaptar una obra también es hacerlo, traer un texto a un contexto más cercano. Uno dice dramaturgo y piensa en personas que escriben y publican, y no viven en Bolívar, pero acá también hay. Yo defiendo a los artistas del interior, que no quiere decir que tengamos que hacer un teatro regional, sobre cosas que suceden sólo acá, hablo de que hay dramaturgos, actores, actrices, músicos…

“Estoy amontonando cuentos”. En 2021 estrenaste Las vecinas, una obra con texto tuyo, continuaron con El duelo, también con libro propio, y comenzaron a ensayar A veces un recuerdo, otra pieza de tu autoría. Hay datos objetivos que te posicionan como escritora…

– Y tengo un par de micromonólogos más también, y algunos textos en elaboración. Voy jugando, voy tirando cosas y después veo. Sigo explorando la veta de escribir (le rehúye a la definición escritora, le hace ruido), qué sé yo… Además, estoy amontonando cuentos. Me siento muy desprolija para escribir cuentos, pero también es un ejercicio hacerlo, justamente por eso (se ríe).

¿Qué veremos este año de Souvenir Teatro Fugaz?

– Tenemos programadas más funciones de El duelo (acá y afuera, como para armar una gira); ahora hay una correspondiente al programa Argentina Florece Teatral, del Instituto de Teatro, que llevaremos a cabo en el Hogar de Mujeres, junto con la Dirección de DD.HH. Será de carácter gratuito, creo que el 17 de este mes.

 Y con respecto a Las vecinas la novedad es que por cuestiones personales Bettina Garayalde se desvinculó de la obra, y la hemos reemplazado por Clara Tiani (la otra protagonista es Nadia S. Marchione C.). Queremos seguir ofreciéndola, pero no tenemos funciones programadas. Estamos preparando el relanzamiento, aunque por una cuestión climática creo que las nuevas presentaciones ya no serán en la isla del parque sino en algún espacio interior.

 La obra funciona bien adentro también, hemos ensayado en interiores y lo hemos comprobado, si bien el parque le imprime otra mística y esa cuestión apocalíptica tan interesante en este caso. En cuanto a A veces un recuerdo, supongo que no voy a dirigir. Creo que voy a actuar. Estamos reestructurando una obra que parece llena de hechizos, porque no nos terminamos de acomodar.

Hoy podría confirmarte que Clara Tiani compondrá uno de los personajes, pero a Dalmiro Zantleifer ya no puedo confirmarlo y a Javier Krigier sólo en un cincuenta por ciento. La dirección estaría en manos de Horacio Zárate, y también evaluamos la posibilidad de que Nadia se sume al elenco. Es una obra que empieza a quitarme el sueño, así que quizá prefiera dejarla ahí y que salga cuando se le ocurra, que madure cuando pueda.

Por otra parte, nuevamente dirigiré monólogos para Idénticxs, el 24 de marzo, junto a la Dirección de Derechos Humanos. Pondremos en escena La espera de consuelo, con Patricia Galaz, y dirigiré a Horacio Zárate en Los papeles de FATRE, un texto de Miguel Gargiulo.

Chino Castro

Para que la mente no se fugue

“Escribir es para mí un ejercicio cognitivo: es el momento en el que digo ‘ah, todavía no me fui, sigo acá’. Si puedo decir todavía algo con mi escritura, es porque mi cabeza aún no se fue. Y aunque sea gracioso escucharlo, te juro que lo hago por eso. Le agregamos una risa, pero no es gracioso. Cuando estoy muy cansada, o tengo una crisis de migrañas y me queda el cuerpo destrozado, al otro día escribo para saber que esa migraña no me comió ninguna neurona. Lo hago como un ejercicio cognitivo, es un poco seguir estando aquí”, revela Lorena Mega.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img