Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 18 de julio de 2021
5.4 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

“Escribir es mi válvula de escape de este mundo tan adverso”

- Publicidad -
- Publicidad -

Por su texto Instrucciones para volar, Nahuel Morante (27 años) ganó el octavo desafío de escritura creativa, que @almas en gerundio organiza cada semana vía Instagram. Aquí, el promisorio guitarrista nos cuenta por qué escribe, de qué, para quién, y cómo es su vínculo con su otra pasión: “Todo lo que incite a crear y producir hace bien”.

 

- Publicidad -

Mayormente se te conoce como guitarrista, seguramente muchos se han desayunado a partir de este premio con que también escribís.

– Para mí también ha sido una noticia, ya que a la parte literaria siempre la tuve guardada. Me gusta hacerlo, escribo porque me hace bien, pero soy con eso mucho más reservado que con lo musical. Primero estuvo la guitarra, después empecé a escribir. Es grande la cantidad de gente que participa cada semana en el certamen de @almas en gerundio, y por eso es un reconocimiento que está bueno. Todo lo que incite a crear y producir hace muy bien.

La consigna esa semana fue “escribir instrucciones para algo, basándose en los textos de Cortázar, Instrucciones para subir una escalera, por ejemplo. Instrucciones sin sentido quizá, o innecesarias”. Ese era el disparador, y además se pedía “elaborar algo dentro de un límite de palabras”, en un formato de texto breve.

@almas en gerundio dijo sobre Instrucciones para volar (lo publicamos días atrás en estas páginas): “Ha logrado, con una serie de pasos a seguir, mostrar un modo de volar al que estamos acostumbrados y sin embargo no prestamos atención. Lo simple, fresco y cotidiano en pocas palabras”.

Nahuel elaboró el escrito especialmente para participar de esta convocatoria, y no recibirá más premio que la publicación de sus Instrucciones en las redes sociales, donde continuarán circulando. El certamen es semanal, cada domingo los organizadores dan a conocer la obra ganadora. Pero el obsequio más grande -enfatiza el autor- no se ve: “Es el empujón que esto me da para animarme a seguir escribiendo”.

¿Y estás escribiendo?

– Ahora estoy escribiendo para la nueva consigna (se ríe). Y por fuera de eso, tengo cosas escritas que siempre quedan guardadas. Me pasa también con las canciones. A veces me sucede que no me encuentro conforme con lo que hago. Pero en el caso de este texto, quedó porque me gustó, lo sentí muy propio y también muy profundo. Eso me motivó a mandarlo.

 

UNA NAVE CON PALABRAS

Pone manos a las letras cuando siente necesidad de hacerlo, la escritura es para él “una válvula de escape de este mundo tan adverso”, puntualiza. “Pienso en la frase de Spinetta: ‘Y deberás crear si quieres ver tu tierra en paz’. Es mi motivación para escribir y para todo mi hacer artístico, buscando una sensación personal de equilibrio a partir de la creación”, define. Sin embargo, su prioridad es continuar formándose como músico en el Conservatorio de Pehuajó, de donde egresará pronto, consolidarse como guitarrista en los proyectos que integra y quizá dar origen a algún nuevo retoño de la madera musical. También da clases de guitarra y es promotor artístico como integrante de la Asociación Musical de Bolívar. Ser músico es el camino profesional que ha elegido, “será para toda mi vida y por eso siempre estaré estudiando”, se autovaticina. Cuando escribe, sus formatos son el relato breve, la poesía y “alguna canción que anda dando vueltas por ahí”. Y dice sobre sus temas: “Normalmente mis escritos están vinculados a protestas en contra de alguna injusticia que como sociedad nos toca afrontar, o bien se tratan de algún sentimiento personal que me anda dando vueltas y busco ponerlo sobre la mesa para comprenderlo mejor”. Su autor favorito, el ‘comandante de su zona de influencias’, es Julio Cortázar. “Y me siento a pensar con Nietzsche”, añade Nahuel, que hasta fines del año pasado dictó un taller de escritura creativa para pibes en el Dispositivo Integral de Abordaje Territorial, DIAT. 

¿Para quién escribís?

– Para mí, para aliviar algún penar interno, para volcar ese pensamiento sobre la mesa, repensarlo y ponerlo en juego desde otro lugar. Muy pocas veces mis escritos poseen un destinatario concreto. Alguno sí, pero casi nunca llegan de manera directa a ese destinatario.

¿Tenés canciones listas, en letra y música?

– Sí. Pero me parece que les falta el punto final que personalmente quisiera ponerles. Me gusta más decir que tengo canciones en elaboración, que sé que si me pongo a trabajar en ellas darán con ese punto que necesito para dejarlas listas.

¿Y podría surgir un Morante cantante, un Morante en plan crooner?

– No (se ríe). Me animaría a llegar a un Morante compositor, y con mucho trabajo. Pero cantante ya es mucho, sería ya manejar otro instrumento, que es la voz. No me interesa. Sí quizá formar un grupo y que cante otro, e incursionar en canciones propias. Eso estaría muy bueno, pero obviamente con mucho trabajo. Tendría que proponérmelo, decidirme a darles luz y vuelo a esas canciones.

Chino Castro

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img