Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 22 de enero de 2022
20 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Es inminente la apertura de la sucursal de Casa Silvia en Bolívar

Dialogamos con el gerente de la empresa y con el supervisor general y encargado de sucursales.

- Publicidad -
- Publicidad -

A partir del próximo miércoles 22 Bolívar contará con una nueva casa comercial dedicada a la venta de artículos para el hogar, línea de blanco, elementos de tecnología, muebles, etc. con la llegada a esta ciudad de la sucursal número 25 de Casa Silvia. En este caso, se trata de una cadena de origen familiar surgida en Colonia Hinojo hace casi 40 años, que viene a Bolívar a cumplir “una materia pendiente”, tal como dijeron a este medio Daniel Waimann, gerente de la empresa y Javier Tresarrieu, supervisor general y encargado de las sucursales, quienes visitaron La Mañana para mantener un diálogo periodístico a propósito de la inminente apertura del local.

Casa Silvia se instaló en el emblemático espacio de la avenida Lavalle entre Mitre y Roca, donde hasta no hace muchos años funcionó la Delegación de ARBA y los más viejos recordamos como sede de la primera agencia Chevrolet de Bolívar. Un todavía moderno local que cumple con las expectativas de los funcionarios de la empresa y que, merced a todas las tareas de restauración llevadas a cabo, luce en forma impecable y ya atestado de mercadería presta para lucir en sus amplias vidrieras, que se descubrirán el mismo día de la inauguración.

- Publicidad -

En todo momento Daniel y Javier se encargaron de resaltar que forman parte de un equipo de trabajo, en el que reina el buen clima. Ello se trasuntará también en beneficio del cliente ya que, como dijeron, uno de los valores diferenciales de Casa Silvia es el trato con el cliente, la buena atención, la cordialidad puesta a ese servicio. Por eso también dijeron que el personal contratado (en este caso son 7 personas todas de Bolívar), cumple un riguroso proceso de selección y un adecuado entrenamiento.

“También ponemos mucho el acento en el servicio post venta”, asegura Daniel Waimann, “porque a veces ocurre que, especialmente en el rubro tecnología, hay que darle asesoramiento adecuado a quien compra un producto y nosotros estamos a disposición para ello. Ocurre a veces que los service están en Buenos Aires y eso complica un poco las cosas; pero todo se resuelve bien sobre la base de buena atención y comprensión del cliente”.

Volviendo al tema de la elección de esta ciudad para abrir su nueva sucursal, Javier informó que “también influyó una cuestión de logística. Nosotros ya estamos en Daireaux, por ejemplo”, dando a entender que influye en esta cuestión de la logística el costo de los fletes y una conexión fluída facilita el trato intersucursales.

A propósito de ello, descubrimos a lo largo de la charla que Casa Silvia es una empresa eminentemente bonaerense, ya que sus 25 sucursales están emplazadas dentro del territorio provincial, con sede central en Olavarría. Aunque esta realidad es “por ahora”, tal como enfatizó Waimann ya que está en los planes de la empresa dar el salto hacia otros estados provinciales del país.

“Ya tenemos muchos clientes que son de Bolívar y que se acercan a realizar sus compras a Olavarría; eso también aportó un elemento que nos facilita de algún modo la entrada a la ciudad”, cerró el concepto Javier.

¿Cuál es la influencia del comercio electrónico, tan en boga en la actualidad, para una empresa como Casa Silvia que se basa, como dicen, en la atención al cliente?

Javier: “Por supuesto que hoy está muy de moda el e-commerce, que ha desarrollado un servicio muy eficiente, pero todavía no se ha podido reemplazar la posibilidad de ir a ver el producto que se pretende comprar. Lo mismo tener un vendedor con quien hablar personalmente y que pueda detallar las características de ese producto. Y además que, luego de la compra, haya alguien que ayude en la configuración. Es un camino difícil porque el personal disponible para incorporar no es profesional y hay que formarlo, lo cual lleva tiempo. Además, en el rubro tecnológico estamos en cambio permanente. A todo esto le sumamos la variedad de productos disponibles. Tenemos un departamento de compras con gente de mucha experiencia, que siempre está perfeccionándose para la elección de la mercadería que ponemos a la venta”.

Como se dice más arriba, la llegada de Casa Silvia significa, además de dotar a la ciudad de un centro de compras de excelencia, la ocupación de mano de obra local, circunstancia que debe ser muy valorada en los tiempos que corren. También, informaron nuestros interlocutores, las reparaciones edilicias se hicieron contando con personal local y adquiriendo los materiales en los corralones de la ciudad.

Las palabras de Waimann y Tresarrieu, la manera en la que explican los pormenores de su trabajo y la pasión que denotan por lo que hacen, deja a las claras que Casa Silvia conserva ese espíritu de empresa de familia que marcó sus orígenes. Hoy es una potente marca a la que arribó esgrimiendo valores tales como seriedad, compromiso y honestidad comercial. Valores que se notarán apenas abran las puertas del emblemático local de la avenida Lavalle. VAC

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img