Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 25 de febrero de 2024
27.5 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

“En mi mente la palabra Balonpié siempre será un grato recuerdo”

Alejandro Caínzos anunció su desvinculación con el club y el comienzo de una nueva etapa.

- Publicidad -
- Publicidad -

El entrenador y ayudante de Balonpié por casi dos décadas anunció días atrás su desvinculación con el club y el inicio de una nueva etapa en su carrera profesional. Un verdadero apasionado por el fútbol, Alejandro Caínzos respiró y vivió este deporte desde sus primeros días como jugador en las inferiores de Empleados de Comercio.

Con una carrera de futbolista hasta casi los 30 años, siempre supo que su vida estaría ligada a la pelota. Fue así que comenzó a trabajar en las inferiores de Barracas Bolívar que serían la base de Balonpié, lugar en el que estuvo hasta hace unas semanas. Mil historias y años de trabajo, lo hicieron moldear a muchos jugadores que actualmente enriquecen la liga local y el fútbol profesional.

Con tantos años en el ruedo y experiencias varias, todo indica que el futuro de Caínzos será positivo y que sin dudas continuará volcando su experiencia para mejorar al deporte. La Mañana habló con él y en una extensa nota desmenuza lo que fueron sus tiempos en la dirección técnica y la formación de futbolistas.

¿Qué se te viene a la cabeza si tenés que recordar tus inicios en la dirección técnica?

-Dejé de jugar al fútbol cuando inició el proyecto Barracas Bolívar en el año 2003. En esos años estaba en Empleados de Comercio y tenía claro que iba a continuar ligado al fútbol. Me acuerdo que estaba viendo la edad que había que tener para hacer el cuerdo de entrenador ya que tenías que tener 30 años. Esa edad la cumplí en 2004, por lo que tuve que esperar. El tiempo pasó, jugué unos meses en el campo y dejé que el tiempo pase. En 2006 llego el llamado de “Pipi” Iglesias. Su hijo es amigo mío y me convocó para sumarme en las inferiores de Barracas Bolívar.

¿Qué significó que tu primer paso fuera en Barracas?

-Teníamos todo. Fue super positivo ya que me formé junto a Daniel Luengo, Guillermo Panaro, Ramón Benicelli, gente del ambiente que me dieron más conocimientos que el curso mismo. En 2007 me enteré que el curso se estaba haciendo en Daireaux. Junto a Néstor Ducasse lo hicimos. Al principio dudé pero dije vamos a hacerlo. En aquellos tiempos eran dos años, ahora son tres. Arrancaste y no paraste más… En esos primeros tiempos era ayudante de Néstor, que a su vez era ayudante de Guillermo en la Primera. Cuando coincidían las inferiores con la Primera, yo iba solo con los pibes junto a “Pirulo” Westdorp con las tres categorías en micro a Buenos Aires (en aquellos días las inferiores de Barracas participaban en AFA).

Desde el inicio con Barracas y la posterior transformación a Balonpié ¿cuáles fueron los momentos bisagras de tu experiencia?

-Lo que mejor me llevo es la formación de los pibes que hoy juegan en la Primera división de AFA. El abanderado es “Nacho” Miramón, quien sintetiza el por qué del trabajo de uno. Cuando te recibís el sueño es formar un pibe para que pueda jugar en el alto rendimiento. “Nacho” sobrepaso todo, hoy pones la tele y está ahí en la liga de Francia.

¿El sistema de trabajo de Balonpié apunta a formar futuros profesionales?

-Los trabajos que se hacen son para mejorar la técnica buscando que los chicos paren bien la pelota y que siempre se encuentren de frente al arco. Son cosas básicas, pero que son necesarias y que te dan muchos elementos para poder interpretar mejor el juego. El buen control es lo más importante, por lo que trabajamos en circuitos de pases. Si mejoras eso, ya podés jugar al fútbol. Si la paras mal perdes un tiempo y te sacan la pelota. Suena elemental, pero es la verdad de este deporte. Se puede ver en el fútbol profesional que se comenten errores asociados a lo que estas puntualizando… Es que hay mucho miedo a perder y sobre todo la idea de ganar como sea.

¿La idea es seguir trabajando en inferiores o apuntas a Primera?

-Estoy escuchando ofertas. Hace un par de días que publiqué que me iba por lo que desde ese momento comenzaron a llamarme personas del fútbol. De los clubes de Bolívar casi todos y de Daireaux también. Algunos me quieren para la Primera y otro para inferiores.

Fuiste uno de los impulsores del fútbol femenino en Bolívar…

-Esta buenísima la evolución del deporte en Bolívar. Me tocó agarrar en 2020 con la pandemia y fueron muchos meses los que estuvimos parados. Cuando se vuelve a la actividad pudimos hacer algunos partidos amistosos. Recuerdo que estaba Candelaria Pagola antes de irse para Estudiantes en 2021. Comenzamos competir y jugamos la final con un Bull Dog impresionante. Seguimos apostando y en 2022 fuimos campeones. Fue una de las mejores cosas que me paso, ya que conseguimos el primer título oficial en la historia del club. Quedamos en la historia.

Cuando anunciaste en Facebook que buscarías nuevos rumbos los mensajes de agradecimiento y apoyo de multiplicaron sin parar ¿qué te genera esas muestras de cariño?

-Eso confirma que uno hizo las cosas medianamente bien. Muchos padres me escribieron diciéndome que sus hijos me iban a extrañar. Es emocionante y me deja muy tranquilo.

¿Qué personas se te vienen a la cabeza en este momento?

-Le agradezco a toda la gente de Balonpié que confió en mí durante 18 años. Me hace ruido el pensar que cuando tenga que trabajar no me traslade a la cancha de Alem. Es parte del fútbol y guardo los mejores recuerdos. Me quedo el recuerdo de los pibes que juegan hoy en la Primera de Balonpié o los que están afuera. Manuel Panaro, “Nacho” o el “Pupi” (Lescano), que pasó un tiempito por el club. En mi mente la palabra Balonpié siempre será un grato recuerdo.

P.L.P.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img