Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 18 de julio de 2021
5.4 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

En la lucha contra las violencias, “nadie puede dar respuestas solo”

- Publicidad -
- Publicidad -

La ministra bonaerense de Mujeres, Política de Género y Diversidad Sexual, Estela Díaz, participó el miércoles de la presentación del libro Escritos de mujeres bolivarenses II, que impulsó la Dirección de Derechos Humanos que encabeza Marianela Zanassi.

Antes de ser parte del acto que tuvo lugar en el Cine Avenida, la ministra visitó el Hogar de Mujeres y mantuvo una reunión con concejales del Frente de Todos en la sala de reuniones del municipio.

- Publicidad -

En una entrevista que Estela Díaz le brindó a La Mañana, la ministra sostuvo que en Bolívar encontró “una sociedad sensibilizada”, al tiempo que en referencia a las reuniones previas con funcionarixs y concejales, consideró “muy bueno el trabajo” que se viene haciendo en  nuestra ciudad desde los “organismos ejecutores de políticas públicas ligados a la lucha contra las violencias”.

Díaz, que asumió en diciembre en un ministerio creado por el gobierno de Axel Kicillof, tiene una reconocida trayectoria en la militancia social y en el feminismo.  Con ese background asume el desafío de diseñar políticas públicas para combatir las violencias contras las mujeres y las disidencias y también, de pensar a las mujeres como sujetas plenas de derechos.

¿Con qué escenario se encontró en materia de políticas de género?

-Nos encontramos con una situación que como definió el gobernador Axel Kicillof, era de tierra arrasada, entre la desidia y la nada, eso es lo que había en torno a políticas de género. Un organismo que había sido desjerarquizado, una línea telefónica que atendía la emergencia en violencia de género tercerizada, con trabajadoras en situación laboral totalmente precarizada, con ninguno de los dispositivos de los que se supone que tienen que tener quienes trabajan en emergencia y atienden situaciones de violencia todo el día. Y además, fragmentación de las respuestas en una problemática de enorme escala como es el tema de la violencia.

Nos encontramos con que en otros aspectos de la política como la promoción, como temas de acceso a trabajo, a salud, a educación, tampoco había nada; no se aplicaba la educación sexual integral, incluso siendo que solo se habían implementado dispositivos como son las pulseras electrónicas de control de los violentos en situaciones de más alto riesgo, había municipios que tenían pulseras destinadas por orden judicial que no se habían aplicado.

Esto sumado a un contexto que conocemos, de hambre, de desocupación, de destrucción del aparato productivo y que afecta además la calidad de vida cotidiana, en el que las mujeres tenemos un papel central. Entonces eso hace más difícil poder pensar que se superen situaciones de violencia, que se tengan alternativas de vida.

Encontramos esta realidad, pero como dice el gobernador en todos los casos tomamos decisiones rápidas para atender estas emergencias mientras que estamos también delineando las políticas de mediano y largo plazo.

¿Cuáles son los lineamientos de trabajo que se propone el Ministerio?

-Fundamentalmente trabajamos en una guía de abordaje de las situaciones de los femicidios, (más de 60 en lo que va del año en el país). En ese sentido construimos una guía de abordaje para cuando ya sucedió la tragedia, para acompañar a las familias, para seguir de cerca la situación judicial, hay una ley de reparación para los niños y niñas que quedan huérfanxs (ley Brisa), pero que es inaplicable actualmente, por eso estamos interviniendo allí. Pero fundamentalmente, el trabajo que estamos haciendo tiene que ver con cómo abordamos el conjunto de la intervención que tiene que ver con la prevención, con la asistencia, y allí es donde pensamos que hay que cambiar diametralmente el enfoque con el que se venía trabajando. Hay que pensar en la integralidad del abordaje, en la articulación institucional, nadie  puede dar respuestas solo. Las problemáticas de violencia vienen desde distintos dispositivos, hay distintos tipos de violencias, por eso necesitamos que se articule para dar respuestas  y que no sean puertas giratorias o puertas que nunca se abren.

Además, necesitamos el territorio, necesitamos que estas respuestas se den claras,  porque las víctimas viven en un territorio. Ahí estamos poniendo el acento muy fuerte en una experiencia que sabemos que aquí en Bolívar tiene una tradición y está trabajando muy bien que es la mesa intersectorial de violencia. Nosotras vamos a fortalecerlas donde están, a crearlas donde no están y vamos a trabajar todos los mecanismos y dispositivos que ya estaban a ponerlos a funcionar desde el acuerdo de estas mesas locales, eso nos parece central.

Por otro lado, lo que queremos cambiar también es que cuando pensemos en políticas de género no nos quedemos sólo en el tema de la violencia porque es pensarnos desde un paradigma de la vulnerabilidad y no como sujetas de derechos, protagonistas de la transformación personal y colectiva. Las mujeres somos las que en la comunidad estamos participando. Po eso allí tenemos  un área fuerte dentro del Ministerio donde tendremos programas de trabajo, de educación, de salud, de temáticas de poblaciones especiales, etc.

Mientras que se produce la escalofriante cifra de más de 60 femicidios en lo que va del año, varios de los cuales han sucedido en provincia de Buenos Aires, el Ministerio también planifica otro tipo de políticas en un territorio tan diverso como éste. Buenos Aires es un estado pero varias provincias en lo que hace a su diversidad.

-Nosotros tenemos una enorme diversidad, numérica, geográfica, poblacional, todas las heterogeneidades transitan esta provincia, por eso queremos regionalizar la intervención, queremos diseñar estratégicamente las políticas que vamos a llevar adelante, queremos un estado que sea militante cercano, accesible, austero. Estamos en un tiempo en que tenemos que poner en valor la austeridad, la transparencia, la solidaridad, pensándolas desde la gestión pública. Y en esto tenemos mucha experiencia en la comunidad organizada, en las organizaciones sociales y las mujeres nos enseñan muchísimo en ese sentido, que en las situaciones más difíciles encuentran respuestas desde las redes y las articulaciones. Eso tiene que ser una fuerza para la planificación estatal.

 

Una propuesta que seguramente nos va a llevar un año o más, es construir el primer plan de igualdad que llamamos Plan bonaerense para la igualdad y la justicia social, que será muy participativo, en el que se discuta cuáles son las prioridades para las mujeres y las disidencias, en un plan de igualdad. Haremos asambleas en los municipios con las organizaciones de la comunidad, con los órganos institucionales, se elegirán luego delegadas de las asambleas y luego se harán encuentros provinciales. Luego de este proceso que seguramente llevará varios meses, que buscamos que sea plural, realmente participativo y diverso se desarrollarán políticas en consecuencia.

Hasta diciembre usted fue secretaria de Género de la Central de Trabajadores Argentinos y es militante feminista. Hay entonces un lenguaje en común con los movimientos sociales. ¿Cómo se plantea la relación con esas organizaciones, ahora que cumple un rol institucional?

-Nosotrxs tenemos una excelente relación con las organizaciones sociales. Somos un ministerio nuevo y muy militante, nacimos de un movimiento social masivo y potente como es el movimiento de mujeres feministas de la Argentina y así se compone nuestro gabinete. Un gabinete militante, con mucha solvencia técnica pero entendemos que el conocimiento técnico se construye en la formación militante… los saberes de las mujeres en estos años han crecido enormemente y aparte tenemos una conformación inter generacional, con las más adultas con gran trayectoria, gente grande con años en la administración pública que aman el Estado y ser trabajadoras del sector público…. Y lo pensamos desde ahí, desde un Estado activo y presente que además se construya en articulación con la sociedad. Creemos que el Estado debe garantizar derechos, pero lo entendemos también a partir de una sociedad involucrada, con organizaciones fortalecidas.

¿Qué le pasó, como militante feminista, cuando el presidente Alberto Fernández anunció que el Ejecutivo nacional enviará un proyecto de IVE?

-Yo lo recibí con mucha emoción, creo que se nos caían las lágrimas a las que estaban adentro del recinto, a las que estaban en la calle y a las que lo escuchábamos por radio (estaba volviendo de Tandil ese día). Además, hay algo que el presidente planteó en el inicio de su discurso que es plantear el compromiso con la palabra dada. El dijo en campaña que la sanción de una ley de IVE era una deuda con las mujeres y además es un derecho de igualdad. Fue impecable su argumentación y además es retomar eso de que en política, lo que se promete se debe cumplir. 

Se reunió con funcionarixs, concejales y equipos de trabajo del municipio de Bolívar, ¿qué impresión se lleva?

-La verdad es que veo una sociedad sensibilizada, activa, con un proyecto claro de mirar las necesidades de las que más necesitan pero también con una perspectiva de género muy significativa, con voluntad de seguir ampliando, con debates que se abren para pensar en este tiempo. También vi muchísima recepción, encontré un hogar integral que es de los mejores que una puede ver en la provincia y también vi esta voluntad de articular en una red real de hogares en la provincia, pero con el conjunto de dispositivos de atención de la emergencia, ligado a cómo se construye la salida de las violencias, que es nuestra preocupación y también la preocupación que vi acá en los ejecutores de las políticas.

Daniela Roldán

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img