Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 28 de septiembre de 2021
5.9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

En busca de Mr. Loop

- Publicidad -
- Publicidad -

Escribe: Mario “Chiqui” Cuevas.

Últimamente me gusta llamarle Míster Loop por esas cosas lindas que está haciendo como Looperis. Es un talento todo terreno, una suerte de StevieWonder o Prince de estos pagos, esos artistas que tocan todos los instrumentos, cantan, arreglan, dirigen y producen, y que además navegan por todas las aguas musicales. Es que a Diego Peris podemos verlo/escucharlo en el escenario del Me Encanta Bolívar cantando Piedra y camino con una banda de talentos, o escuchar sus músicas instrumentales (una de ellas pertenece a la banda de sonido de Nana); o con su primera banda que integró, Los Aparceros, o cantando a dúo con su compañera Ana Laura Maringer; o con La Destilada, o con Los Cohetes Lunares, o haciendo un tributo a Los Beatles en el Cine Avenida junto a Clara Tiani y Juan Manuel Fagnano, o etc, etc…

- Publicidad -

“Mi comienzo con la música fue medio raro, o de casualidad – dice Diego – De chiquito en mi Mar del Plata natal me gustaba escuchar música, mis viejos y mis abuelos canturreaban canciones. Ya en Bolívar, cuando yo tenía once años, con mi hermano Damián, un año menor, recibimos regalos de nuestro abuelo, una guitarra para mi hermano y una pelota de fútbol para mí, en esa época yo era el deportista de la familia y Damián pintaba más para payador o algo así. La cuestión es que intercambiamos los regalos y yo me copé con la viola, empecé a sacar cosas de oído, a investigar, era estar todo el día con la guitarra. A los catorceme invitaron a tocar en una banda de folklore, Los Aparceros, que eran compañeros del Colegio Nacional y del coro de Pilar Ané.

Los Aparceros fue una entrañable banda con la que aprendí muchísimo. Ahí comenzó todo, fue gracias a ellos que me enamoré de la música y dije: yo quiero hacer esto. Éramos un grupo de pibes de trece a diecisiete años que no nos importaba ensayar cinco horas por día. Me quedaron esos hermosos momentos, algunos tristes pero de todo se aprende. En algún punto cambió mi personalidad, recuerdo que era muy tímido y de a poco me fui convirtiendo en el cara rota del grupo.”

“Si bien hacíamos un par de temas con Los Cohetes Lunares, nunca le había prestado atención a Los Beatles, conocía esos temas más los comerciales que conoce todo el mundo pero una vez, fui a la casa de Juan Manuel Fagnano, no me saludó, me dijo: ponete los auriculares y sentate ahí y me hizo escuchar más o menos trece discos seguidos. Así quedé fanático, loco por los Beatles. Creo que mucha gente le ha pasado lo mismo cuando van a ver una banda que no conocían por primera vez y te vuela la cabeza, a mí me pasó algo perecido.”

“Con respecto a mi tema ‘Gotas de nostalgia’,estaba estudiando Bellas Artes en La Plata y me avisan que mi abuelo estaba internado en Mar del Plata y estaba bastante mal. Fue como un flash, Cuando empecé a grabar el tema llovía y en seis, siete horas ya lo tenía editado, todo listo. Con los años se utilizó en la película Nana, no recuerdo si ellos sabían que le había hecho el tema a mi abuelo, pero se dio esa casualidad. Recuerdo la emoción que me llevé cuando fui a ver la peli, pensando que lo habían utilizado sólo en una escena pero resultó ser el leivmotiv de la película. Estoy agradecido a Micky Francisco y Juanchi Vicente por haberme permitido participar, me encantaría seguir haciendo eso, trabajar para cine.”

“Looperis se fue gestando de a poco, la semillita la puso Nacho Iriarte, de vez en cuando nos juntábamos a compartir música y a hacer un poco de ruido. Un día me presentó la loopera, yo no tenía mucha idea de lo que era. Quedé enloquecido con esa cuestión de pedales y sonidos, y poder armar temas así: un bucle que vas grabando en vivo. De a poco fui armando temas e improvisando; Anita tuvo mucho que ver en cuanto a la energía y armar el espectáculo, sobre todo la imagen. Me divierto mucho haciendo el show, por ahí tiene ese aspecto egoísta, de querer hacer todo, pero es divertidísimo. Obviamente que me fascina tocar en las bandas y compartir con otras gentes, pero esto es como otra cosa aparte, no sé cómo explicarlo.”

“Lo que más me gusta hacer es la dirección, producción y los arreglos, desde la época de Los Aparceros que empecé a meter cositas, a tirar ideas, con Martín Argüelles, que lo adoro, era: él blanco y yo negro, o al revés pero llegábamos a un gris que estaba genial. Pasa por ahí cuando hacés música con otros, juntar las músicas que trae cada uno y lograr que salga algo mejor. Con La Trova, (banda que acompaña a Sandra Santos), tuve la oportunidad de decir, soy el arreglador de esta banda, de tener a cuatro o cinco monstruitos que respondían a todo lo que yo les tiraba, a veces cosas bastante locas, y todo sonaba bien. Iba caminando para el ensayo pensando un arreglo y ese arreglo después salía como me sonaba en la cabeza, era muy loco.

El año pasado tuve la oportunidad de dar clases en el profesorado de teatro (CEPEAC) con un grupo maravilloso que respondían a todo. Con el Mono Alabart estuvimos trabajando unos temas de Lorca, los chicos les pusieron música, yo me encargué del tema de los arreglos y demás, pero el Mono propuso llevar esos temas a la obra, La casa de Bernarda Alba. Al principio me pareció algo loco, no entendía mucho esa movida teatral, pero la verdad es que quedó un producto bastante bueno.

Me fascina esa parte de poder producir, de arreglar. Ahora estoy con el disco de Los Cohetes Lunares. Nos complicó un poco la cuarentena pero ya está pronto a salir; también estamos haciendo algo con Juli Martínez, que es una chica talentosísima que tiene varios temas suyos y los vamos armando de a poco.”

 

AllYouNeedIsLove

Diego: “¿Qué puedo decir de hacer lo que amo con quién amo? No tiene precio eso. Todo arrancó medio como un juego, cuando no éramos padres, al menos yo, en lugar de salir un sábado nos quedábamos guitarreando, cantando, grabando videos. De a poquito nos fuimos enganchando más, con ganas de preparar algo y así no salieron un montón de cositas hermosas. A mí me fascina y me encanta compartir cosas con ella.”

Ana Laura Maringer: “Mi experiencia con MrLoop empezó en ese departamento entre el ping pong de mesa y ciertos copetines con vecinos que se quejaban, era muy divertido. En la medida que fueron pasando los años se le fue dando un poco más de forma. Siempre agradezco que él me quiera incluir en todo esto que dice que ama, y doy fe que lo ama porque lo hace con dedicación, hasta cuando se acuesta está con los piecitos haciendo un ritmo, lo tiene en la sangre. Se nota que tenemos conexión y en un montón de cosas que no se dicen pero que están ahí. Aprendí mucho con Diego, sigo aprendiendo día a día, fue mi profe en el Profesorado. Es muy exigente y está buenísimo que lo sea y además tiene mucha creatividad, Es muy lindo compartir, intercambiar gustos musicales, estilos también, por ejemplo, yo no estaba muy metida con el folklore, él también rescató un par de cosas mías en cuanto a música. Es una linda fusión y creo que no sólo nosotros lo disfrutamos, podemos transmitirlo al resto y eso es lo más importante, que todos disfrutemos.”

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img