Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 05 de diciembre de 2021
14.7 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

El edificio del nuevo Jardín le cambió la cara al barrio

El 905 al que todos van a querer ir.

- Publicidad -
- Publicidad -

El Jardín N° 905 tiene su historia, cimentada en la década de 1970, cuando se vio la necesidad de crearlo, primero para que absorbiera la matrícula de los pequeños que vivían en las cercanías de la Escuela N° 18, y luego fue trasladado hacia terrenos de la Escuela N° 2, ya en tiempos de Félix Bereciartúa comisionado, para que diera respuesta la necesidad de un jardín en ese cuadrante de la ciudad (recordar que la Escuela N° 6, situada en el sector este de la ciudad, tampoco tiene jardín y en esa zona sólo existe el Jardín N° 901).

Esos contenedores que se colocaron en el terreno contiguo a la escuela eran provisorios, albergaba a los niños del barrio en dos salas, a las que después se les agregaron 2 más y finalmente un tinglado para que tuviera una especie de “patio cubierto”. Pero lo que Bereciartúa planificó que fuera provisorio, terminó siendo definitivo, porque durante su gestión en el municipio se lograron muchas obras; pero el jardín y sus contenedores era relativamente nuevo, y no fue prioridad.

- Publicidad -

Regresó la democracia y ya sabemos de los enfrentamientos que Bolívar tuvo con Provincia a poco andar, con aquel corte de ruta en noviembre de 1985. La ciudad pareció castigada durante la gestión de Alejandro Armendáriz, se veían abrir reparticiones provinciales en todos los Partidos de la zona, y acá poco y nada.

Las diversas gestiones del peronismo que le siguieron a Armendáriz y la aparición en la escena política seccional y provincial de Isidoro Laso, equipararon aquellos faltantes; pero el Jardín N° 905 no fue incluido entre las prioridades. Sí otras obras, como la de la Escuela N° 502, que ya está finalizada, corrieron mejor suerte.

El arribo de Eduardo “Bali” Bucca al poder municipal visualizó, entre otras, la falta de un edificio adecuado en el Jardín N° 905, y comenzaron las gestiones, a la par de otras tantas. Bali logró por su vínculo con Nación de entonces que se construyera el “Hagan lío”, en terrenos del parque “Las Acollaradas”, lindero al Centro Educativo Complementario N° 801.

Con el “Hagan lío” vacío de matrícula, vinieron las gestiones ya en tiempos de Macri y Vidal para rehacer el edificio del 905. La promesa de los mil jardines era tentadora y allá fueron, a meter el expediente y luego ver cómo lo hacían caminar. Fue entonces cuando decidieron mudar la matrícula del jardín de Edison y Alvear a Juan Manuel de Rosas 200, unas 20 cuadras más allá, lejos del barrio original; pero con la promesa de una pronta obra e igual regreso al vecindario.

Aún con bolivarenses en la gestión nacional y provincial, la obra comenzó pero dejó de caminar al poco tiempo, pese a que los dirigentes locales de Juntos por el Cambio la visitaron en un par de oportunidades, creyendo que se iba a terminar. La empresa colocó los materiales no tradicionales de construcción y a poco andar quedaron perfiles parados y obra cerrada, con un contenedor al costado de la obra sobre la Edison estorbando el paso por varios meses.

Marcos Pisano desde su llegada a sillón principal de la avenida Belgrano gestionó la obra para lograr regresar la matrícula al jardín original. Incluso ese jardín está emplazado en el barrio de crianza del intendente. Con los dos años (2017-2019) que le tocó compartir la gestión de Macri y Vidal no tuvo suerte. Recién cuando Alberto Fernández y Axel Kicillof tomaron las riendas de nación y provincia respectivamente pudo ver avanzar el expediente hacia una nueva licitación.

Con lo que estaba en pie en muy malas condiciones por la obra interrumpida, hubo que hacer el jardín de nuevo, y el intendente pidió expresamente que lo dejaran ocuparse de la licitación, algo que le costó algún reproche en el Concejo Deliberante de parte de la oposición. De todas maneras siguió adelante y licitó por administración. La licitación la ganó un bolivarense, también vecino del barrio del jardín pero muchos años radicado en el sur del país. Y la obra comenzó a remontar vuelo.

Había un plazo de obra de poco menos de un año que no se cumplió, se extendió varios meses más; pero finalmente el jardín llegó a su finalización. Es cierto que en el corte de cinta generalmente están los dirigentes que ocasionalmente ocupan un lugar en la política local y muchas veces la foto no se condice con quien generó la obra. Ejemplos hay sobrados de la época de Bereciartúa, gestiones durante su administración que terminó inaugurando Alfredo Carretero. En este caso no, la planificación de la remodelación del Jardín fue de Bali Bucca y posiblemente quien más peleó por conseguir que se finalizara fue Marcos Pisano. Ellos dos están en la foto de la concreción de un sueño de toda una comunidad educativa que hoy no es la misma que entonces, porque algunos docentes se jubilaron, otros brindan servicios en otra institución, etc.

El nuevo edificio del Jardín N° 905 le cambió la cara al barrio. Es la obra pública más importante llevada adelante en ese cuadrante de la ciudad en la última década. Y es para que lo disfruten los alumnos, los chicos del barrio, los que se vieron privado de “su” jardín durante varios años; pero recuperaron obviamente uno mucho mejor que aquel, nostálgicos al margen.

Es un jardín hecho con todas las normas vigentes en el siglo XXI, no hay ninguno en la ciudad con estos parámetros. Es un jardín al que todos van a querer ir. Habrá que pensar en uno parecido para que acompañe a la Escuela N° 6 en la ex canchita lindera al Zoom, en un nuevo edificio para el 909 que hace años queda chico, en uno que albergue a la matrícula del otro lado de la ruta 226 y tantas otras cosas. Habrá que soñar con ello, como se soñó con este (y con el Hagan Lío, el Reino del revés y el nuevo CRUB), y seguramente para quienes tenían en mente el proyecto, la realidad superó al sueño.

Angel Pesce

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img