Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

jueves, 08 de diciembre de 2022
19.2 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

El Mangrullo y ‘Bety’, un solo corazón que ahora late más fuerte

El teatro cumplió sesenta y cuatro y lo celebró imponiendo a su sala el nombre de Adela Beatriz López.

- Publicidad -
- Publicidad -

Adela Beatriz López es el nombre que, desde el martes, mismo día en que la institución cumplió sesenta y cuatro años, lleva la sala del Mangrullo, en homenaje a una histórica integrante del grupo teatral que ha dedicado su vida a la entidad.

Vaya manera de celebrar el cumpleaños; con sencillez, pero con la emoción a flor de piel, esa que nadie puede ni quiere disimular, como denominador común entre el puñado de gente que acompañó la ceremonia, celebrada por la tarde del mencionado día en la sala de Venezuela 536, el hogar dulce hogar del Mangrullo.

En principio hizo uso de la palabra Pablo Villanueva, actual director del grupo, quien tras un sucinto recorrido por la historia institucional puesta en marcha en 1958 por “un grupo de soñadores”, se refirió a las virtudes personales de Adela Beatriz López, que motivaron un homenaje que ella misma no quería cuando inicialmente le plantearon la idea. Pablo puso en destacado su dedicación a El Mangrullo, especialmente en lo relativo a conseguir los respaldos económicos que siempre son menester cuando de refacciones edilicias u otras necesidades del teatro se trata, tanto a nivel instituciones intermedias como en la municipalidad, no importa quién sea el intendente. “No la elegimos porque sea la más antigua aquí, sino porque es la primera en llegar, la última en irse, la que se emociona con cada logro y la más ‘cara rota’” para solicitar ayuda donde sea. “Además, es la amiga de todos, es la que siempre está cuando nuestros hijos se enferman, con un plato de comida, un regalito o lo que haga falta”, resaltó su compañero y amigo.

Luego fue descubierta la placa que denomina la sala con su nombre, en una pared del hall de ingreso al recinto teatral propiamente dicho. Fue uno de los momentos más emotivos del breve programa, ya que ‘Bety’ convocó a que la acompañaran a Loreto Juárez, de cuya mano llegó a El Mangrullo por primera vez, para quedarse para siempre, hace sesenta y tres años; Carlos Gentile, hermano de ‘Cacho’, quien fuera miembro fundador de este teatro y entrañable amigo de ‘Bety’, además de director del grupo durante un período, y Myriam Román, una mangrullera de la ‘nueva guardia’, aunque ya hace unos cuantos años que forma parte de la institución.

Cabe aclarar que la placa no lleva como fecha el 28 de junio sino el 24 de abril de este año, día en el que López cumplió ochenta y le fue entregado, como sorpresa durante el festejo de su cumpleaños, el bronce que desde el martes restalla con su nombre a metros de la puerta de ingreso a la sala, la más nueva de la ciudad pero que pertenece al grupo teatral más longevo. (Villanueva dijo jocosamente que la edad no se dice, pero la propia cumpleañera la dijo en mayo en estas páginas, así que acá simplemente lo repetimos.)

Entre los presentes estuvieron el ex intendente Juan Carlos Simón, allegado a la institución; la concejal oficialista Ana María Natiello; el director de Cultura, Jorge Fernández; el referente de Evolución Radical, César Pacho; unos pocos integrantes de grupos colegas y mangrulleros de ayer, de hoy y de toda la vida. También el director municipal de Turismo, Emilio Leonetti, junto a su pequeño hijo. Emilio es hijo de Juan Carlos Leonetti, otro mangrullero fundador que se encuentra en Junín recuperándose de un problema de salud. “No saben cuánto me hubiera gustado que él estuviese acá conmigo”, expresó ‘Bety’, a un tris de romper en llanto. “Igualmente, el suyo fue el primer saludo que recibí está mañana”.

Finalmente hizo uso de la palabra la homenajeada, quien domeñando a trompicones su emoción recordó a los que ya no están, agradeció a los de ayer y a los de ahora y aclaró algo que todes ya sabíamos: mientras siga entre nosotrxs, continuará formando parte del Mangrullo y defendiendo como una leona los intereses de la entidad -es la histórica administradora-, dado que este teatro y su vida ya son la misma cosa: “Podré enojarme un día, pero al otro volveré como siempre”, afirmó ‘Bety’, que también extendió su agradecimiento a la municipalidad por haber hecho posible la concreción del sueño de la sala propia, en particular al ex intendente Eduardo Bucca, que fue quien se hizo cargo de recepcionar la vieja demanda (“yo ya estaba vencida”, admitió) y mover los hilos necesarios para que El Mangrullo pudiera tener por fin su sala, cosa que se formalizó en el invierno de 2018. (Antes, Villanueva había mencionado el aporte del Instituto Nacional del Teatro, también clave en esta realización.) Por otra parte, López tuvo palabras de gratitud hacia sus compañeros, por “la confianza” que le brindaron en los ajetreados meses de construcción del nuevo edificio: “Jamás me cuestionaron por una compra o gasto”, subrayó.

Para cerrar, mencionó que ahora van por la vereda y algunos accesorios de iluminación, “así que ‘Bety’ y compañeros, a seguir”, marcó con entusiasmo, porque hay nuevos desafíos por los que luchar y segur sintiéndose vitales, es decir jóvenes. (Sin contar lo específicamente teatral, que no se mencionó el martes. Este cumpleaños sesenta y cuatro encuentro al grupo que ahora dirige Villanueva preparando dos obras.)    

Después, Gisela Biscardi y Myriam Román entregaron un ramo de flores a la homenajeada, en nombre de El Mangrullo, y los presentes compartieron un lunch, entre abrazos y felicitaciones para una ‘Bety’ que seguramente tuvo el martes uno de los días más felices de su vida, esos que no se olvidan ni envejecen.

Chino Castro

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img