Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 28 de mayo de 2022
13.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

El General que pasó a ser un esclavo, el esclavo que se convirtió en gladiador, el gladiador que desafió a un Imperio

Columna de cine.

- Publicidad -
- Publicidad -

Escribe Ariel Dadante.

Gladiador (Gladiator, 2000), dirigida por Ridley Scott, llegó a los cines en mayo, hace 22 años, y se convirtió en un clásico instantáneo del séptimo arte. Pero no tuvo un comienzo afortunado, desde un guión sin terminar, hasta lesiones que sufrió Russell Crowe que fueron retrasando el rodaje.

Gladiador está basado en hechos históricos reales, alrededor de estos hechos, se construyó e relato ficticio que se cuenta en el film. Para esto, la producción consultó a varios historiadores para poder ser lo más precisos posibles con los sucesos históricos. Pero pese a este trabajo de los historiadores, la producción decidió hacer caso omiso, y crear el escenario a su manera. Lo que da lugar a que se encuentren diferentes inexactitudes en la ropa, las armas y el arte.

Por esto los historiadores decidieron no ser parte de la producción y la licencia creativa.

Aunque hoy en día no podríamos imaginar a otro actor interpretando a Maximus, la primera opción para Gladiador, no fue otro que Mel Gibson. Era el favorito de los estudios hasta recibió el guión, pero el actor lo rechazó, porque pensaba que era mayor para interpretar al personaje.

Una de las escenas más emblemáticas y recordadas del film, es la mano de Maximus acariciando el campo de trigos, pero debo decirles que la mano que se ve en la pantalla no es la de Russell Crowe, sino la de su doble, Stuart Clark. Y hablando de ese lugar de ensueño donde Maximus describe su hogar, fue totalmente improvisado por el actor, hace una descripción de su casa en Australia.

El rodaje fue muy intenso y exigente, sobre todo para Russell Crowe, que se terminó lesionando el pie, los tendones del bíceps y se hirió la cara, en la primera escena de batalla del film, el caballo que montaba el actor, se sobresaltó y salió corriendo sobre unas ramas. Russell Crowe estuvo a punto de perder la vida en la famosa escena donde pelea con tigres. Increíblemente, usaron tigres de verdad. En el set siempre estaban acompañados por domadores y veterinarios con dardos tranquilizantes por si algo fallaba. Hace unos años en una entrevista, Ridley Scott, contó que un tigre estuvo a pocos centímetros de atacar realmente a Crowe. En una entrevista, Russell Crowe contaba que el día anterior a rodar la escena con los tigres, quería ir a jugar al rugby, pero la producción no lo quería dejar porque tenían miedo a que se lastime y así terminar demorando aún más la producción, pero la respuesta de Crowe fue la siguiente: “Mañana voy a luchar con 3 tigres, jugar al rugby no es nada…”. Como dato aún más curioso, Maximus no iba a pelear con tigres, sino con un rinoceronte. Menos mal por el actor, que la producción decidió cambiarlo a último momento.

El protagonista no iba a llamarse Maximus, originalmente iba a llamarse Narciso, tal y como se llamaba el asesino real del Emperador Cómodo. Pero finalmente decidieron que su nombre sería Maximus, por lo tanto, se estaría hablando de un personaje ficticio.

Otro gran acontecimiento que se le presentó a la producción, fue el fallecimiento de Oliver Reed. El experimentado actor fallecía tres semanas antes de terminar la fotografía principal, lo que los obligó a realizar reescrituras de guión y utilizar un doble de cuerpo al que le pondrán la cara de Reed mediante CGI (imagen generada por computadora). Una de las posibilidades planteadas fue la de realizar todas las escenas con otro actor, pero Ridley Scott no quería a otro que no fuera Oliver Reed.

La increíble banda sonora del film fue compuesta por Hans Zimmer, pero hubo una controversia alrededor de todo esto, porque no la compuso solo. La co-compositora fue Lisa Gerrard, pero a la hora de la nominación al Oscar, Zimmer fue el nominado por haberla compuesta en soledad. En los Globos de Oro esto fue solucionado ya que ambos ganaron el premio a Mejor Banda Sonora Original.

Cuando Ridley Scott visitó el Coliseo Romano, le pareció demasiado pequeño para las pretensiones del director. Por lo que decidió construir en Malta una réplica del Coliseo con madera y yeso de una altura de 16 metros de altura. El resto del Coliseo Romano se recreó mediante efectos especiales, para completar el trabajo de construcción se demoró varios meses y una inversión de 1 millón de dólares.

La historia de Maximus Decimo Meridio conquistó a todos. El film es utilizado hasta por entrenadores de Fútbol Americano para motivar a sus equipos. Una banda sonora que fue la más vendida. Un clásico que tuvo sus contratiempos pero que terminó siendo un éxito de taquilla y levantando cinco premios Oscars, incluida mejor Película y Mejor Actor para Russell Crowe.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img