Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

jueves, 08 de septiembre de 2022
12 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

El fusil de madera vuelve a gatillar memoria

Artecon estrenará mañana la nueva versión de la primera obra de Lanzoni.

- Publicidad -
- Publicidad -

Duilio Lanzoni escribió su primera obra, El fusil de madera, meses después de la guerra de Malvinas, en un contexto de país signado por una dolorosa e ingrata desmalvinización de la que costó añares -y demasiado sufrimiento, y seguramente más muerte- emerger. Era 1983, y mientras para algunos/as era urgente hablar, otres convocaban a olvidar, como si borrar la historia fuese posible, un piso que se puede barrer. 

El dramaturgo en ciernes, que a esa altura había participado como actor en un puñado de obras del naciente Artecon, se había propuesto escribir sobre Malvinas. Lo necesitaba. Durante su estadía en un centro de atención en Tierra del Fuego por un problema en el tendón de Aquiles (participó de la contienda bélica como soldado movilizado) accedió a un sinfín de cartas al soldado desconocido, que como sabemos eran sólo aquellas que traían buenas noticias e ínfulas a los inexpertos combatientes, las otras no pasaban la censura. Con ese material fue delineando los personajes, y así nació El fusil de madera, que Artecon estrenó en 1985 en el Coliseo (en ese momento el grupo que años después pasaría a dirigir el propio Duilio, no tenía sala). Dirigió Santos Vega, al frente de un elenco que en ningún caso será de la partida en esta nueva serie de funciones, mañana, el viernes y el jueves que viene, a las 21.30, en El Taller, bajo dirección de Lanzoni, que compuso al personaje del soldado en 1985.

Lo que no ha cambiado “nada” es el texto, contó el director. “Elegí respetar al que fui a los veintiún años. Tenía mucha tentación de modificar cosas que escribiría de otra forma hoy, pero elegí quedarme con mi visión de cuando terminó el conflicto. Lo que sí hice fue una actualización a los tiempos que corren”. En cuanto a la puesta en escena, “si bien algunas cosas de lo original del ‘Negro’ Vega he respetado, incorporé otras que tienen que ver con la década en la que vivimos”, anticipó Lanzoni a este diario.

En el ya lejano 1985 la desmalvinización calaba hondo en la sociedad, con los ex combatientes lidiando con su pasado como soldados, aún fresco, en medio de un presente decididamente hostil porque no había reconocimientos para ellos. Hoy, aquellos chicos de la guerra son hombres grandes de unos sesenta años, que ocupan otro lugar en la consideración social argentina, “de modo que eso se verá reflejado en la forma en que se recibirá la obra con respecto a aquél 1985”, analizó el dramaturgo.

Ahora esta obra será vista por un público nuevo.

-Yo te diría que no ha de quedar demasiada gente que haya visto la de 1985. Fue llevada a cabo en el Coliseo con otra obra, El gigante Amapolas, de Juan Bautista Alberdi (también la dirigió Vega para Artecon), en un espectáculo que se llamó Dos obras por la paz. Si bien había bastante gente, no concurrió una multitud en aquel abril del ’85. Ahora hemos tomado en cuenta invitar a los miembros del elenco original que están en Bolívar, y a los ex combatientes.

En su versión original, El fusil de madera fue dirigida por Santos Vega, y protagonizada por Duilio Lanzoni, Alfredo ‘Oveja’ Valdez, Patricia Salaverría, Raúl ‘Nocho’ Herrera, Horacio Coviella, Walter Álvarez y Olga Bissio. El sonido estuvo a cargo de Carlos Boado, y el diseño de programa, con la emblemática palomita de la paz que caracteriza a Artecon, fue creado por Omar Fernando Valdez. En esta nueva encarnación, la pieza será dirigida por Lanzoni, a cargo de un elenco compuesto por Guillermo Arthur, Andrés Solari, Patricia Giles, Marina Hernández, ‘Chelo’ Barrios, Elbio Fabián Sarnari, y Carlos Teijón, director de Vamos de nuevo, como actor invitado. La musicalización es de Mario ‘Chiqui Cuevas, con un diseño de sonido de Lanzoni.

Un detalle histórico es que las tarimas hoy ubicadas en el sector de atrás de la platea de la sala El Taller, fueron parte de la escenografía original construida para El fusil de madera.

¿Cómo escribiste esta pieza en 1983? No sería lo mismo escribir hoy sobre Malvinas, sin esa urgencia que da la cercanía con los hechos que se narran.

-Estaba estudiando en Tandil el profesorado de Literatura, y venía de hacer, actuando, tres o cuatro años de teatro, en Bolívar. Estaba más del lado de la literatura que del teatro a mis veintiún años, pero sabía que algo sobre Malvinas quería escribir. Todo lo que conocía era el naturalismo, por lo que uno leía y veía, entonces lo quise abordar por ese lado pero no le encontraba la vuelta. Hasta que un día dije ‘bueno, rompamos todo y hagámoslo de nuevo’, y escribí lo que me salió, en un cuadernito Gloria, uno de los de la época, de tapa naranja. Ha de ser la única obra que escribí a mano.

Admite que le costó “mucho” elaborarla. La obra quedó almacenada en ese cuadernito, y además se las mostró algunos pocos allegados. Hasta que Santos Vega observó que era realizable. Trabajaron juntos la puesta en escena, se introdujeron algunas modificaciones al texto en función de lo que se requería -se agregaron algunas cosas y se quitaron otras- y así se llegó al amasado final que el público local vio durante tres funciones en abril de 1985.

Cómo llegan los Dubatti (Ricardo y Jorge, historiadores y críticos teatrales) a saber que El fusil de madera es la primera obra teatral argentina sobre Malvinas es “un misterio”, ya que el texto no estaba publicado, y sin redes sociales en 1985 resultaba muy complejo enterarse de algo así. Era un texto perdido, que finalmente recuperaron en el fondo de un viejo baúl, mecanografiado en alguna Remington de las que hoy son reliquias, Santos Vega y su compañera, Kussy Hernández. Ni siquiera Duilio lo tenía.

Chino Castro

Dubatti tendrá la palabra, y ‘Chamaco’ volverá

Como parte del espectáculo (ver nota principal), también se estrenará mañana el micromonólogo Chumbo, de Duilio Olmes Lanzoni y protagonizado por Marcelo ‘Chamaco’ Valdez, que regresará a trabajar con Artecon luego de diecinueve años.  Antes, a las 21.30, brindará una charla el dramaturgo, crítico e historiador Ricardo Dubatti, que con su investigación sobre el teatro y Malvinas para su tesis doctoral fue quien detectó que El fusil de madera es la primera obra sobre la contienda bélica escrita en el país. Publicó tres volúmenes con esos trabajos, en el último de los cuales aparece el texto de Duilio.

Todo durará aproximadamente una hora y quince minutos: la primera parte será para la charla de Dubatti, luego será el turno del micromonólogo y finalmente se llevará a cabo la primera función del nuevo El fusil de madera, que es una obra breve. La entrada tiene un valor de 500 pesos.

Respecto de la obra central, se prevé una función más, la cuarta, en Vamos de Nuevo y como parte de un intercambio entre grupos, y ya hay otra confirmada, que sería la quinta, en octubre y en el contorno de las celebraciones por los cuarenta años de Artecon.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img