Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 27 de noviembre de 2021
30.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

El estigma de ser un hombre violentado sexualmente

Entrevista con la Dra. Julia María Sebastián, titular de la UFID Nº 15 de Bolívar.

- Publicidad -
- Publicidad -

El pasado 25 de octubre se conoció un resonante caso en el cual un policía denunció haber sido víctima de un abuso sexual por parte de un médico. Ante la noticia, La Mañana se comunicó con la fiscal Julia María Sebastián, que instruye en la causa iniciada en la localidad de General Alvear, para conocer como se trabaja en torno a causas relacionadas a los abusos sexuales y la estigmatización que sufren los hombres al momento de denunciar este tipo de delitos.

La tendencia de las víctimas de violencia sexual es al silencio. ¿Por qué los hombres se quedan callados, incluso más que las mujeres?

- Publicidad -

Normalmente es más común que se den a conocer situaciones de abuso sexual que han sido denunciadas por mujeres. En esta fiscalía es una de las primeras causas que toma trascendencia y esto sirve para concientizar de que hay delitos que no son patrimonio exclusivos de las mujeres y no afecta en ninguna forma la imagen de esa persona, sino que habla de su derecho a ejercer el acceso a la Justicia y su reclamo por el respeto de su libertad sexual.

Cuando se trata de hombres, por esta idea patriarcal que se tiene incrustada dentro de esta sociedad, de que el hombre tiene que ser heterosexual, que tiene que pertenecer a una familia blanca, de clase media y demás, como lo ideal, todo lo que no sea parte de ello puede menoscabar la imagen de esta persona. También se gesta la idea de sentirse humillado en el caso de que se pudiera conocer que ha sido víctima de un abuso sexual de parte de otro hombre.

En esta causa puntual se suma como condimento que la víctima pertenece a una institución donde los cánones del machismo, aún en el día de hoy, siguen muy presentes y por lo tanto es doblemente cuestionada cualquier persona que sea parte de esta circunstancia. El presentarse como miembro de la Policía vulnerado sexualmente habla de una valentía por parte de la víctima que está luchando contra muchos prejuicios que existen dentro de la misma institución a la que pertenece y dentro de la sociedad, prejuicios que al menos desde lo que fue la postura del Ministerio Público Fiscal que atacó la resolución de primera instancia, aún trascienden a instituciones que son parte del Poder Judicial.

Existe una idea de machismo, por la que se tiene que responder a ciertos cánones por parte de los hombres  y esto los perjudica, porque sienten que tienen que callarse cuando son víctimas de un delito, porque a su vez piensan que van a ser re victimizados, juzgados por otros sobre la credibilidad o no, o sobre sí lo habrá buscado o no. Esto se está tratando de desterrar; antes cuando las mujeres denunciaban haber sido víctimas de abusos sexuales, inclusive de parte de su pareja, eran prejuzgadas, cuestionadas. En este caso pasó lo mismo, por la idea machista o patriarcal de cómo debería responder un hombre. Se suma que por ser policía podría haber reaccionado de otra forma y estamos hablando de un hombre como cualquier otro, que se encontraba en una situación de vulnerabilidad, porque estaba en un contexto de paciente en lo de un médico, al que uno va por una cuestión de salud, tenés confianza, ponés tu integridad física en manos de otro, esperando una devolución y en este contexto el ser policía no te va a quitar de esta postura.

Las denuncias de abuso sexual radicadas por mujeres se han incrementado notablemente, pero en el caso de los hombres denunciar sigue siendo tabú. ¿En Bolívar los hombres denuncian ser víctimas?

No es lo más típico, tengo presente un solo caso de abuso sexual denunciado por parte de un hombre que había sido víctima cuando era menor y denunció después de mucho tiempo, ya siendo mayor, recién ahí pudo denunciar. En casi dieciséis años que estoy en la Fiscalía de Bolívar y en toda mi carrera, que son más de veinte años, dentro del Ministerio Público, nunca me tocó intervenir en un caso de abuso en la que el denunciante sea un policía varón y no es porque no existan, es porque tienen que luchar contra muchos prejuicios.

En muchos casos vemos que se cuestiona a  la víctima cuando pasa mucho tiempo y decide denunciar un abuso…

Yo creo que en eso es necesaria una legislación que respalde a las víctimas. Es criterio de la política criminal que ha marcado el fiscal general Dr. Marcelo Sobrino sostener que la prescripción tiene que ser computada a partir de que la víctima pudo poner en palabras la situación vejatoria que vivió, porque sino se está consagrando una impunidad avalada muchas veces por la minoridad de la víctima y por la superioridad del imputado. Entonces por ejemplo un niño abusado a los seis años que recién a los veinte o más, cuando ya tiene un hijo, cuando se cruza con el agresor sexual en la calle o empieza a hacer terapia y puede contarlo, ya pasaron los pasos de prescripción de quince años como máximo que prevé la ley, así se asegura una impunidad.  Esto pasa muchas veces. En esta Fiscalía hemos tenido muchos casos, que los seguimos elevando y la Cámara nos declara la prescripción, entonces los apelamos. Nuestros legisladores deben hacer Ley esto, para que las víctimas de abuso sexual puedan tener asegurado su acceso a la justicia, la legalidad a sus reclamos y que sea más sencillo, más rápido.

Los procesos son muy largos y las víctimas necesitan respuestas, también sucede que mientras avanza el proceso muchas veces los abusadores están en libertad y se está poniendo potencialmente en riesgo la integridad física de otras personas…

Cuando las denuncias se realizan pasado un determinado tiempo, cuando la víctima se anima a denunciar, tenemos procesos que terminan durando años entre las distintas apelaciones, por eso es que necesitamos una legislación que se haga eco de esto, sea cual sea la víctima, sea mujer, sea hombre, es necesario proteger a las víctimas de violencia por delitos de abuso sexual.

¿Los delitos de abuso sexual han aumentado o en realidad ahora las víctimas se animan a denunciar más?

Creo que se han visibilizado y eso me pone contenta. Las víctimas de abuso sexual siempre han existido, pero todo esto que se conoce ahora, como las situaciones de vulnerabilidad, la asistencia a la violencia de género, estas situaciones que se han visibilizado respecto a las mujeres que están dentro de un sistema patriarcal que también cuando denunciaban haber sido víctimas de delitos de abuso sexual volvían a ser re victimizadas y aparecía ese prejuicio de la mujer que buscaba, de la mujer mentirosa, de la mujer deshonesta y todo eso conspiraba en contra de que la mujer se animara a poder denunciar los hechos. Inclusive de estos prejuicios  estaba comprendido el Poder Judicial, que ahora ha crecido mucho, ha cambiado mucho en lo que son los fallos y no hablo de hace mucho tiempo atrás, los fallos de hace diez años no tienen nada que ver con los de ahora. Los medios de comunicación también han sido una parte muy importante de todo esto, porque también han visibilizado y han alentado a que las víctimas denuncien. Entonces ha crecido tangiblemente la cantidad de denuncias de abusos sexuales por parte de mujeres y muchas de ellas son mujeres mayores de edad que se animan a contar ahora hechos por los que fueron víctimas de abusos por las parejas de su madre, por sus tíos, por abuelos, por vecinos, etc., cuando eran muy chicas, cuando tenían seis o siete años.

Durante la pandemia ¿el confinamiento hizo también que la violencia y los abusos familiares aumentaran?

Se está trabajando mucho y hay muchas denuncias, porque también en esto la mujer aprendió a cuidarse, a entender que tiene derecho al acceso a la justicia por estos delitos y a cuidar a sus hijos y a creerles a sus hijos. Hay muchas denuncias de madres por abusos sexuales hacia sus hijos, las madres han aprendido a creer, a romper las estigmatizaciones de que los niños mienten y le dan credibilidad a los dichos de los menores y también nos ha llevado a trabajar muchísimo con las Cámaras Gesell que no son fáciles de articular, porque se necesita tener la escucha de un menor, articular con el Juzgado de Garantías, con la Asesoría de Menores, con la Defensoría Oficial  que están en Olavarría, con el imputado, con la víctima misma para poder llevar adelante una prueba que es considerada como un adelanto del debate. Es como un mini debate que se tiene que presentar previamente, presentar los pliegos, aprobar los pliegos, consensuar y el Juez de Garantías dirige esa audiencia en la que el menor es exclusivamente interrogado por un sicólogo especializado en derechos del niño, en donde lleva adelante las preguntas y las partes vamos a través de la jueza cuando nos autoriza a uno u otro revisando texto y después de ahí con esa prueba que es fundamental se avanza en los procesos.

Se aprobó en el Honorable Concejo Deliberante un convenio entre el Ministerio Público Fiscal y el municipio para la conformación de un equipo interdisciplinario para que se puedan abordar de manera integral los casos. ¿Este convenio va a permitir agilidad en las resoluciones?

Debo comenzar dando las gracias por esto, la verdad que en el Concejo Deliberante todos sabemos que hay distintas orientaciones políticas y lo importante, destacable y que me enorgullece es que en temas que son tan delicados como estos, no existe color político, sino que todos tienen en claro que es necesario que estas personas que están en situación de vulnerabilidad y que están reclamando justicia tengan una atención adecuada de sus causas y esto fue un poco lo que buscamos.

Existe un convenio que se celebró entre la Procuración de la provincia de Buenos Aires y el municipio local de cooperación, existe un convenio marco y después convenios específicos. Dentro de ese convenio marco está determinado darle una respuesta a la víctima, una atención adecuada, seguimiento y contención que aparece reforzado con la Ley de los Derechos a la Víctima, que recoge todas estas necesidades. En el marco de esto se empezó a trabajar con el municipio para poder contemplarse, porque acá en Bolívar no tenemos un centro de asistencia a la víctima y el más cercano está en Olavarría. La situación para la víctima es angustiante y muchas veces no tiene los recursos para poder viajar. Uno trata de contenerlas, acompañarlas, buscar indirectamente los recursos, pero todas las instituciones tienen sus propios objetivos, sus propias finalidades y en consecuencia sus propios tiempos, que no siempre son los de la víctima que concurre a reclamar justicia.

Falta de recursos

En el extenso diálogo que la fiscal Sebastián mantuvo con La Mañana apuntó a la falta de recursos “No tenemos un centro de asistencia a la víctima, no tenemos un perito médico y entonces a la víctima que aparece golpeada, vejada, la tenemos que mandar al hospital que es el único centro de salud de Bolívar, entonces va a la guardia y tiene que esperar para ser atendida. También se necesita un perito sicólogo, una asesoría pericial que en este caso la más cercana es en Azul y abarca todo el Departamento Judicial de Azul, con lo cual hay veces que nos dan turnos para cuatro meses, en este momento estamos consiguiendo turnos para el año que viene. Asistente social tampoco tenemos en la fiscalía por lo que tenemos que ir al Juzgado de Paz para que designe y sortee una. Es muy necesario contar con un asistente social para que haga el seguimiento de la víctima, porque muchas veces están dentro del círculo de violencia, conviviendo con su abusador o el abusador de sus hijos es el padre, entonces al no tratarse de una persona externa se necesita el seguimiento, el acompañamiento y no tenemos ese recurso que es lo que se empezó a trabajar. Esto responde también a una realidad que en todos lados se está promoviendo, a nivel internacional se está hablando de que todos estos delitos que son cometidos dentro de un contexto de Violencia de Género, requieren una justicia especializada, que tenga recursos específicos, porque no es lo mismo una persona que sufre un hurto que fue circunstancial a una víctima que sufrió un hecho de violencia de género y que en muchos casos está ligada emocionalmente o por otra circunstancia que puede ser por ejemplo la dependencia económica. Entonces una forma de darle contención y una atención más rápida de asistencia a esta víctima fue crear dentro de este marco un equipo interdisciplinario.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img