Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 27 de noviembre de 2021
27.3 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

“El estado fue pensado sin nosotros, pero no tuvieron en cuenta que seguimos vivos”

Entrevista exclusiva con Mirta Millán, defensora de los derechos de los mapuches.

- Publicidad -
- Publicidad -

Criminalizar al pueblo mapuche y aniquilarlo, es el propósito de “sectores con intereses profundamente económicos” y “los medios hegemónicos” sempiternamente a su servicio, con la complicidad de un estado que no termina de despertar. Lo afirma en exclusiva con el diario Mirta Millán, referente de la comunidad mapuche urbana Pillan Manke. “Siguen pensando que estamos en el siglo XIX”, y se montan sobre la ignorancia general para conseguir sus fines, para lo cual propugnan “la segunda campaña del desierto”. Sin embargo, “somos pueblos preexistentes, seres humanos con derechos” que “ya no cederemos tan fácilmente a los atropellos”, advierte la educadora.

¿Por qué vuelve a ‘ponerse de moda’ el denominado ‘conflicto mapuche’?

- Publicidad -

-La cuestión mapuche viene planteada por sectores reaccionarios, trabajada concatenadamente entre los medios hegemónicos de comunicación y gente que mantiene intereses profundos, económicamente. Por eso no es casual que esto ocurra a días de las elecciones.

¿A qué intereses sirve demonizar a los mapuches? ¿A quién se protege instalando la idea de terrorismo mapuche que vendría a quedarse con el país con el apoyo de células internacionales, como se ha llegado a afirmar?

-Eso es un delirio pero total, vio. Solamente Lanata con todo el poder de Clarín, con toda la derecha, que son miembros del PRO en su mayoría (intentan instalar esa idea). Tienen intereses inmobiliarios y jurídicos. Lo jurídico está armado en pos de criminalizar al pueblo mapuche y sobre todo a aquellos que están resistiendo el desalojo de sus territorios. Estamos hablando de muchísimo dinero.

Nuestro pueblo ha ofrecido mucha resistencia, pero de lo que no hablan es del genocidio que hubo, ni de nombresque vuelven a florecer: Bullrich, Pichetto; si revisan la historia, encontrarán que son nombres de los terratenientes que cuando la consolidación del estado más se beneficiaron con las tierras, y siguen pensando que estamos en el siglo XIX. Creen que bajo la mentira, el aparato judicial y el mediático, montados sobre su ignorancia y la del pueblo (lograrán sus fines). Dicen que somos chilenos, luego que argentinos, y somos pueblos preexistentes atravesados por los estados y que los reconocemos, por lo que se pide también el derecho a la identidad.

El artículo 75 de nuestra Constitución en su inciso 17reconoce “la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas” y garantiza “la posesión y propiedad comunitarias de las tierras que ancestralmente ocupan”. ¿Por qué no se recuerda, la militancia popular tiene una deuda ahí? Obviamente el macrismo, sus aliados políticos y sus patotas mediáticas no lo van a recordar.

-No sólo la Constitución, las provincias también reconocen eso. A estos señores no les conviene porque tienen intereses profundamente económicos. Levantan el dedo acusador contra los ‘mapuches terroristas’ pero no pueden dar cuenta de su riqueza económica. No la van a mostrar. No van a hablar del negociado que desarrollan con el extranjero. Son los primeros en vender las tierras a muy bajo costo, como pasó con Benetton, Lewis, Ted Turner. Y hacen la típica: queremos la tierra y los indios. Pero los indios no son los que pensaban, sino seres humanos con derechos, que hemos procesado nuestra identidad y somos mapuches. Entonces, como dijo Patricia Bullrich, propugnan la segunda campaña del desierto en la Patagonia. Ella mandó asesinar y desaparecer a Santiago Maldonado, a Rafael Nahuel, y no han dado cuenta de eso.

(“Luego del genocidio perpetrado por el ejército argentino en el siglo XIX, gran parte de los pueblos indígenas fueron empujados a territorios considerados zonas marginales o de fronteras. Sin embargo, desde hace unas décadas esos territorios han sido revalorizados por el capital, en función de la expansión de la gran minería, la explotación petrolera, la frontera agraria, los megaemprendimientos turísticos y urbanísticos, los latifundios, entre otros. Es curioso, pero en una Patagonia hipermercantilizada, aquellos que han logrado crear un Estado dentro del Estado no son las comunidades mapuches a las cuales se execra y muchas veces se condena a vivir en la pobreza. Son nombres poderosos, como el de Luciano Benetton (el mayor latifundista del país) y el magnate inglés Joe Lewis, quienes concretan esa experiencia”, escriben los investigadores Enrique Viale y MaristelaSvampa.)

Le insisto: elmacrismo, sus aliadosy sus patotas mediáticas no van a recordar lo que dice el inciso 17 del artículo 75, ¿pero qué ocurre al interior del movimiento popular opositor a los intereses que usted menciona?

-Sí, creo que hay mucha ignorancia sobre cómo ha sido el proceso de los pueblos originarios y en particular del mapuche. Paradójicamente hay como una mirada de la Provincia que pareciera que sí reconoce, que avanza. Contradicciones internas, que se deben creo yo a los mecanismos de los partidos políticos, que ya están siendo obsoletos. Están legitimando una historia hegemónica, patriarcal, homogénea, monocultural, y no tienen desde sus armadores políticos la capacidad de desplegar una mirada más abierta, más dialoguista y de querer conocer una cultura diferente, como sí tienen algunos miembros de sus bases. Es muy fuerte que en el sistema educativo no se conozca o se quiera tapar (la historia y desarrollo de nuestros originarios).Ya no estamos en el siglo XIX, como piensa esta gente. Quieren criminalización y muerte. Es cierto que el estado está ayudando en cuentagotas al intento de desaparecer a los pueblos originarios, cosa que no se ha logrado ni se logrará porque seguimos trayendo hijos a este territorio que se denomina Argentina.

¿Hay alguna diferencia entre el gobierno de Macri y el actual en lo referido a sus políticas con respecto a los mapuches y los pueblos originarios?

-Bueno, no es lo mismo hablar de la política de Macri, que la vimos con Santiago Maldonado, Rafael Nahuel y la cantidad de causas y criminalización contra nuestro pueblo. Lo que sí estamos viendo es que esta ambigüedad del gobierno nacional no ayuda a encauzar la situación. Los programas más vistos le tiran a la ciudadanía que los ‘mapuches salvajes’ se quieren quedar con la Patagonia, pero no dicen que es un pueblo al que están matando de a poco. Quieren ver muerte, es un horror como humanos, va más allá de nacionalidades. ¿Qué nos está pasando? ¿Cómo nos van a plantear la muerte frente a la posibilidad de la preservación de la naturaleza, el cuidado del medioambiente y de los habitantes del lugar?

Este gobierno lo que uno ve es que de algún modo propicia los derechos. Que no se aplican es otra cosa, pero al menos los propician. Y creo que la única manera de sanar como sociedad y pensarnos con transformaciones, es el diálogo, no matando y matando. Hay que sentarse a dialogar, pero no con gente que opina sin saber. Plantean el desconocimiento sobre el desconocimiento, y el horror sobre el horror, entonces es lógico que la gente común vea las cosas como ellos quieren.

La ley de Emergencia Territorial Indígena (26.160), sancionada en noviembre de 2006, suspende todo desalojo donde estén involucrados pueblos originarios (inscriptos en el Registro Nacional de Comunidades Indígenas) hasta tanto no se realice un relevamiento territorial. Esa tarea debe emprenderse entre el estado nacional, las provincias y las organizaciones de pueblos originarios, y siempre debe contar con la aceptación de la comunidad donde se realiza. Originalmente, se debía hacer en un plazo de tres años. Luego tuvo tres prórrogas: en 2009, 2013 y 2017. Y el 21 próximo finaliza su vigencia. Si no se prorroga nuevamente, quedará sin efecto. ¿Por qué no se ha hecho ese relevamiento?

-El estado sigue incumpliendo, no hay forma de no verlo. Nos apremia que se dé esa prórroga, pero también nos preocupa, porque son mecanismosutilizados para que no se implemente de verdad la ley. Lo que hay que hacer de una vez por todas es el relevamiento, con seriedad, profundidad, como está establecido. De otro modo seguiremos bicicleteando, y permitiendo que los grandes sigan obteniendo las tierras, echando gente y matando. Las comunidades del sur están diciendo basta, porque hemos sido históricamente saqueados. Entonces el estado debe intervenir, sí o sí. Y que no lo haga también tiene que ver con un racismo estructural: hay una apuesta muy fuerte del sistema por no dejar que se expanda la conciencia de que hay cosas que se han modificado. Pero hoy no cederemos tan fácilmente frente a los atropellos. Porque estamos poniendo en valor la vida.

El que desde un centro urbano dice que los indios están quemando la Patagonia, está reproduciendo todo este nivel de ignorancia, racismo, discriminación, que lo único que ha hecho es agudizar las tensiones. Los originarios hablamos del buen vivir, del cuidado de la naturaleza, de valores profundos. Ahora, por qué se la toman con el pueblo mapuche, es muy simple: es el que históricamente ha resistido a estos embates tremendos. Si no hubiese resistido en su territorio, hoy estarían absolutamente todos los espacios contaminados y depredados.

El estado ha sido pensado sin nosotros, pero no han tenido cuenta que seguimos vivos. Por eso semejante odio de los sectores dominantes, y no es casual cuando faltan días para votar. Tiene que ver además con sectores mercenarios a los que no les interesa la democracia, y eso es lo preocupante también.

¿Qué les queda por hacer a las comunidades originarias para que su verdad y la defensa de sus derechos se hagan carne en la sociedad?

-Una herramienta fundamental es la ley de Medios. Permitiría que se amplíen nuestras voces y la democracia. También la democratización de la justicia. La balanza siempre está inclinada hacia el que tiene más dinero, y se criminaliza al que defiende sus derechos. Hay que pensar la democracia desde otra forma, no sólo en las urnas, esperando que los políticos resuelvan sino exigiéndoles a los futuros representantes, haciéndoles saber que tienen el deber de transformar la política en políticas públicas. Es el gran desafío. Se nos adoctrinó toda una vida para hacernos creer que éramos salvajes, ignorantes, cualquier cosa. Eso fue producto de políticas de estado. Hoy sigue siendo así. Hablamos de bullying pero de los lugares donde nos conviene.

Chino Castro

Esta boca es Mirta

“No hablarán del negociado con el extranjero. Son los primeros en vender las tierras a muy bajo costo, como pasó con Benetton, Lewis,Turner. Y hacen la típica: queremos la tierra y los indios. Pero los indios no son los que ellos pensaban”.

“Los mecanismos de los partidos políticos ya están siendo obsoletos. Están legitimando una historia hegemónica, patriarcal, homogénea, monocultural, y no tienen desde sus armadores la capacidad de desplegar una mirada más abierta, dialoguista y de querer conocer una cultura diferente, como sí tienen miembros de sus bases”.

“No es lo mismo hablar de la política de Macri, que la vimos con Santiago Maldonado, Rafael Nahuel y la cantidad de causas y criminalización contra nuestro pueblo. Lo que sí estamos viendo es que esta ambigüedad del gobierno nacional no ayuda”.

“El estado está ayudando en cuentagotas al intento de desaparecer a los pueblos originarios, cosa que no se logrará porque seguimos trayendo hijos a este territorio”.

Nos apremia que se dé esa prórroga, pero también nos preocupa, porque son mecanismos para que no se implemente la ley. Lo que hay que hacer es el relevamiento”.

“Una herramienta fundamental es la ley de Medios”.

“Los pueblos originarios hablamos del buen vivir, del cuidado de la naturaleza, de valores profundos. Por qué se la toman con el pueblo mapuche, es muy simple: es el que históricamente ha resistido. Si no hubiese sido así, hoy estarían absolutamente todos los espacios contaminados y depredados”.

“Quieren ver muerte, es un horror como humanos, va más allá de nacionalidades. ¿Qué nos está pasando? ¿Cómo nos van a plantear la muerte frente a la preservación de la naturaleza, el cuidado del medioambiente y de los habitantes del lugar?”.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img