Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 06 de abril de 2021
18.6 C
San Carlos de Bolívar

El estado de los cultivos de gruesa en Bolívar es muy bueno

Un informe reciente de la Bolsa de Comercio de Rosario, da cuenta de que las lluvias registradas en las últimas semanas, especialmente en la zona centro oeste de la provincia de Buenos Aires, permitieron “darle un punto de giro a la campaña de gruesa” fundamentalmente en lo que se refiere a los sembrados de soja y maíz, permitiendo elevar las estimaciones a cosecha de 48,5 millones de toneladas a 49. El mismo informe señala que “el desastre productivo del 2018 quedó atrás”, refiriéndose a la sequía que en aquel año provocó fuertes pérdidas económicas.

 

Una minuciosa recorrida por la zona rural del Partido de Bolívar aproxima la realidad local a ese análisis profesional verificándose que el estado general de los cultivos es muy bueno, tanto en lo referido a soja de primera como de segunda y muy particularmente en los maíces que, en algunos casos, ya están finalizando su etapa de floración y presentan un muy buen espigado.

 

Estas dos oleaginosas son las que predominan en el partido de Bolívar, verificándose también que hay lotes muy buenos de girasol, aunque en muy menor cantidad y algunos potreros con sorgo, la mayoría de los cuales han sido sembrados para forraje. Precisamente, en este último caso, ya se han comenzado las tareas de picado y ensilaje.

 

Consultado al respecto el productor local Ricardo Pagola, manifestó que “en principio hay que decir que venimos de una cosecha fina buena, con muy buenos rindes en general y que dejó un buen remanente de humedad en el suelo, lo que permitió buenas siembras de maíz y soja de segunda. Respecto al maíz, los que más sufrieron fueron los de primera, que soportaron períodos de falta de agua en la floración; pero los intermedios y los de segunda, que florecen en febrero, están realmente muy buenos”.

“Hay que esperar las últimas lluvias de febrero (hay pronósticos favorables en ese sentido) para asegurar esos cultivos de maíz. Hacen falta algunos milímetros más para que se produzca un buen llenado del grano; pero si eso sucede creo que tendremos una buena cosecha de maíz. De cualquier manera, también hay que decir que las lluvias en el partido de Bolívar han sido muy desparejas en cantidad de milímetros y eso, naturalmente, influye”, por lo que los rendimientos tampoco serán uniformes más allá del buen promedio que pueda proyectarse.

Pagola también advirtió que hay muy pocos lotes de girasol, pero todos ellos están muy buenos “y también es muy bueno el precio, de modo que quien sembró girasol, seguramente la va a pegar”.

 

En el terreno de la soja es evidente que las de segunda han encontrado un clima propicio para su buen desarrollo y que, tal como sucede con el maíz, las de primera fueron las que más sufrieron. Sin embargo, “la soja es mucho más flexible que el maíz -refirió nuestro consultado- y ello permitió la recuperación de muchos cultivos que estaban afectados por la falta de agua al tiempo de su siembra. Sí es cierto que las de segunda están realmente muy buenas pero no hay que pensar en rindes demasiado importantes. Habrá, posiblemente, un rinde mejor que otros años; pero de ninguna manera será extraordinario. El ciclo ideal de la soja siempre es sembrarla entre el 20 de octubre y el 20 de noviembre. Si uno sale de esas fechas siempre se resienten los rindes, mucho más cuando el sembrado se hace sobre un rastrojo de trigo o cebada, que consumió la humedad del suelo.”

 

La mirada periodística marca que la absoluta mayoría de los sembrados se ven muy prolijos y limpios y en muy pocos casos afectados por malezas. Sin dudas que eso se debe a los muy buenos trabajos que el productor agropecuario realiza sobre sus sembrados y a la estricta atención que pone sobre el desarrollo de los cultivos. Pagola confirma esa mirada informando que en la actualidad “hay que darle un gran combate a las malezas resistentes, tales como la rama negra y el yuyo colorado. El productor que no sigue bien de cerca a su sembrado seguramente la va a pasar mal; pero es bien cierto que la mayoría de los lotes están muy limpios, bien atendidos”.

 

Todo este panorama favorable cierra por el lado de los precios. Las commodities agropecuarias parecen estar en un momento de esplendor en cuanto a precios internacionales y ello podría acarrear hacia el final de la temporada de gruesa, un buen momento económico para los productores locales. Habrá que desagregar después la incidencia de los costos impositivos, la existencia de diferentes tipos de dólar y todo lo que afecta al rendimiento real que va a parar al bolsillo del agricultor; pero ese es tema de otro debate.

 

“Los precios son extraordinarios en las dos acepciones de la palabra -dice Ricardo-, son extraordinarios por lo buenos y también por lo fuera de común. Hay que tener en cuenta que llovió en Argentina y en Brasil. El déficit hídrico que había en ambos países era una de las causas que explicaban la suba de precios. Habrá que ver si los precios se mantienen y se consolidan luego de estas lluvias y, si es así, será porque los fundamentos son otros, tales como la atracción de China”.

 

Lo cierto es que da gusto recorrer los campos de Bolívar. Por momentos da la sensación de estar transitando por verdaderos jardines que levantan el optimismo y consolidan la admiración de siempre por el trabajo de los productores agropecuarios.

VAC

Más Leídas

Edición Impresa