Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 24 de abril de 2024
13.2 C
San Carlos de Bolívar

El edificio de la Sociedad Española merece que se lo ponga en valor con el aporte de todos

- Publicidad -
- Publicidad -

Entre mediados y fines de la década de 1990 del siglo pasado, el por entonces intendente Juan Carlos Simón firmó un comodato con la Sociedad Italiana para poder reconstruir el edificio de “Il Fior di Maggio”, donde años después funcionó el Centro Regional Universitario de Bolívar. Vencido el comodato de 20 años, el municipio ya en la gestión de Marcos Pisano lo renovó, ahora teniendo la comuna que pagar un alquiler mensual por el uso de esas instalaciones.

Aquel comodato establecía que la comuna ponía todo el dinero para la refacción de ese centenario edificio ya en aquel momento (la Sociedad Italiana fue fundada en 1881, tres años luego de la fundación de Bolívar), y por 20 años los italianos le cedían una buena parte de las instalaciones, resguardando para ellos el local del Corresponsal Consular y también la cocina.

Aquel acierto de Simón por partida doble, porque fundó el CRUB y salvó del derrumbe al edificio italiano, debería replicarse hoy con otra entidad de las colectividades que tiene también un centenario edificio que necesita restauración: la Sociedad Española y su sede de avenida San Martín entre el 600 y el 700.

El edificio de los españoles data también del siglo XIX, ya en algunas fotos de cortejos fúnebres de fines de 1800 aparece de fondo, como una construcción imponente de dos plantas, escasa para la época en una ciudad que apenas tenía 20 años como mucho. Y el lógico paso del tiempo y el escaso acondicionamiento que tuvo en los últimos años lo tornan inutilizable en su planta alta y con algunos peligros lógicos para la planta baja.

El municipio no debería dejar pasar la oportunidad de intentar hacer algo parecido a lo que hizo Simón con los italianos, más teniendo en cuenta que el edificio de los españoles está frente a la Municipalidad, con todas las ventajas que ello conlleva en caso de firmarse un comodato para poder allí instalar oficinas comunales.

Es un edificio ideal para mudar de una vez por todas del primer piso del municipio al Honorable Concejo Deliberante. Que el Ejecutivo y el Deliberativo, poderes distintos, haya permanecido en la ciudad desde siempre compartiendo edificio hace que muchos se confundan y piensen que es todo lo mismo. Le vendría muy bien al HCD tener sede propia para cobrar mayor protagonismo del que tiene hoy.

Que la inversión que hacer es millonaria, no saben dudas, y que la apuesta no es fácil, también se sabe. Ahora, ¿qué hacemos?, ¿lo dejamos seguir cayendo o lo intervenimos?, ¿acaso se piensa que con el magro ingreso por asociados que tiene la Sociedad Española pueda por sí sola acondicionarlo?, ¿o esperamos que el gobierno de España individualice el problema y ayude?

Es cierto que en tiempos de pandemia es complicado emprender cualquier cosa, porque la situación es complicada desde todo punto de vista, y desde lo económico ni hablar. Ahora, la pandemia no tendría que impedirnos pensar en qué se puede hacer una vez que se consiga la  vacuna y todo vuelva a la normalidad. Y tranquilamente se puede ir viendo a quién “tocar” para que aporte los fondos o una parte de ellos desde algún estamento gubernamental superior.

Si Simón lo pudo hacer con los italianos, seguramente Pisano puede hacerlo con los españoles. Es cierto que en “Il Fior di Maggio” no había planta alta, lo que supuso una ventaja en su momento. Afrontar el sostenimiento el primer piso del edificio de la Sociedad Española implica un costo superior, seguramente; pero que seguramente tendrá un rédito para la comunidad como lo tuvo el ex edificio del CRUB en su momento.

Bolívar necesita conservar sus edificios más viejos. Ya vimos lo que pasó con parte del ex Hotel La Vizcaína y otros lugares históricos que nadie respetó y los perdimos para siempre. Una forma de que el Estado municipal los proteja es generando a través del Deliberativo Ordenanzas que impidan el avasallamiento de estas construcciones y se las declare patrimonio histórico. Y otra es intervenir directamente la comuna, respetando lo que está y apuntalando lo que está más deteriorado.

Hubo en el pasado algunos acercamientos entre quienes estaban en la Municipalidad y quienes manejaban los destinos de la Sociedad Española. Hubo acuerdos para mejorar el Teatro Coliseo; pero la sede de frente al municipio siempre quedó relegada. Es tiempo de poner manos a la obra, antes que sea más tarde y tengamos que perder a un edificio que debe andar hoy por los 125 años de vida.

Angel Pesce

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img