Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

jueves, 09 de diciembre de 2021
16.9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

El cierre del Ejercicio 2020 fue aprobado por mayoría

Tras el debate de los contadores y otros

- Publicidad -
- Publicidad -

A diferencia de lo que siempre ocurrió en el recinto, el presidente Luis María Mariano pidió el despacho de los bloques, es decir, cómo iban a votar al final del tratamiento del cierre del Ejercicio, algo que ocurrió 4 horas después. Algunos dieron su despacho, caso Nicolás Morán y Alejandra Andrés, de dos bloques opositores; pero Erreca, presidente del bloque UCR y quien durante su presidencia no sometía las votaciones de esta manera, pidió primero argumentar y luego dar a conocer su voto durante el transcurso del debate.

Dijo Erreca: “Estamos analizando un Presupuesto que el original 2.124.792.000 pesos y que con las ampliaciones llegó a 2.284.086.518 pesos”, y yendo a números más puntuales mencionó que “si comparamos los ingresos y los egresos vemos un déficit primario de $ 73.855.702” y agregó que “me preocupa año tras año el aumento del déficit corriente, quizás este año potenciado por la pandemia”. El presidente del unibloque UCR también se refirió a la baja prestación en algunos servicios urbanos porque todo se apuntó a la pandemia el año pasado y dejó entrever que a no todos los funcionarios municipales los vio acompañando al intendente en estos momentos difíciles.

- Publicidad -

Alelejandra Andrés, de Juntos por el Cambio, coincidió con Erreca en que el Ejercicio 2020 no se puede analizar como cualquiera anterior, por el contexto de pandemia. La concejal que vencerá su mandato el 10 de diciembre dijo estar segura de que “la pandemia era una oportunidad para Bolívar, y si bien se avanzó en algunas cuestiones como la Línea 132, hay muchas cosas que se dejaron de lado”. Y para cerrar su primera alocución resaltó que “no dudados que el año que pasó fue muy difícil por la pandemia, y si bien se invirtió en salud, hay sectores que han sido olvidados”.

Nicolás Morán, presidente del bloque que reúne a Juntos por el Cambio, la Coalición Cívica y la UCR, también reconoció que el 2020 fue un año difícil por el contexto de pandemia. El presidente del principal bloque opositor dijo que “ya en el Presupuesto 2020, que se votó en pandemia, dijimos que había que ampliar las partidas de salud y de desarrollo social”. Nico reconoció que “hubo una caída en la recaudación del municipio, fundamentalmente en las tasas y a mitad de año hubo un claro tarifazo en el servicio medido de agua, con una maniobra de disminuir la cantidad de litros de consumo para penalizar al contribuyente”.

El presidente del bloque moranista reconoció que se incrementaron rubros sanitarios; pero castigó diciendo que “vemos una caída general en la prestación de servicios de toda la Municipalidad”. Agregó que “nos preocupa muchísimo la situación financiera del municipio, se gastó más de lo que se recaudó y esto impone un claro déficit y que no es sólo producto de la pandemia porque esto se venía dando en años anteriores. Se triplicó el endeudamiento por parte del municipio y vemos que cada vez más acotado el margen que tiene el municipio para prestar servicios en la medida en que despilfarre y no administre bien los recursos ni los optimice. Estamos en un claro déficit por una mala gestión y una mala administración”.

Obviamente que Morán tenía mucho para decir, y continuó: “La mala asignación de recursos y de prioridades por parte del municipio impactó mucho en los empleados municipales. Hubo 130 millones de pesos de ajuste en salarios de la Municipalidad; aunque no es el mismo caso que los funcionarios del Departamento Ejecutivo que en plena pandemia se dieron el lujo y el gusto de nombrar secretarios amigos con sueldos muy importantes de 150 ó 200 mil pesos”. Y siguió: “El área de salud se incrementó en cuanto a su ejecución por la necesidad de más insumos sanitario; pero el personal de salud se vio perjudicado si vemos lo que había presupuestado para ellos y lo que finalmente se ejecutó”. Y se metió también con Producción: “Un área que desde hace años está olvidada”, con Obras Públicas: “Completamente parada cuando en otros municipios veíamos que era diferente” y la Planta Potabilizadora de Agua: “El año pasado nos demandó 15 millones de pesos en mantenimiento y ahora nos enteramos que la están por inaugurar”.

Mónica Ochoa, del Frente de Todos, fue la primera de su bloque en emitir opinión. Al igual que sus antecesores en el uso de la palabra, pidió que se contemplara la situación de pandemia del 2020. La abogada se refirió a las medidas que tomó el municipio desde el inicio de la pandemia para mitigar los efectos de la misma. Y en determinado momento lo cruzó a Morán: “No coincido en que el Presupuesto 2020 se haya hecho sabiendo las verdaderas consecuencias del Covid-19”.

Andrés, otra vez en el uso de la palabra, dijo sentirse triste por no ver reflejadas en el Presupuesto a las localidades del interior, ya que ella viene de un pueblo, no del Partido de Bolívar; pero pueblo al fin. Lo mismo referido a la salud y a la pandemia. Al igual que Morán castigó por las obras que se pararon durante la emergencia sanitaria. Y fue más allá: “Me gustaría ver al área de Producción trabajando a pleno”, y en el reparto también le cayó a la Secretaría de Innovación y al consumo de combustible en las localidades: “Todos sabemos que el parque automotor de la Delegación de Urdampilleta es superior al de la de Pirovano, sin embargo gastan casi el mismo combustible”.

Sonia Danessa, única contadora en el bloque oficialista, reconoció el déficit primaria de 73 millones de pesos: “Pero quiero aclarar que ese déficit está cubierto con el endeudamiento y las disponibilidades del cierre del Ejercicio anterior”. Y confrontando con Morán dijo: “No creo que financieramente sea un desastre el cierre del Ejercicio”. Con muchos problemas de conectividad, Danessa fue y vino de la sesión con sus alocuciones mientras el presidente Mariano trataba de que lo escuchara y entendiera que poco de lo que había dicho había sido escuchado.

Restituida la comunicación con Danessa en estos problemas de la virtualidad, la concejal hizo alusión a que “en 2020 la recaudación del municipio disminuyó” y contó que el municipio les descontó por algunos meses el ABL a los contribuyentes que tienen una sola propiedad y “se exhimió a los comerciantes de actividades críticas de la tasa de seguridad e higiene.

Danessa se metió en “tierra de contadores”, y cuando terminó su alocución Morán estaba levantando la mano para rebatirla: “La contabilidad pública es muy diferente a la contabilidad privada, y me parece que estamos mezclando conceptos”. Morán se metió en conceptos demasiados técnicos, dando explicaciones de recaudaciones y orígenes de deuda, contradiciendo lo que Danessa había referido minutos antes. Luego Nico se metió con la deuda flotante: “Que asciende a $ 126 millones, que tendrá que pagar en 2021. Y tiene una deuda por préstamos de $ 100 millones con el Banco de la provincia de Buenos Aires”. Y resaltó que “el Ejercicio 2020 tiene déficit primario y déficit en su totalidad. Y tenemos aproximadamente 50 millones de pesos que nos va a costar el endeudamiento que hemos tenido”.

Mónica Ochoa pidió la palabra y aclaró no querer quedar en el medio de tantas cuestiones técnicas emanadas del debate de dos contadores; aunque aclaró que “a la actualidad el número de la deuda flotante es mucho menor al que se dijo”, siempre teniendo en cuenta que Morán habló de cómo estaban los números al 31 de diciembre pasado, es decir 6 meses atrás.

Morán volvió a cruzar a Ochoa por algunos “errores de interpretación de la concejal”. Y si bien reconoció que tanto la deuda flotante como la con el Banco Provincia a la fecha han disminuido, dijo que no en la proporción que dijo la profesora de Lengua y Literatura.

Emilia Palomino también se alejó del tema estrictamente técnico de los números fríos del cierre del Ejercicio y arrancó por otro lado: “La mayoría de las partidas tienen un altísimo porcentaje de lo presupuestado en sueldos de personal, esto ocurre porque tanto en la gestión de Bali Bucca como en esta de Pisano se ha tomado al municipio como una empresa generadora de empleo: se tomaron 123 empleados en plena pandemia. Cuando accedimos a las carpetas vimos muchos contratos de monotributistas”. Y repitió algo que hemos escuchado en los cierres de los últimos 25 años: si el municipio tuviera que hacer frente al gasto en personal con lo que recauda, no podría hacerlo, depende de las coparticipaciones y otros ingresos. Y también se metió con el sueldo de los municipales: “¿Cuántos empleados municipales tenemos en condiciones de que tener todas sus necesidades cubiertas si para ello se necesitan $ 67.000 de salario para una familia tipo?”.

Marcos Beorlegui dejó lo técnico de lado y también apuntó al plano político: “En mis años que llevo como concejal nunca escuché que alguien dijera que un intendente administra bien los recursos; pero mirando lo que es Bolívar hoy, nunca entramos en esa catástrofe que vienen anunciando desde hace 10 años”. Y le apuntó al bloque moranista diciendo que a las intervenciones les suman “palabras carriotistas”, en clara alusión de Elisa Carrió. Y ya afiliado, avanzó: “¿Qué me vienen a hablar de que no hay industrias si no hay energía?, la 132 estuvo 4 años parada durante el gobierno de Macri”.

Regresando al tratamiento específico del cierre del Ejercicio 202, Beorlegui pidió que “no podemos dejar de mirar la pandemia que nos pasó, se abstuvieron a la compra de un resonador magnético, no toda la oposición, una parte”. Destacó también que en 2020 el municipio hizo miles de hisopados que al vecino no le costaron un solo peso.

María Emilia Natiello dijo que “se decidió ahorrar en políticas educativas, porque si bien el Fondo Educativo se redujo. La obra pública estuvo habilitada en algún momento del año y no se invirtió en infraestructura cuando las escuelas estaban vacías y era el momento justo para hacerlo”. La concejal con origen en la Coalición Cívica también castigó por la deficiencia que tuvo el servicio de recolección de residuos. Cuando Beorlegui habló del Carriotismo, se vio que Natiello tomaba nota, y no dejó pasar la oportunidad de contestarle: “Como fiel representante del carriotismo, adhiero en levantar la bandera de la honestidad, de la responsabilidad, de la transparencia”.

José Gabriel Erreca, que empezó a despedirse del HCD (no podrá ser reelecto a fin de año por la ley que prohíbe las reelecciones indefinidas), se fue para el lado del Vial: “Tenemos el reclamo de productores de que hay caminos que no se arreglan en algunos sectores del Partido. Dicen que se proyectaron 12.000 kilómetros de motoniveladora y se ejecutaron 11.900. De casi 210 millones de recaudación por Tasa Vial se ejecutaron 75 millones, que es más o menos el 35% de lo recaudado. Si miramos la Ordenanza de la Tasa Vial, que es de 1989,  habla de la ejecución obligatoria del 80 por ciento de lo recaudado; pero estamos en 2021”. Erreca pidió que a futuro se revea ese porcentaje que no se cumple y se vea la posibilidad de los consorcios camineros entre lo público y lo privado.

Ochoa, por su lado, destacó todo lo invertido en salud durante la pandemia. Y agregó que “entre mayo y diciembre de 2020 los bolivarenses pudimos contener los contagios”. Y dio detalles del trabajo que se hizo desde el Ejecutivo para que el año pasado Bolívar la pasara respecto a la pandemia algo mejor que otras ciudades vecinas.

Palomino volvió a pedir la palabra para referirse a algunos temas tocados por Ochoa: “Que se tomaron las medidas a tiempo podemos hablar desde lo local, a nivel nacional teníamos un ministro que decía que era más peligroso el Dengue que el Coronavirus”.

Alejandra Andrés apoyó la postura de Erreca de rever lo de la Ordenanza de la Tasa Vial y también resaltó que sería positivo la inversión público-privada para el arreglo de los caminos. Luego desvió su mirada a turismo, una de sus especialidades, y allí también apuesta a la inversión público-privada. Y luego retomó su visión al cierre del Ejercicio y dijo que “no entiendo cómo no se pueden cumplir los convenios de pavimentación cuando un operario está en una máquina y otros dos abajo paleando, con la distancia que dice el protocolo”. Y también abordó el tema del alojamiento de los indigentes en hoteles. “Es hora de pensar en construir un espacio para alberga a esa gente y que los hoteles sea sólo para el turismo”.

Ochoa volvió sobre el abordaje que hizo el Ejecutivo sobre la pandemia en 2020 y dijo que “no sé si hay muchos lugares donde el intendente con todo su Ejecutivo se hicieran cargo de la pandemia como se hizo acá”. También destacó la cantidad de testeos que se hicieron en el LABBO.

Eliel Nabaes, reemplazante de Patricia Oroz, se refirió al tema vial: “El 80 por ciento de lo recaudado que se tendría que ejecutar por Ordenanza no se ejecuta, llegamos al 30, al 40 %”. Nabaes además hizo responsable pura y exclusivamente al intendente Pisano del estado de los caminos rurales: “Es una responsabilidad política, la gente lo votó a él no al director del área”.

Emilia Palomino coincidió con Nabaes y castigó: “El el área Producción hay un ítem de apoyo al sector agropecuario con un presupuesto de $ 25.000”. La concejal cuestionó que el la partida de Publicidad y Propaganda se gastó más que en la partida destinada al Covid-19. Y para terminar su alocución habló de la promesa de campaña incumplica por Bali Bucca de lograr una clínica para la ciudad: “Si hubiera cumplido, hoy el Hospital no sería el único efector de salud”, sentenció.

Beorlegui cruzó a Nabaes “pareciera que le da vergüenza hacer política, no es cierto que todos los caminos rurales son un desastre, las guías aumentaron un 30% en 2020, la hacienda salió por esos caminos rurales ´desastrozos´. Si fuera todo un desastre, no habría empresas rurales apostando a invertir en Bolívar”.

Alejandra Andrés volvió sobre el tema campo y dijo que “al productor no lo van a parar porque no le arreglen los caminos, va a seguir trabajando igual, la gente de campo no se detiene por un pocito en la calle”. Y luego se metió en el tema retenciones: “Se van del campo de Bolívar hacia las arcas centrales 87 millones de dólares”. Andrés también tocó el tema del Fondo Educativo, reconoció que durante el gobierno de Macri y Vidal no se pudo concretar la obra del Jardín N° 905 pero se preguntó “por qué si el CRUB tiene personal en planta permanente se pagaron 30 mil pesos a un monotributista para análisis de becas”. Y siguió con los cuestionamientos, ahora hacia el área de Prensa: “Tienen personal capacitado y veo que hay órdenes por filmaciones por 43.500 pesos. ¿No lo puede hacer el personal que tenemos? ¿Por qué no les pagamos este plus a ellos?”. Y para terminar cuestionó el alquiler de un Arco en C para el Hospital: “Espero que el año próximo tengamos un aparato nuestro”.

Nabaes, hombre de la zona de La 14, no se quedó atrás para contestarle a Beorlegui: “No me da vergüenza la política como creo que a ninguno de los integrantes de este Concejo Deliberante. El productor agropecuario no va a dejar de producir jamás, el campo jamás paró, y no por decisión, hay cuestiones biológicas que no se pueden parar”. Y yendo a las grandes empresas agropecuarias que invierten en Bolívar, agregó: “Lo hizo porque le dieron un crédito en la Municipalidad de Mar del Plata, no en la Municipalidad de Bolívar”.

El contador Andrés Porris, que llamativamente se había mantenido callado, pidió la palabra para comparar el resultado del Ejercicio 2020 con los que se dieron en distritos vecinos, y mencionó a Pehuajó con superávit, 25 de Mayo lo mismo, Daireaux igual, Saladillo también, 9 de Julio lo mismo. Y luego desmembró algunos puntos del cierre, castigó por la falta de higiene en la ciudad: “El parque y las plazas estuvieron abandonados por un montón de tiempo”. Porris responsabilizó por todo al intendente: “Fue su decisión incorporar en el medio de la pandemia a un secretario de Innovación que no sumó absolutamente nada”. Y le cayó también a la nueva Dirección de Estadísticas: “Está a cargo de quien estaba antes en Compras, así que mucho no creo en la estadística del Departamento Ejecutivo si viene de ahí”. El hendersonense también puso sobre la mesa el pago a algunos proveedores foráneos que llamaron la atención. Y para terminar hizo mención a la obra “fantasma” de la planta potabilizadora de agua: “Se llevó más de 8 millones en servicios y el doble en mantenimiento durante el Ejercicio 2020”.

Erreca por su parte se refirió a la dependencia del Estado Nacional y del Estado Provincial en cuanto a la coparticipación que le llega al municipio, y dio datos de la última década.

El debate continuó sin mayores agregados por parte de Nicolás Morán, Alejandra Andrés, Marcos Beorlegui, María Laura Rodríguez y se sometió a votación. Los tres bloques opositores desaprobaron el cierre del Ejercicio 2020 y el bloque oficialista votó favorablemente. El doble voto del presidente Luis María Mariano terminó por aprobar por mayoría el Expediente en tratamiento.

Angel Pesce

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img