Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 24 de abril de 2024
8.5 C
San Carlos de Bolívar

El camino hacia las PASO lo tiene a Pisano en carrera

- Publicidad -
- Publicidad -

El intendente municipal Marcos Pisano recibió el martes al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, en lo que podría considerarse como un acto político más de los tantos en los que se han encontrado, pocos en Bolívar, es cierto, sólo dos; pero son varias las veces en que el mandatario local y el provincial han coincidido y han tenido tiempo para hablar de varios temas.

Pisano es de pocas palabras, no hace falta resaltarlo, tampoco es un descubrimiento. A veces anuncia las obras una vez que están en marcha, lo cual en marketing consideran un error; pero es su estilo, con el que gobernó los dos años que sucedió a Eduardo “Bali” Bucca entre 2017 y 2019 y con el que ganó por 5 mil votos su actual mandato.

Llamativamente el intendente salió a bancar públicamente en el acto del Centro Regional Univesitario de Bolívar (CRUB) celebrado el martes, la reelección del gobernador Axel Kicillof, cuya candidatura muchos ya dan por hecha, y por los números de las encuestas nacionales, cada vez menos creíbles por lo poco que han acertado en los últimos años, sería de los pocos mandatarios que encuentra respaldo en el electorado para continuar en el cargo que ocupa.

Kicillof ya está lanzado, no hay mejor manera de hacer campaña que siendo el gobernador y pudiendo recorrer la provincia inaugurando obra, mostrando avances de otras, respaldando a intendentes, a concejales, y recibiendo recíprocamente el apoyo de quienes están en el territorio todos los días escuchando las necesidades de los vecinos.

El que no aparece lanzado y en campaña, hasta ahora, es el intendente Marcos Pisano, a escasos dos meses y poco más del cierre de listas. Seguramente que tiene que ver con su forma de manejarse, como se dijo líneas arriba, los anuncios los hace con moderación, sin sobresaltos, cuando todo está atadito.

Pisano tuvo dos años de pandemia, muchos para un mandato de 4 años. A Kicillof en Provincia le pasó lo mismo, y a Alberto Fernández en Nación, igual. Hubo un parate generalizado de obras que hoy se están reflotando en medio de un proceso inflacionario complicado, con pocas importaciones y la economía tan dolarizada como en 2001.

Pese a todos esos reveces, sopapos que le da la economía a cualquier gestión pública o privada, Marcos Pisano encara el último tramo de tiempo previo a definir su candidatura. Puertas adentro dicen que está definido, que va a ir por un nuevo mandato. Los más allegados no tienen dudas de que será él quien encabece la lista de cara a las PASO.

Es muy difícil que este año el Frente de Todos habilite más de una lista, por lo que no tendría competencia interna. Cabe recordar que en 2019 hubo varios movimientos por competirle en una primaria pero que fueron desestimados mediante negociaciones. En aquel momento Ariel Ferreyra y Javier Rodríguez declinaron sus candidaturas por acuerdos previos.

Este año parece más difícil todavía encontrar quién lo enfrente, o mejor dicho, a quién le habiliten una lista para enfrentarlo. El regreso de “Bali” Bucca al Frente de Todos y su llegada al Senado bonaerense aseguran, en cierta forma, que no haya grietas internas, ni en Bolívar ni en la Séptima, que puedan causarle dolores de cabeza al intendente en su búsqueda de reelección.

Incluso aquella famosa Ley en tiempos de María Eugenia Vidal gobernadora que cortaba con las reelecciones indefinidas fue maquillada a tal punto de que ya no es claro quién puede ir o no por la reelección; pero en ese caso Pisano no tendrá problemas, como tampoco los tiene Ezequiel Galli en Olavarría, que ya anunció que irá por la re-re, y tiene en el gobierno 2 años más que Pisano.

El Frente de Todos local no tiene muchos dirigentes que sobresalgan y que le quieran disputar el poder a Pisano. Algunos porque son orgánicos, otros porque saben que aún consiguiendo cierto consenso, es difícil abrirse camino ante un intendente y un senador que pese a algunos cortocircuitos siguen marchando juntos, bancándose el uno al otro y acordando casi en todo para seguir unidos.

Ya en un twitt meses atrás el intendente Marcos Pisano había bancado la reelección de Axel Kicillof como gobernador de la provincia de Buenos Aires. Y el martes lo reafirmó en medio del discurso, en modo amistoso y de mucha cercanía le pidió que vuelva a ser delante de cámaras y micrófonos. En esa misma línea dicen que hablaron antes y después, y que el intendente cuenta también con el respaldo del mandatario provincial para ir por un nuevo período.

Como de costumbre, hay un montón de cuestiones que trascienden y se dejan ver, y otras que quedan entre cuatro paredes y de las que recién nos enteramos una vez que aparecen las listas confeccionadas. No hay testigos de los diálogos a sola entre Pisano y Kicillof; pero muchos dicen que el respaldo del gobernador está, lo cual no es poca cosa, más aún si se tiene en cuenta que en el Frente de Todos es de los pocos que salva la ropa en las encuestas.

Pisano tiene ante sí una posibilidad histórica, llevar al justicialismo local a 16 años de gobierno de manera consecutiva, algo que no ocurrió jamás en la historia de la ciudad. Y si bien el “pisanismo” no se llegó a conformar jamás, hay muchos de los cercanos que lo ven con ganas de “volver a ser” y muy enchufado de cara a la recta final que se avecina.

El intendente tendrá que armar una plataforma para los cuatro años que vienen, ponerse metas de corto, mediano y largo plazo y exponérselas a la comunidad para buscar un nuevo mandato. Hizo algunos ajustes en el Ejecutivo, seguramente esté pensando en continuar con procesos de cambio; aunque se sabe que en años electorales muchas veces es contraproducente, es preferible arrancar con nuevo equipo un mandato nuevo, y terminar el que viene con la gente que está.

Resta muy poco tiempo para que se empiece a hablar de listas, de candidatos, de posibilidades, de encuestas. En ese mundo que pocos entienden y muchos menos conocen, algunos ya saben que Pisano está decidido a jugar una vez más una carta fuerte, apoyando la candidatura de Kicillof, y buscando que el gobernador apoye la suya para que luego la someta a la consideración de toda la sociedad.

Angel Pesce

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img