Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 05 de diciembre de 2021
12.9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

“Divino divorcio no es una obra realista, sino mágica”

Una charla con Rodolfo Ranni acerca de la comedia que protagoniza con Viviana Saccone.

- Publicidad -
- Publicidad -

“Me gustó muchísimo el tema, es una comedia muy sarcástica e irónica”, le dijo Rodolfo Ranni en exclusiva a este medio, días antes de la función en el Coliseo del espectáculo que protagoniza junto a Viviana Saccone. Una obra “no realista, sino mágica”, que recorre el país desde enero y se proyecta hasta el invierno de 2023, a la que el público “le dijo que sí” desde el principio.

¿Por qué elegiste participar de esta obra? Seguramente te llegan muchas propuestas…

- Publicidad -

– Mirá, con el asunto de la pandemia muchas propuestas no llegaron. Terminando la pandemia me llegó esta, me gustó y aquí estamos. Gracias a Dios con mucho éxito, desde que debutamos el público le dijo que sí al espectáculo. El que hace el teatro es el público, sin él, el teatro no existe. Así que contentos y felices.

“La gente se divierte, algo fundamental sobre todo en este momento”

¿Qué te gustó de Divino divorcio?

– Primero, el hecho teatral en sí, lo que propone, la fantasía, la magia, la verdad y la mentira. Me gustó muchísimo el tema, es una comedia muy sarcástica, muy irónica de Alfredo Allende, y realmente me entusiasmó la idea de hacerla. Es un matrimonio que lleva unos cuantos años (y decide realizar una gran fiesta para celebrar su divorcio). No es una obra realista sino mágica, esa es mi visión eh, mi visión. Cuenta la fantasía de ese matrimonio de festejar un posible divorcio como si fuese la fiesta de casamiento pero al revés. La gente participa mucho, se ríe mucho, hay partes en las que se ríen más las mujeres, en otras los hombres, algo lógico por el tema que tocamos. Pero realmente la gente la pasa bien y se divierte, sobre todo en este momento en el que es fundamental divertirse un poco con todo lo que estamos pasando, pandemia y otras cosas.

¿Qué otras cosas?

– Y, otras cosas, la vida cotidiana, viejo.

Quizá la obra lo que nos está diciendo es que un divorcio no tiene por qué ser algo tan traumático.

– Bueno, pero es una ironía el título, me parece un título buenísimo, divino divorcio. Luego depende de cada uno cómo lo vive. No plantea un divino divorcio porque separarse sea hermoso, se supone que siempre es algo doloroso, pero bueno, un divino divorcio, todo lo que conlleva, todas las consecuencias y todo lo que uno puede sentir y experimentar con ese hecho.

¿Cómo te resulta trabajar con Viviana Saccone, habían tenido ocasión de compartir el escenario o algún set de filmación?

– No, nunca habíamos trabajado juntos, sólo habíamos coincidido en algún programa de televisión, pero sin compartir escenas, nuestros personajes andaban separados. Nunca habíamos hecho teatro juntos, y tenemos una gran conexión en el escenario, cosa fundamental para una obra de dos personajes.

Ella destacaba que han ido acompañando el regreso a la presencialidad teatral, la reapertura de las salas por todo el país.

– Sí. Debutamos el 3 de enero de este año, en Carlos Paz. Hacíamos nada más que los lunes, y luego Damián Sequeira, un capo de las giras (es el productor de la obra), dijo que con la pandemia mucha gente no iba a venir, y que lo mejor era llevarle el teatro a la vuelta de la casa. Eso hicimos, en principio recorrimos casi toda la provincia de Córdoba, sólo nos faltan unos pocos pueblos. Y a los pueblitos que no tienen teatro, les dábamos la obra en la canchita de básquet. La gene emocionadísima, con mucho entusiasmo, mucha generosidad, no tenía que viajar ni correr riesgos. Venían con el barbijo puesto, una imagen que será imborrable para nosotros, ver a la gente sentada en la platea con el barbijo, pero riéndose y disfrutando como si no lo tuviera.

Divino divorcio continuará girando hasta el 29 de noviembre. Esa noche, Viviana Saccone cumplirá con su última función, ya que tiene otro compromiso laboral. “Ya tenemos a la reemplazante, pero no puedo darte el nombre”, anticipó un enigmático Ranni. “En diciembre descansaremos, y el 3 de enero debutaremos nuevamente en Córdoba, iremos a lugares en los que estuvimos y a otros en que no. Haremos funciones en Mendoza, San Luis y San Juan. En marzo pararemos quince días para descansar, y a partir de abril lanzaremos una gira nacional desde Orán a Ushuaia. E iríamos a Mar del Plata el otro verano (2023), para finalmente recalar en Buenos Aires”, enumeró el actor nacido en Trieste (Italia) en octubre de 1937, dueño de una rica carrera en cine, desde Una cita con la vida, de 1958, hasta Al tercer día, de este año, pasando, entre una parva de títulos más, por Funes, un gran amor, Un lugar en el mundo, Revancha de un amigo y El desquite, y también prolífico en televisión y teatro. “Creo que lo vamos a cumplir, porque la obra está instalada en la gente”, dijo quien protagonizara para la pantalla chica Los machos, Zona de Riesgo, Atreverse, Matrimonios y algo más, Nosotros y los miedos y Rosa de lejos, por citar sólo un puñado de títulos en los que participó.

La curiosidad es que Ranni celebrará su cumpleaños sobre las tablas del Coliseo bolivarense, porque nació un 31 de octubre. Festejará uno más trabajando, como el ‘tano’ laburante que es.

“La zanahoria delante del burro, siempre”

¿Cómo es para vos salir de gira, luego de un año y medio sin actividad teatral en salas y con todas las giras que tenés encima?

– Y, mirá, sí, tengo muchas giras, pero a mí me gusta mucho, me gusta mucho. La vida es movimiento, uno tiene que mirar siempre para adelante. La zanahoria delante del burro, siempre. Me gusta, además tengo amigos en todos lados, hay ciudades a las que voy y digo ‘no recuerdo haber estado’, pero cuando veo el escenario sí. Por supuesto que hay giras y giras: nosotros somos dos, viajamos en auto, pero si es una gira de elenco grande vas en micro, te llevan, bajás, hacés la función, te subís al micro, te acostás en el camastro y continuás de viaje. Así que a veces ni uno registra los lugares en los que trabaja. Ahora lo estamos haciendo de una manera mucho más práctica.

La función de la pieza dirigida nada menos que por Alberto Lecchi será el domingo próximo, a las 20. Las entradas ya están a la venta, a 1400 pesos, en la boletería del Teatro Coliseo.

Chino Castro

 Anticipos sobre El Marginal 4,de inminente estreno

Por fuera de Divino divorcio, participás de El Marginal cuarta temporada.

– Sí, terminé de hacer lo mío, estoy muy esperanzado con eso. Lo hicimos también en plena pandemia, cuidándonos muchísimo. Fue muy trabajoso, muy trabajoso, pero contento con los resultados. Por lo que me dicen los productores eh, yo no he visto nada, pero ellos están muy conformes y dicen que va a ser una cosa buenísima.

Hay muchas expectativas, porque El marginal fue un éxito en sus temporadas anteriores.

– Sí, sí. Esta temporada va a salir por Canal 7 y a través de Netflix en doscientos cuarenta y cuatro países alrededor del mundo. Es una de las diez series más exitosas mundialmente, eh.

¿Cómo te sentiste haciendo un personaje que el imaginario argentino asocia más con vos, con tu trayectoria, un duro que dirige un penal?

– No sé si es tan duro, no sé si es tan duro, no puedo contarte nada porque hay un secreto de confidencialidad. Lo que te puedo decir es que encarno al director de la nueva cárcel. Nada más que eso te digo (se ríe).

¿Ahora no estará Gerardo Romano dirigiendo el penal, estará Rodolfo Ranni?

– El personaje de Romano es como un superintendente, un ministro, un director de todas las cárceles. De la nueva cárcel yo soy el director. No te puedo contar más nada.

Como suele pasar, al personaje de Romano (era un jefe corrupto en las anteriores temporadas) lo premiaron con un ascenso.

– ¡Claro, claro (se ríe con ganas)!

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img