Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

jueves, 18 de abril de 2024
20.4 C
San Carlos de Bolívar

Diego Cañete, preparador y mecánico, de esos que nunca te dejan a pie

En el día del Mecánico Automotor en Argentina, elegimos a Diego para reflejar en él a todos los que trabajan con la alegría de saber que están resolviendo problemas del prójimo.

- Publicidad -
- Publicidad -

Se llama Diego Emilio Cañete, tiene 38 años y, a pesar de su juventud, ya acumula más de 20 ejerciendo uno de los oficios que, a la mayoría de los mortales neófitos en la materia pero amantes de los fierros, le causa admiración y hasta un poco de envidia.

Es mecánico. Y de los buenos. Ese oficio que mezcla esfuerzo con intuición, saberes profundos con picardías y en el que la experiencia vale tanto como la mejor herramienta. Diego es mecánico, decimos, y eso supone también ser un tipo dispuesto a resolver problemas cuya solución casi siempre es urgente. Y entonces el tiempo nunca alcanza para lo personal, porque ante todo está la cuestión que le aflige al cliente que, en el caso de Diego, es simplemente el prójimo, al que no está dispuesto a abandonar.

Su taller de  la calle Rondeau al fondo, lo hemos dicho quizás en otro momento, es –como todos los talleres mecánicos de pueblo-, además de ello un lugar de reunión. Matera, peña de asados demorados, confesionario laico de cuestiones personales que algunos se atreven a usar ahorrándose el costo del psicólogo y, por su determinación y disposición, una invitación permanente a celebrar la amistad. Una amistad que nace entre sonidos de escapes vibrantes y el olor inconfundible de la nafta.

Buen tipo, pescador irregular, hincha de Boca y amante irrenunciable de su familia, se ha dedicado con mucha pasión a la preparación de motores de competición. Aplicado a las categorías de la APTC fue campeón hace unos años corriendo el Fiat de su propia preparación y últimamente se ha transformado en una especie de ícono de esa especialidad. Por eso, entre otros aportes, instaló su propio banco de pruebas de motores (el primero y único que hay en Bolívar) y por eso también su taller se ha llenado de impulsores de pilotos bolivarenses y de la zona, que eligen a Diego como preparador sabedores que a partir de allí harán diferencias que deberán consolidar con manejo, armado de equipo y equilibro en su auto.

Sin embargo, y aunque en esa actividad demuestra su mayor pasión, siempre se hace tiempo como para atender los vehículos de su amplia clientela. Sorprende verlo trabajar. Siempre de buen humor (o casi siempre, en verdad), aplicando el máximo de paciencia a la hora del diagnóstico porque quizás allí radique el secreto. En ese momento, a los ojos de quien sólo espera su primer comentario, parece como si los fantasmas de los viejos mecánicos de Bolívar sobrevolaran por el taller. Los de Cachilo Pato y Ramón Albier, por ejemplo. Aquellos que sentían detenerse un auto en las puertas de sus galpones de trabajo y, sólo con oír, podían advertir que soplaba una válvula en el Falcon de Fulano o que al Chevrolet de Mengano se le había quemado la junta de tapa.

Hoy, viernes 24 de Febrero, se celebra en Argentina el Día del Mecánico Automotor. Nos gusta, para conmemorar la fecha, hacerlo reflejando el trabajo bien hecho de todos los mecánicos que, como Diego Cañete, lo hacen sintiendo la felicidad de resolverle problemas a la gente.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img