Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 18 de septiembre de 2022
24.5 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

De esto y aquello: Nota 1541 – (4ª Época)

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez.

- Publicidad -
- Publicidad -

O sea, que el tiro que por suerte no salió, salió al final por la culata, y se esmeran en que se lo vea por delante. Pero no salió porque estaba escrito que no saliera, en los designios de Dios, claro. Y en consecuencia, no estaría demás aunque más no sea por educación política, tornar a los cuarteles de invierno. Y sin embargo, no se dan por vencidos y siguen y siguen y siguen; y seguirán. Y nunca dejarán en paz al personal. Les gusta importunar a las graderías y al patio de  butacas para estar a tono con el circo. Parece mentira que no saben qué hacer para desarmar al país, a todo o nada, con tal de no seguir ellos el camino que al cabo les espera. Porque de otra manera nunca habrá camino. Y el camino se hace mejor camino al andar con la Justicia Y por más que se victimicen nunca serán víctimas; y eso por las razones que cualquiera sabe.

Que a esta altura de los acontecimientos, la gente día que pasa ya no solo maldice y dice, sino que empieza a entender que este futuro  es para todos o hay que desentenderse de algunos, con los votos y rápido. No esperando un año como se les ha metido en la cabeza a los que al parecer la están perdiendo; y no son precisamente los perdidos. El asunto es que ese camino  es duro e interminable, porque la gente está harta de esperar y esperar. Y un año es demasiado porque son trescientos sesenta y cinco días.  Y ellos a lo suyo, pues, acostumbrados a desobedecer les importa tres pimientos, lo que caiga o deje de caer.Al cabo todo lo que toca este desgobierno se convierte en paja y después es imposible encontrar la aguja, que por otra parte, hace rato se ha perdido y así estamos, descosidos.

Pero todo pura paja y no se logra dar con el grano a pesar de los miles de millones que le entran por los granos me refiero al trigo soja y todo eso, pero en particular al grano que cada día nos ponen en alguna parte del cuerpo y mente. Obsesivos. Y no ceden. Se caen pero a pesar del miedo suponen que siguen arriba y los buenos, que los hay,enfrente pero sin enfrentar,parece que les gusta que sigan arriba para verlos como se caen; pero son a esta altura gastados equilibristas; y sin embargo espectáculo de la caída cuando a poco que se mire bien los soplas y se caen,. Esperan al parecer el espectáculo de la caída,haciendo poco y nada con tanto que hay que hacer y se llega al extremo que nadie quiere soplar; como he escrito en alguna oportunidad. Y así nos va y en un descuido nos irá para siempre.

     En el afán por inventar cada día siglas y más siglas ahora les ha dado por el asunto ese del odio y los odiadores, que no son ellos, faltaba más, olvidando que va más de un cuarto de siglo, si un cuarto de siglo, en que el odio ha sido el plato del día.  Unos días más especiado y otros un tanto soso, pero siempre sazonando la desazón.Al punto de que por arte de malabares  se handado el gusto de producir disgustos, y estodo tan extraño y estupefaciente que en un país que se pasa hambre, curiosamente abundan los chef. Hay más chef por kilómetro cuadrado que en varios países juntos. Lo cual no digo que esté mal, digo que no solo es paradójico sino que además se atiene al paradigma. Y hablando de menús, ya que estamos en materia, hasta han cambiado el tiempo gastronómico, al punto que se han dado el gusto de promocionar el reverso de la gastronomía como un plato nacional típico, es decir, el plato vacío y como un triunfo.

Y a su vez y para que no falte incertidumbre, los odiadores, persiguen o no ayudan a los que ayudan. Y curiosamente los que tienen el plato vacío son quienes les votan, para que lo sigan teniendo vacío. Y por si no faltare, algunos de los que tienen planes, que a algunos les da por trabajar, no abundan pero hay, piden estar en  negro; y huyen si pretenden ponerlos en blanco, pues les quitan el plan. Pues si hay algo de especial en este momento y en realidad desde hace mucho más de un momento, es que estas personillas espían a cada momento lo que hace el otro ya sea propio o ajeno. Más todavía si tienen amigos en el otro bando pues les dicen sin coartada ni antifaz, o con ellos o sin ellos y afuera. ¿Paradoja o paradigma?

Y para que nada falte la misa que como era de esperar para nada; y  al cabo poco ha lucido. Porque lo de la misa es una risa. Que se haga una misa y la Iglesia con mayúscula diga que no está de acuerdo y lo deje todo en manos de una iglesia con minúscula aunque con obispo, y éste después de la misa en vez de rezar unos cuantos avemarías se salga por el ábside pidiendo perdón, “me equivoqué, metí la pata”; y por si fuera poco la incongruencia  de las pecadoras primeras filas provoca a larisa. Es la primera vez que un cura se arrepiente por haber dicho misa. O sea, de risa. Es que no falla una. Otro espectáculo para la risa con perdón de Dios. Queellos por otra parte desconocen. Porque al fin y al cabo fue a misa el diablo a reírse a carcajadas de un gabinete de ineptos y por si no bastare de tacaños pues cuando pasaba el cepillo el kici y el otro se pusieron a hablar en vez deponerse con algo de lo mucho que han ganado trabajando por la patria. Es que siguen con la iglesia para usos borrosos, pues no hay que olvidar que por los setenta de ella salieron.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img