Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 02 de agosto de 2022
17.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

De esto y aquello: Nota 1535 – (4ª Época)

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez.

- Publicidad -
- Publicidad -

En la cosa pública sin novedad en el frente, las tropas han avanzado por los verdes prados de las requeridas cabecitas grandes y pequeñas. A la manera de un simple paseo pues todo estaba destruido. La buena, que a la excelente economista que en una semana alzó el dólar a trescientos, la han premiado, conel habitual viaje a la meta del dinero. Es algo que no se puede evadir porque forma parte de la tramoya. O sea, lo habitual. Y todo de la mano de dos o tres discursitos habituales de morondanga. Lo habitual, habla y hablan para que todo siga peor. Faltaría que traiga alguna solución que ya sería el colmo. Supongo que  no; porque lo habitual es que los de arriba se diviertan con el nuevo, o la nueva, como en este caso.

En realidad, como desde inmemorial, es todo para la galería, pues en lo insondable, no sabe ni donde queda la gruta del dinero, me refiero a la extranjera, que la local se la conoce de memoria como todos los que han pasado y que como por arte de magia vacían lo que tocan; como la nuevaque porta tremenda experiencia en el rubro, cuando allálejos hizo la necesaria pasantía,  con no me acuerdo quien, de los ahora continuadores o me parece que mismos. O fue el regalo parael castrador de ilusiones. Su pasantía terminó con las arcas vacías como recordaba el siguiente, que no dejo un peso. Que se puede pensar de alguien que juega al histrionismo barato con la investidura que no sabe investir.

No deja de llamar la atención que cuando se pone atención en el pasado del  presidente aparezca como vendedor de  autoscon el cuento delos pocos kilómetros pero tiene abollados unos cuantos caballos; y todo el mundo se ríe en el país de la risa que parece un título de los hermanos Grimm y lo curioso es que las pocas veces que se lo recuerda  como profesor se lo toma también a risa como si nunca hubiera pisado una universidad y la verdad, que cada vez que habla del derecho todo le sale torcido; y otra  vez la risa. Y ni pensar, cuando entra a divagar sobre cómo arreglar lo torcido. De todos estos, a la única  que no se toma a la risa es la señora, Lo único serio que se expande por la sociedad. Según las encuestas aparece con el sesenta y cuatro por ciento  de imagen negativa. Pero llama la atención el otro veinticinco por ciento que la asume y le sostiene la imagen positiva que se iguala a los casi veinticinco años de barranca abajo.

Pero hablando de la Universidad. Alguno de ustedes se imagina la reacción de Sarmiento ante cuatro estúpidos que no dejan entrar a un conferenciante a un claustro universitario, O imaginar a Palacios sacándolos a ponchazos para que no estorben, o atreverse con Alem que directamente los asusta con las barbas. Pues por aquí a esos facciosos los aplauden los baradelios y las baradelias. Y lo curioso y cierto, es que no entró el que quería entrar. Ganaron los malos.Pero lo más curioso es la ausencia de los que esperaban para escucharlo. Que ni siquiera les cantaran las cuarenta a esos intelectuales de pacotilla; porque los desmadres requieren ser solucionados, y sobre todo en la Universidad.Por otra parte se tiene entendido que estas gentecillas han perdido los Centros de estudiantes  como para que todavía se las den de catones; porque en definitiva son cartones, que desconocen a Catón. Por otra parte también está la policía a la cual se la puede llamar.  O sea, que cuatro cerebros sin sustancia se hacen cargo de quien puede y quien no puede entrar a una Universidad que se cae de maduro,es de suponer sabrán que quiere decir Universitas.Es decir que cuatro gansos no pueden cerrar puertas a nadie y mucho menos a un universitario; en la Universidad.

Es inentendible la larga espera para que algo cambie para mejor, porque en realidad para peor desde el primer día y con rapidez. Por lo demás se usa mucho poner a los mismos de siempre y cada tanto alguno nuevo o nueva, que ya tiene todas las mañas aprendidas y en consecuencia es mañoso o mañosa para la chorrada diaria. Y con tiempo para perseverar. Parece que los dejan de lado, incluso a los viejos de ellos, pero éstos siempre vuelven. Y ahí están. Malos como antes. Éstos siempre están acomodados y cuando un bueno por casualidad o por equis razones se le ve acomodado lo ponen a parir.Porque, claro, los desacomoda. La economista vuelve cesada y Massa quiere ser lo que nunca será. Y otra vez la risa. Esta puesta en escena cambiando actores en cada escena es de pésimos comediantes. O sea, es un drama que ocurre  en las butacas.

Hay que ser malo para que te aupen y tepaguen bien. Por lo regular se tienen en cuenta los tontos, tonterías dirán. Por estas pampas se tienen en cuenta estos cargos para voceros de quien se cuadre. O sea, por estas pampas no está mal visto ser tonto. Sin embargo a pesar de ello ahora se les viene el gran problema de llevar a la práctica el total desaire  a la patria y a cada habitante ante el hecho de haberlo empobrecido hasta decir basta y ahora lo tendrán que pagar los que trabajan, que ellos no han sido. Eso sí, apesadumbrados se reúnen para salvarnos, y salvarse ellos y ellas. Sin embargo, esta vez sí ha sido una de las famosas plagas, pero bien argentina y made in pareja desavenida y su troupe. Una faena muy bien vista por gente de afuera y de adentro; que se supone deberán pagar la fiesta en la cárcel de la misma manera que los de siempre deberán deslomarse hasta el sacrificio; que no es la primera vez y donde te descuides no será la última, porque tela dejan en el Estado para que no se pierda la maldad.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img