Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 25 de junio de 2022
1.3 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

De esto y aquello: Nota 1504 – (4ª Época)

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

- Publicidad -
- Publicidad -

Por supuesto que me imaginaba que en el oficialismo todo iba a seguir igual, que para el caso, también se puede decir que peor,  porque las cosas como son, si algo hacen bien y nadie les gana es en ser consecuentes consigo mismo, mantienen su ya famosa hechura, hasta el hecho imperdonable de despreciar a quien padece una grave enfermedad, y que casualmente es un senador. No se puede llegar a tan alto nivel de perversidad y aunque más no sea porque semejante gesto lo está viendo la nación entera y todo el mundo. Al cabo empobrecer los bolsillos y enriquecer la brecha. Y viene al caso la ruindad desde hace dos años con los jubilados. Siempre amenazan con darles cantidades nimias y terminan sacándoles a la luz del día y sin antifaz, cantidades de importancia que como es de público conocimiento ya van por la cuarta o quinta quita.

Y por si no bastare el dinero de los Juicios se lo gastaron en caramelos electorales. Total saben que hasta que alguien lo vuelva a recordar han pasado unos meses y un porcentaje  importante de jubilados en espera ya no ven ni el alba ni el crepúsculo. Menos mal que no existen anfiteatros, ni leones, porque se harían un festín. Y lo curioso, es que enfrente los que tienen que poner la nación al día se ven en la prioridad de sacar de en medio a los topos o hacerlos entrar en razones algo que es imposible por la ceguera de futuro  y la soberbia que padecen. Es insólito que quienes han ganado a nivel nacional tengan en sus filas los que trabajan para los otros.  Al cabo ni fuerza ideológica ni solvencia de sentido común. Porque parece mentira que sin el aplauso debido ya quieren ser presidentes. O sea, gente que debería estar enfrente.

La verdad, que el voz parlante nunca me ha gustado desde aquel famoso estropicio con el campo y algo me barruntaba y ahora veo que estos vocingleros han llegado para quedarse, aunque espero alguien los enderece; porque tal como lo anticipaba y suponía, son topos. Y han de continuar como tales, porque si de entrada han pretendido jugar con su astucia, conscientes de su impertinencia, poco queda para pensar. La pregunta que me hago a veces, es cuál es el precio para voltear al radicalismo, porque ya en la primera reunión han trabajado para el oficialismo con el aplauso de ese señor que no conozco pero que está desde medio siglo atrás pateando el carro en los momentos inoportunos, que lo son así, porque al parecer él, es el oportuno. Vaya tropa para rellenar la grieta.

El asunto venía de hace tiempo por quienes arman las listas,  meten a quienes no deben, aunque se las ve venir, cuando juegan a la unidad desde las partes,porque lo que se ha dado en los últimos tiempos es que personajes aparentemente honestos ideológicamente -uso la palabra para mejor entendernos- han concurrido con porciones a hacer la unidad. Lo cual no deja de ser curioso y se ha visto por aquí mismo. O sea te creas una facción  y la carrera a buscar la unidad; cuando lo ideal sería, desde adentro llamar a los que están por afuera. Y eso y el ir a elecciones, deja por lo regular amargos sabores de boca. Y si pierde la culpa es del otro y si gana quieren ser el uno. Lo del radicalismo, en cuyas manos reitero está el futuro de la nación, personajillos que andan desde siempre de un lado al otro dan el zarpazo cuando se cae de maduro quien ha de ganar, pero en vez de sumar se ponen a restar sin miramientos; y ha sucedido que la gente se ha enojado en las redes, porque está harta que cuatro desleales les rompan el futuro. Basta ver que pronto se pasa de la ilusión a la desilusión; y la gente se hastía. Y se preguntan otra vez por el camino correcto.

El famosillo Lousteau debe ser el político más limpio ideológicamente suponiendo que la haya porque ha andado de un lado para otro sin que le pesara en momento alguno, vacío, y de golpe encuentra vientos propicios y a ganar barlovento. Y una vez en puerto poco importa si se rompen las velas. Sin embargo, poco marinero para tanto chiquiteo Falta que dentro de dos años quiera ser presidente. Es todo muy esperpéntico en el diario vivir de los últimos años; y se persiste, que ya no saben que inventar. Pero esta vez ni eso, lo que hay lo tergiversan y se salen con el día de la democracia y como es de suyo, realizan un acto antidemocrático y tan campantes. Es muy probable que solo unos pocos supieran de qué iba la cosa dado que buena parte de los que ahí estaban, estaban a lo que les manden.  Un conchabo bien pago en un país en que se empeña en no dar trabajo.

Basta mirar la puesta en escena diaria de las reuniones con el FMI para darse cuenta  que ni siquiera a alguno se le ha ocurrido poner a trabajar a la nación entera en obras y lo que sea, como una forma facilísima de pagar la deuda. En realidad todas las deudas se pagan trabajando. Pero aquí el trabajo es una palabra que se ha herrumbrado. Y se han gastado el dinero de las reservas y lo que a diario ha dado la máquina untando caracteres. Si la gente supiera la cantidad de miles de millones de pesos que se usan para ahondar la grieta, les da un síncope. Y por si fuera poco te piden la tarjeta hasta para ir al baño, si está concurrido, claro, y ellos van a juntarse con algunos miles sin barbijo y se supone que para entrar a la plaza no les habrán pedido el carnet que dicho sea de paso no lo entregan porque hace meses que no hay. O sea, todo mal. Lo habitual. Pero lo  venden por bueno.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img