Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 24 de septiembre de 2021
9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

De esto y aquello: Nota 1486 – (4ª Época)

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez.

- Publicidad -
- Publicidad -

Los políticos se andan rompiendo las cuernas entre los unos y los otros.  Entre propios y  extraños y no aciertan a manejar un diagnóstico que sea pronóstico y propuesta, capaz de tirárselo a la cara a la gentecilla que se ha adueñado del Estado para desgobernar  y erradicar futuros; y pocos se dan por enterados. Porque la zorra no está para bailes que decía La Fontaine en momentos aciagos de alguna fábula. Sin embargo, por la patria se iza a tope lo aciago y como si fuera el otro, el causante; pero a poco que se mira hay que darse cuenta y tomar conciencia de que más no se puede caer; o si, pero al hambre de la totalidad del país, incluidos los que se creen a salvo, sin darse cuenta que Venezuela no alcanza para todos.

Tengo dos fotografías para demostrar que la cosa pública no va más  de esta torcida manera y con los torcidos que manejan de esta manera. Estas dos fotografías que podrían ser docenas, pero que por su índole sirven para analizar con creces lo que ya no se puede permitir, y causa asombro que suceda y más asombro que lo den como bueno; y mucho más asombro que algunos se lo crean. Y de ser así, es que lucran con la miseria de los demás. Y lo más llamativo es que viene de muy lejos, básicamente desde aquel absurdo expolio de Illia de la nación; y tan contentos.Y así estamos, porque al cabo nunca anteseste desastre buscado.

- Publicidad -

Y lo curioso es que se sostiene y que se acrece porque nadie lo tira, al punto que se agudiza. Solo las elecciones pueden salvar el futuro de todos; los que viven bien, los que viven más o menos, y los que ni viven aunque estén vivos. Hay que quitarles las Cámaras y se empieza a salir. Lo contrario, será una nación que por generaciones no tendrá salida y cuando algo o alguien, acierte con algo o alguien, no habrá quedado nada, salvo un país a rehacer desde la nada. Y  si no han quemado las bibliotecas pues algo habrá para agarrarse, pues se cae de maduro que los baradeles y baradelas habrán enterrado el pasado y nadie sabrá que ocurrió ni de dónde viene. Y no es para reírse lector. Que esto vendría si las elecciones las ganan los actuales porque usted no sabe votar.

Pero vamos a las fotos o mejor a su descripción. Alrededor de dos años atrás, o menos, pero de todas formas antes de la oclusión de las escuelascon gran algarabía de pies y manos y gritos de gol, amén de la infaltable V de la victoria que supieron conseguir los baradeles y baradelas. Recordarán la alegría que les producía y los saltos que daban ante el hecho de mantenerlas cerradas; y jorobar de paso al intendente de la capital. ¡Otro que bien baila! O sea, una alegría desbordada o quizás mejor el canallesco desborde.   Me contaba un peronista, creo que de los de antes,que en la actualidad se dedicaa llevar y traer a los niños de sus domicilios a la escuela, y viceversa;  que, como a veces la comida sobraba, por sugerencia de este señor la ponen en bandejitas de plástico, y los niños lo llevan a sus casas.

Pues bien uno de ellos al descender de la combi y corriendo hacia su padre que le aguardaba en la puerta, le grita con exuberante alegría¡…papá… hoy cenamos! Frase que no he podido olvidar y cuando veo a esa manga de petulantes con los vestidos y peinados y camisas sin corbatas que también les hemos comprado nosotros me dan asco, que sean incapaces y van años y años y nada les sale de la mollera. Y sobre todo ni dejan al Estado proporcionar trabajo ni ellos levantan una fábrica. Solo los acomodos de rigor en el Estado, claro. Y por entre las palmeras se podrían contar las cerca de dos docenas de empresas que se han ido, y echado. Si, se han echado empresas. Y esta es la primera fotografía lóbrega y aupada por granujas sin pudor. Y sin enjuiciamiento.

La otra es peor todavía; aunque es difícil saber si es peor esperar el futuro sin futuro, o sobrellevar el pasado sin vislumbre alguna. Y si antes era un niño ahora es un viejo y multiplique los anteriores y hagan lo mismo con estos. No deja de ser casual que nunca jamás, y no deja de ser tenebroso, los jubilados han estado al día de lo que sería la normalidad  al son social;y de alguna manera,como un cierto aplauso a su pasado que ha sido de trabajo, por eso se dice está jubilado. El anterior que nada hizo bien, y así nos está  yendo,  porque estos lo han hecho peor, adrede, y  con acentuada perversidad. Sin embargo, aquel con cierta base para el futuro de los jubilados empezó a acordarse de ellos, y a partir de una tabla deporcentajes y la actualidad monetaria servía para estar al día. O algo así que poco entiendo, pero era interesante.

Y como ha sido habitual,arribados los actuales, no solo  echan por la borda las tablas; me refiero a las tablas del anterior, no a las de la Ley, aunque Moisés las rompería otra vez porque abundan los becerros de oro, pero por si no bastare el famoso gabinete de científicos  lesquita pesos en varias oportunidades. Y en consecuencia y dado que cualquiera sabe cuánto cuesta un geriátrico o residencia al mes, y cuentas en mano,  resulta que no les alcanza la jubilación para pagarse el más barato. Es la segunda fotografía demasiado lóbrega, al compás de los tiempos. Pero no se inmutan. Tienen un morro que se lo pisan, pero no se dan por aludidos. Y siempre apostando a más, o sea, a peor. Pasaporte para andar por casa y coctel de vacunas para salir del paso. Porque hay que vacunarse y no hay vacunas. Esperpentos al día. Y ahora la sputnik.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img