Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

jueves, 01 de diciembre de 2022
16.8 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

De esto y aquello

Columna del Dr. Felipe Martínez Pérez.

- Publicidad -
- Publicidad -

En estos cambios de cabezas en los gabinetes y cámaras siempre aparece la trama habitualcomo algo que se ha dado de continuo en este último cuarto de siglo, pensando siempre en romper la nación y para ello y mejor hacer todo debe quedar en manos conocidas; que siempre son las mismas manos y las mismas cabezas aunque descabezadas, como un salvoconducto que no altere la cadena de romper, en lo cual estos, desde hace un cuarto de siglo son maestros. Y la gente todos los días que yasuman alrededor de diez mil días pagando los platos rotos y cada tanto y merced a consumados economistas pagar la fiesta. Cuantas fiestas le ha tocado pagar a cada uno de los habitantes sin que cada uno haya podido realizar la fiesta que deseaba.Y sin embargo, siempre la misma decepción con una rigurosidad que asusta cuando se trata de los cargos en el gabinete o en el Congreso.

Y para ello valen todos. Todos son uno que para todo valen multiplicado.  En una palabra, que todos son iguales o casi iguales, o los mismos para ser más claro, pero eso si, ninguno da la talla para lo que se ha propuesto, por sí o por indicación. Porque nunca se sabe si los llaman o se llaman, eso si cambian de lugar pero siempre son los mismo y siempre para que la patria no los demande; aunqueen  los últimos tiempos juran por cualquiera y nadie se ha dado cuenta que no son válidos los puestos. Es decir, que muchos que juran por cuestiones trasnochadas o por hombres y mujeres intrascendentes, están dentro, pero deberían estar fuera. Porque se jura por símbolos de alto vuelo, trascendentes, como la Constitución, o  la Patria o Dios, pero no por  la vecina de enfrente o por una fracción política. Es decir basta buscar a los que juraron por cualquier cosa para saber que por lo menos están robando el sueldo y adyacencias.Al menos respetar las buenas formas, entre otras cosas sobresalientes.

Pero el caso es que ni les interesa la patria ni la demanda; y los buenos que los hay a montones y son más, en vez de estar pasmados y sin acción, viendo la realidad como una película, ponerse todos a trabajar para que no pase mucho tiempo sin que se demande para siempre a esta jauría de útiles. Menos mal que ya se anuncia  el consabido viaje al norte del nuevo locatario, porque es algo que no escapa a la costumbre. En la semana  del anuncio siempre se anuncia que marcha a EEUU yque se ha de anunciar algo de importancia para la patria, que en el último cuarto de siglo, siempre han sido los preparativos para que la gente del llano se haga cargo de las fechorías, de las cuales ninguno de los mismos se da por aludido. Y son tan groseros que hasta sus festicholas son una percepción. Pero de ellos quedan las fotos que pocos sacan a luz que demuestran que lo que se está pagando no es una percepción, sino un grosero abordaje a la patria. Pura piratería.

Y hablando de estos locatarios alguien  ha tomado conciencia que nunca pagan expensas. Y por si algo faltare cuando se van se llevan el inodoro el mueblecito de la portátil los cables de la luz y hasta los foquitos. E incluso tardan en entregar la llave.Lo curioso es que como estos venían a romper y es de esperar sea por última vez. Nada más que a romper, y en esta acción nada hay para criticar,que la faena les ha salido sobresaliente. Maestros en el arte de romper. Y no se cansan, trabajan a destajo. Y sin que les manden.Romper la patria, romper las ideas, romper el trabajo. En todo magistral. Eso es innegable que si no fuera porque merecen el castigo y hasta lo esperan, pero mientras se espera los castiguen se castiga a la población pagando la luz y el agua y el gas y el dólar  que, curiosamente, todo lo nombrado está en manos de ellos o de ellas; y hasta muy cerca de quien aseguran arreglará el entuerto, y en eso está.

Lo que no dicen es que para arreglarlo habría que  crear millones de puestos de trabajo. Trabajo a  mansalva y no romper a mansalva el poco  que hay. Para, a su vez, vaciar el estado del sobrante, donde se llevan por delante al punto que muchos ni concurren para no producir una hecatombe, pues en algunas oficinas  han crujido las tarimas y en otras algunos dependientes han sufrido fracturas al llevarse por delante entre ellos;por supuesto, sin darse cuenta.Ahora bien, de lo que no cabe duda es de la valía de nuestros embajadores, que periódicamente y como si tal cosa se han dado el lujo de desprestigiar no solo a la Argentino sino a sí mismos, aunque no tengan conciencia de ello; y se quedan tan campantes que ellos o ellas no rompen ni un plato. No debe ir un faccioso sino el que represente a todos.

Y sin embargo, son el hazme reír del mundo, lo mismo les da una guerra que una kermese o que la propia Cancillería o que la bandera y es que por ser simples politiquillos están acostumbrados a hacer lo queles place. Y como es de rigor lo hacen mal; y cuando hablan públicamente se creen que la patria nunca los ha tenido mejores. Unos pobres tipos que lo mismo les da entrar al cabaret que a palacio, como consumados desgarramantas, pues están convencidos de que se puede entrar con vaqueros. Y entran vestidos de rigoroso adefesio.¿Alguien imagina un tratado de límites o un tratado de paz con estas gentes?Cuantos años hace que no hay embajadores de prestigio. El valor del embajador es el valor de la nación que representa. De que vale tener premios Nobeles, si ellos o ellas son nulos de arriba.Quizás algún lector recuerde a un tal Saavedra Lamas. Y media docena de Luciani yse termina el desastre nacional.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img