Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 07 de septiembre de 2022
22.3 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

De esto y aquello

Nota 1537 - (4ª Época) - Por el Dr. Felipe Martínez Pérez.

- Publicidad -
- Publicidad -

Parece cosa de mandinga que a tres o cuatro semanas que se sabía que entraba el actual  y al final entró pues lo habitual, con las manos vacías y mucha soberbia, y un circo magnífico cuando debería, y deberían tomar conciencia de una buena vez que es al revés; pues el país está para el pan; y al cabo y van días ni siquiera se digna arreglar el tema del dólar que es de lo único que saben hablar, pero en años y años solo lo han vuelto todo peor porque jamás lo han dejado quieto y escribo así porque cuando se mueve lo hace porque ellos quieren moverlo, y hasta les place. Y así pasan los años, moviendo cada tanto para hacer unos pesitos.Pero no deja de ser curioso que como por arte de magia se salen de madre y los dólares nadie sabe cómo se evaporan, y más curioso todavía, sienten la necesidad de pedir dólares, y van y vienen y nunca alcanzan. Y sobre todo se enojan cuando hay que pagar y se echan la culpa entre ellos, porque no los tienen, ni ha sido ninguno de ellos quien ha hecho el desfalco.

Y para más inri sacuden la modorra asegurando que son para las necesidades de los habitantes y siempre pidiendo y pocas veces pagando y nadie sabe porque en suma nunca dicen la verdad, en cuanto está empeñado cada argentino, incluidos los niños, y las niñas faltaba más. Pero a poco de mirar en derredor las necesidades del pueblo nunca mejoran. Los dólares necesarios siempre aparecen cuando se trabaja pero como ya se ve a diario ni se recogen ciertas cosechas que necesitan brazos porque los brazos no quieren ir porque gustan de estar desocupados. Que a eso se ha llegado con esta gente, que nadie quiere trabajar y los que quieren no los dejan.

Y parece que cuando nadie sabe de qué hablar o si saben pero les da igual, pues no les  ha faltado el momento que algunos este adefesio les recuerde a los primeros ministros europeos que  bien mirado y tocando madera no deja de ser un insulto hacia aquellos. Esto que se ve y ausculta no es nada; es un país con berrinches donde nadie quiere ir a la cárcel y hay varias docenas; es un país que en el mejor de los caso está apagado porque les han quitado las luces a una buena mayoría y los que las conservan que también son bastantes pues no las quieren gastar que digo yo será por el aumento de la electricidad que se bien, es en definitiva, un país que no se parece en nada a lo que fue y cuando fue tenían los mejores hombres y algunos que se dieron debajo de la parra no los tenía nadie.

Pero aquí están maldiciéndolos; o quemando Congresos. Porque es libertad de expresión según los baradelios y las baradelias. Y nadie los mete en chirona por atentado justamente a la libertad. Momentos inquietantes y tan campantes, pues sin dudar los pirómanos son estatales. Y sin presidente en su sitio,sin  cabezas entre los diputados y senadores; capaces de decir, Pues bien hasta aquí hemos llegado y no va más y se van los que frenan y a otra cosa. Y sin embargo, entre los políticos unos se caen y otros miran como se caen los de enfrente y mientras tanto todos los que han pasado y nos han pisado ahora resulta que se la creen. La ministra anterior ahora echa a todos los que están por debajo. Y tanto ella como ellos son a dedo, que nunca mejor se refleja la era digital que en esta Argentina de los desaires. Así que la ministra anterior en su propia foresta arguye que la señora me ha desairado, ahora yo desairo, a los que ella  no desaira.  Pero eso sí todos chupando de la teta del Estado. Y sin políticos, pues unos se caen y los otros, miran como se caen; y cobrando desarraigo. Un presidente que mientras todo arde, gracias a él en principio, saca la guitarra y guitarrea;  o sea lo de siempre, lo que hacen todos, porque ninguno, sabe tocar la guitarra. Y curiosamente tampoco quieren aprender.

Y un superministro que tenía un plan salvador, a este paso no se va a salvar ni él.  Resulta que nada pasa y es ministro de economía, y no sabe economía. Y espera el milagro que algún economista le quiera acompañar de viceministro, faltaba más. Al menos,algo que dentro de lo sucio tenga algo limpio, o un poco de dignidad y capacidad de enfrentamiento; porque la señora y lo prende y lo apaga.Es que este es el país de los funcionarios que no funcionan porque una funcionaria no quiere que funcionen; y por otra parte, la funcionaria gustaría de estar en funciones pero le tiene miedo a la función y gusta de las sombras. Pero a las sombras tarde o temprano les da la luz. Sin embargo de lo que no cabe duda es que si nada anda, y la primera y segunda y última palabra la tiene señora, es que también es o quiere seguir rompiendo.

El asunto es hasta cuándo. Y con superman con el que la gente se había ilusionado una pizca pensando que ni corto ni perezoso la traicionaría. Pues al momento no; y por otra parte este país no es desde hace un cuarto de siglo el país de las ilusiones; sino más bien un país desilusionado. Y no se sabe hasta cuándo, porque en el día a día se ve con supina claridad que el último es peor que el anterior y así pasan los días y las semanas y los meses y al cabo un tercio de siglo. Y al cabo de este mal tiempo se ha roto la Argentina y a cada uno de los argentinos. Y a conciencia que nadie pueda decir que salió mal. Y único que han hecho son pobres, irrompibles y duradero.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img