Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 23 de junio de 2024
6.4 C
San Carlos de Bolívar

De esto y aquello

- Publicidad -
- Publicidad -

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

Tengo la triste impresión a juzgar por lo que se ve a diario, que los políticos en su totalidad y en este momento, no saben por dónde hincarle el diente al presente, que al cabo, sería atinar con  el futuro; y salir de una vez del estancamiento colosal de estos últimos cuatro años. Un problema que se sucede con buena parte de las causas de los últimos tres quinquenios, pero que el presente  ha aumentado a cifras extraordinarias, nunca deseadas. Al borde del desbarranco no hay una sola frase que hable de futuro. No hay uno solo hombre o mujer que llame a sosiego y exija pautas, tres o cuatro, para salir a flote entre todos con un folio con membrete del gobierno, bonito y estético, no el papelito para el periodismo de días pasados a la manera de un recordatorio de los deberes de quinto grado. No olvidar que el que con niños se acuesta se levanta más temprano. De manera que actúan como si nada pasara, como si todo estuviera arreglado o en vía de hacerlo.

     A esta altura ni se sostienen en lo que dicen, porque en definitiva nada dicen, como ha sido lo habitual; y parece que después de cuatro años trabajando para la señora insistieran en dicho rumbo. Es hora de exigir prioridades y de exigir  que dejen de ser adolescentes, con perdón, en políticas de Estado. Es hora de exigir que dejen de dar vueltas y revueltas sin ton ni son esperando que este o aquel  muestre las cartas. Porque nadie, curiosamente tiene baza en las cartas, porque ni las entienden. Pues,si por casualidad o por suerte o por sapiencia, tuvieran ases, o sea, inteligencia para tratar el futuro, no tendrían por qué esperar al otro. Y otra vez en un momento de desbarranque tremendo, y van tantos que es imposible de contarlos y se reitera lo de siempre la imposibilidad de encontrar políticos capaces de acertar en el ojo de la cerradura. Causa angustia que ellos han roto y no saben arreglar. Han desgarrado y no atinan con un simple zurcido. Como para pedir alta costura, para seguir con el ejemplo.

Es todo tan extraño, que el peronismo cuando decide separarse del kirchnerismo, que nunca por otra parte fue peronista, es cuando no sabe para dónde apuntar, porque no logra romper del todo, o le cuesta  encontrar el seno materno o paterno y lo confunde con la señora y amiguetes. Y los mejores, o en apariencias lo son,enarbolan el estandarte de lo  republicano, que es muy bonito, claro, y hay gente seguramente excelente, pero sin duda han de converger buena parte de aquellos que fracturaron  la república. Y esto suponiendo que algo de republicanismo haya existido después de aquella y ya remota famosa generación; pero sin duda, el concepto es interesante,  aunque algunos hayan sido cómplices. Eso sí, muchos más de los visibles. Porque curiosamente, ninguno de ellos, ni de un lado ni de otro, incluso tampoco los radicales, hablan de la esencia del voto ya perdido y olvidado en la lejanía,  cuando nos hacían creer que habría cárcel para todos y para todas, y erigían celdas vip,porque se pensaba, o nos hacían pensar, que habría una enorme demanda poblacional.

Pero  la realidad es que ninguno  accedió a esas habitaciones por obra de los políticos, sino por la justicia cuando aún la había y a regañadientes. Y en realidad por los cuadernos de una pareja desavenida o por los imponentes rastreos de tres o cuatro periodistas. En una palabra, que de ambos bandos nadie ha hecho nada por la República que pidió el votante hace cuatro años. Y andando el tiempo cada vez lo han hecho peor y aquellos que no entraron donde debían, son los mandantes de todas las acciones en las que andan los unos y los otros. O sea, la República en manos de quienes la han roto y de quienes no la arreglan. También se puede pensar, que es imposible salvo milagro que los políticos que han detentado el poder por años y años, siempre los mismos de un lado o de otro, sean capaces de cambiar el derrotero de acuerdo a las necesidades.

En consecuencia sería rarísimo que los mismos hagan el cambio. Que de un día para otro sean distintos. Pero la necesidad que da la circunstancia no es para dejarla de lado, y en una de esas los lleva de su mano. Sucede, aunque parezca mentira, que lo que no se hizo, adrede, porque no querían cárcel para  nadie; sigue siendo lo que marca el rumbo.Por eso aquellos que quieren zafar, ni están tranquilos ni dejan tranquilos a los que empiezan a llamarse republicanos entre los cuales hay algunos que también quieren zafar.Y al cabo, lo que se deja atrás cuando es importante, continúa pasando factura y no deja avanzar; porque guste o disguste no se puede edificar una nación, con quienes previamente se la robaron. No se puede pensar un futuro enserio viéndolos yendo y viniendo con los dineros del pueblo, por las calles de siempre.

Pero ahora han llegado los llantos, porque los vanidosos y soberbios del gabinetillo recuerdan hoy, que habían olvidado a quienes de verdad les dieron la victoria. Y que ahora están perdiendo por culpa de los del pro, al punto que el presidente parece más contento con los cordobeses  peronistas que con los cordobeses radicales que ha ayudado a hundir, por aquello que yo quiero a éste y no a ese. Y ahora, no saben por dónde salir, porque ni son políticos ni pragmáticos ni nada, salvo dueños de una soberbia que marcha paralela con la de la señora, para la cual ha trabajado el pro y no los radicales, que ya deberían estar afuera como cuerpo político y adentro en coalición. Y es de suponer que algo saldrá en lo que falta, y sean capaces de llegar sanos y salvos; porque sería tristísimo que los otros les ganaran. Y nos perdieran.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img