Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 22 de junio de 2022
8.9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

De esto y aquello

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez.

- Publicidad -
- Publicidad -

Parece mentira adonde se ha llegado con la Universidad Nacional y parece mentira que no cejen en su empeño de tirarla abajo y más mentira parece que continúen sin que nadie atine a revertir semejante ocaso. Nadie. No hay nadie, ni profesores, ni graduados capaces de frenar semejante arbitrio de cuatro inútiles nacionales que están bien pagados para romper la Universidad o lo que manden. Porque así como sirven para cualquier rama de la política también sirven y se derriten por hacerlo, romper todo lo que le digan empezando por el pasado. O sea, lo que quieren esos señorones que ya comienzan a ser del conocimiento público y sus serviles locales, es que la fábrica nacional produzca tontos y sin pasado.

Y en consecuencia ante semejante trabajo nefastono entiendo cómo se puede llegar al extremo de repartirse honoris causa, como si fueran cromos de futbolistas, entre los que no quieren, no ya la Universidad, sino que odian la primaria y secundaria.

Son los mismosbaradelios que hace unos meses peleaban a brazo partido para que no hubiera clases e insultaban con lenguaje de carreteros, y sin pudor, a quienes querían abrirlas. Es inentendible que aquellos que llevaban la educación en las verijas sean los adalides del honoris causa que seguramente no saben ni que quiere decir, en varias universidades del país, empezando por la mía; y de ellas lo peor sin calidad académica.

Es decir se da semejante honor a causa de honor o sea que la causa para otorgarlos es el honor. Y seamos francos no es tiempo para semejante sazón. Dada la calidad de la tropa. Lo cual no quita que haya quien se lo merezca. Es inentendible entonces que nadie mande a parar, porque los honoris causa se otorgan a gente con honor como agradecimiento a una trayectoria. Y cundo está mal otorgado no solo le queda grande al premiado sino que automáticamente se empequeñece la Universidad; pues sucede que los da por cuestiones a veces non sanctas. O sea que desde el honoris causa se puede caer en algo non sancto.

Es curioso, como a nivel mundial, toda esta panda de politiquillos necesitan laureles para ser más, siendo tan poco como son conscientes, pero resultan menos, al comprobar la gente que por desgracia abundan en demasía los papeles truchos. Y lo más llamativo, es que buena parte de los que otorgan, como buena parte de los que reciben, son quienes están rompiendo la nación a cara descubierta, sin vergüenza alguna, y además.introyectando en la gente que así es la cosa.

Y al cabo del largo camino se lo cree hasta el que miente. Que por el interés baila el mono. Ahora, bien. En estos momentos el interés están mostrado que se supone que algo muy denso esconde tras de sí.

Y por ello son capaces de ir hasta donde nadie piensa o destrozar todavía más la urdimbre política. Pues parece mentira que a diario se peleen y mal, porque el uno no sabe cómo perdurar y los otros perdurar sin trabas en el horizonte. Y llevamos meses y más meses y ya años en que todo es tan grotesco y deleznable que las gentes lo toman todo a risa. Y de la patria nada, cayéndose a pedazos y los parches que se están pensando y que es de esperar sean buenos, recién para cuando gane el otro. El problema es si gana la otra. Por otra parte si los radicales no encuentran su sustancia que no está en Juntos, y recuerdan de una vez quienes son, no hay alternativa pues gane quien gane va a ser por poco y las Cámaras no servirán para las grandes cosas que la nación necesita.

Por el momento todos haciendo proyectos, pero por lo bajo, como dijo unalbertista, “Alberto necesita tiempo para probar que él tenía razón”, pero mientras, piensa la señora que la razón la tiene ella, pues la patria desecha y sin miras de poner algo que contenga; por lo demás cada cual dequienes pueden romper, rompiendo están. Y en el fondo él o ella lo único que tienen en mente es que todo explote. Y mientras tanto los Juntos andan, hace rato, en reuniones con proyectos a futuro y el más importante y llamativo es que se trata de un plan de gobierno que pondrá en marcha cualquiera de los que ganen dentro de Juntos. Lo cual no está mal, pero también podrían subir al poder un pequeño plan de tres cuestiones y que sea ya ahora y no dentro de meses y meses. Porque no hay que pensar mucho en secreto para darse cuenta que el asunto económico pasa por dar trabajo, como en tantas oportunidades he volcado en esta columna. Pero de que trabajo se puede hablar si no hay presidente y el gabinete es un nido de inservibles y por si fuera poco la presidenta continua con cañonazos a lalínea de flotación de los demás, de los otros partidos y de la nación, y lo curioso que ahora se da cuenta que ha ido demasiado lejos pues se ha permitido romper todo lo importante con el aplauso de la cohorte, que ahora unos días la aplaude, pero a diario se ocupan de zafar como sea, y en primer lugar buscando alternativas democráticas o sea, partidos a las necesidades del momento.

Parece mentira que tenía que llegar Vargas Llosa, para que le recuerde a Macri, su anfitrión, que debían invitar a Cornejo;y como es de conocimiento general nada ha trascendido. Parece mentira que el radicalismo no ceje en su empeño de hundir el partido. Parece mentira que deban venir los de afuera para recordar a los de adentro que por el actual camino seguirán adentro pero encerrados. Y lo de la famosa comida, es puntual, de lo que `piensan los juntos del radicalismo; o sea, para empezar no invitar al que debiera ser presidente. Y acaba de suceder, Cornejo ha debido contestar a Macri, el lastre con que quieren hundirse.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img