Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 28 de enero de 2022
14.5 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

De esto y aquello

- Publicidad -
- Publicidad -

Llevamos meses hablando de lo mismo. Los unos ofreciendo siempre problemas, pues nada original poseen para salir del fracaso, al punto que son el fracaso; y lo saben, pero es su hazaña patria.Y los otros, sin analizar los problemas la mayor parte de las veces, dejándolos pasar y estar, que se ve a plena luz y a oscuras que lo prefierenasí, como la manera de dejarlos desgastarse, algo que de por si no a de ocurrir; y mediante las elecciones se verá andando. Lo prefieren en esta peligrosa variable, a enseñarles, con autoridad a marcar el paso sensato y patrio, en vez de estar todos los días esperandoel arribo de la mala nueva que al rato ya se ha convertido en vieja, pero de la cual se habla por lo destemplada a pesar de su reciente puesta en escena; pero enseguida y siempre a tiempo, largan otro problema para mantener entretenida a la gente. Y que le hinque el diente y se la trague aunque sea vuelta y vuelta, mientras ellos hacen de las suyas a la chita y callando.
Es su manera de ser y la de los otros es otra manera de ser,pero con ninguna vamos a parte alguna. He venido escribiendo que ni escuela ni PASO ni las lejanas que ya se irá viendo; porque la lógica dice que si quieren tontos para qué abrir las escuelas y si saben que pierden para qué llamar a elecciones. En definitiva y espero así sea, la gente en la calle dirá lo que hay que hacer. Lo importante continúa siendo la pandemia y singularmente el miedo a la pandemia. Y a pesar de la falta de vacunas,curiosamente,se conocen altas cifras de vacunados que no dejan de llamar la atención. De todas maneras, sí es cierto, que cuantos más se vacunen antes llegamos a constituir el famoso rebaño; después no importa si es el natural o el artificial. Y como es año electoral que gustan decir los unos y los otros, aunque ambos saben que en una de esas no hay una ni la otra, algo que en estas circunstancias puede ocurrir o algún amago y ver la respuesta.
Porque de lo que se trata en definitiva, no es del miedo insuflado por la pandemia, aunque también, faltaba más,sino del miedo a que unos vayan a la cárcel o vuelvan a la misma, enviados por los otros, que vienen a ser los de antes, pero que por el momento están hibernando en pleno verano. Que no pegan una, ni los de esta vereda ni los de enfrente.Es cierto, que por fin, al menos, ya empiezan a oírse voces de críticas y esperemos no paren, y que de una buena vez se posicionen quienes deben hacerlo y con ojo y mucho ojo. Porque no se puede volver a elegir entre el anterior y la presente. Eso ya fue y espero que no continúe, de lo contrario los juntos serán los que vayan al pozo. Y por otra parte un partido centenario como el radical no puede estar a la zaga de la coalición sino a la cabeza; por múltiples razones que no vienen al caso. Además del camino y una cierta moral, salta a la vista en primer lugar su capacidad de voto y no está demás recordar que hace cinco años todo se hizo mal, pero, sin embargo, Córdoba yMendoza salvaron el futuro; yaunque parezca mentira y estando en minoría, no hemos terminado, todavía, en Venezuela.
Y en consecuencia, se trata de salvar el presente y el futuro y para ello se puede sacar a colación el pasado. Y me atrevo a decir que las próximas autoridades nacionales deberían surgir de esas dos provincias. Una posición que debería salir de ahí, como los maquinistas de un nuevo proyecto y en serio, para no perder la última oportunidad de salvarnos. Un proyecto que es del que nunca se habla y pasa a ser el incumplido. Y a partir de ellos, de los mejores políticos, que los hay en el radicalismo y fuera de él, pero juntos, y dejando a un lado cabezas de hace cinco años. Y a otra cosa. Por lo que no cabe duda que a poco mirar salta que se necesitan fuerzas extrañas, es decir, de las que nunca aparecen porque todos siguen la misma consigna de la corrección política y ya se ve a donde conduce. Porque de otra manera no se explica que ante semejante zafarrancho no se tomen otras medidas al problema.
Que nadie, ni los unos y los otros sean capaces de echar a la calle un mínimo plan de media docena de puntos, que nadie pueda negarlos, y que sirvan para tildar de traidores y con sus consecuencias, a quienes se salgan por la tangente o de madre ante la importancia de salvar juntos una nación. Es todo tan extraño que parece están esperando que se caigan, pero no está demás decirles que nos caemos todos; y deberían tener en cuenta que en una de esas sale cualquiera nuevo a salto de mata y el presente pierde el futuro. Me parece en definitiva que tantos hay de un lado como del otro y así no vamos a ningún lado.
Por otra parte, hay gente buena con la cual se pueden sentar, aunque más no sea para aislar a los que se han metido en todos los puestos, lo cual dice que en años y años,la función pública estará en manos de lo peor. Porque además no quieren aprender.Es de esperar, que la oposición no mire para otro lado como ha hecho durante años el PP en España. Y España es una clase magistral de lo que no hay que hacer desde hace años. Los perversos y malandras la están tumbando, y les han dejado. Por la política correcta y lo que mandan personajes y personajillos que llevan adelante el macabro futuro de los pueblos. Y además por los contubernios y los euros.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img