Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 03 de agosto de 2022
16.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

De esto y aquello

- Publicidad -
- Publicidad -

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

Estaba mirando  que a juzgar por las reuniones que se han suscitado en los últimos meses y a las que unos han asistido, y otros desistido por el virus, quedando en plan virtual junto a la máquina, una plataforma muy usada en la actualidad para salvar a la patria.  Y en consecuencia se ha podido ver que quizás el trabajo más riesgoso por estas pampas ha sido levantar el brazo o acercar la boca al micrófono en el  hemiciclo de turno, virtual o  presencial. A juzgar por la cotización se puede columbrar el resultado, que por supuesto, poco o nada tiene que ver con las necesidades de la población. Se ha visto en todas las votaciones de suma importancia que ha habido y que la importancia era solo electoral o así lo creen. En una palabra que para decir sí o no,  se visten de verde esperanza y actúan por consiguiente.

 

Sin embargo, nada de eso acontece cuando se trata de verdad de la población porque en primer lugar nada de ello se lleva al recinto. No sea que en una de esas cuaje algo positivo para la gente, como podría ser la escolaridad; empecinados en que las escuelas continúen cerradas. Parece mentira que Juntos por el Cambio haya traído a colación una frase de necesidad paradójica que salta al ruedo como un disparate al asegurar lo sabido que la educación es esencial, cuando en vez de eso podría haber hecho algo en serio, es decir, ir a por los baradeles; en juicios en serio. Sí, enjuiciarlos por atentado a la patria en su punto más importante que es la escuela. O con seriedad ética, otro tanto a la manera del famoso Tribunal Russell. Porque al cabo, todo es palabrería y no puede ser que un inservible sin mérito alguno y para más inri impresentable se ría de los niños y jóvenes argentinos. A por ellos hay que ir,  es necesario decirle al señor Espert, en vez de dar vueltas con el aborto.

 

Andan dormidos y saltan con lo ya acontecido y por acontecer, que a este paso es acercarnos al Caribe. La prioridad no es el aborto sino la democracia y el futuro de la Argentina y de cada uno de los argentinos. Lo demás es marear la perdiz. De la misma manera que los famosos científicos del mundo y asidos a las tetas de los grandes laboratorios  marean la perdiz diciendo hoy lo que no dijeron ayer, pero lo dicho ayer era para meter miedo; y hoy también. En  realidad todos los que andan tras las vacunas están dejando mucho que desear como el ceo de Moderna que, como si tal cosa, augura lo peor para el futuro y como si hablara de una película de risa, anuncia orbi et orbe que, “vamos a vivir con este virus, creemos, para siempre”. Y entonces para que se llenan de oro con la vacuna. O sea, son y se hacen. Es obsceno el discurso de todo lo que durante un año ha olido a salud. Desde la OMS a cualquier científico ignoto o reluciente apegado a los dichosos laboratorios. Y para más inri,la gente, al menos de aquí, ha apostado a uno u otro sin tener ni noción ni conciencia de lo que hablaba, que para el asunto poco asunto sabían dar. Y ni que decir de las autoridades argentinas o españolas, el dúo de iguales, nombrando a los incapaces.

 

Claro que siempre queda la fiesta  de ir en avión a Moscú como si de la circunvalación del mundo se tratara, que dicho de paso, ninguno de los anteriores ha queridorecodar. Ir en avión a Moscú es un viaje más para la línea de bandera dejada de la mano de cuanto político sin bandera pasa, ni es una hazaña para los pilotos; en consecuencia queda como una tontería de los políticos. Y para que la gente y los políticos del palo aplaudan.  Tampoco saben mucho de aviones porque en el pasado los del mismo palo, los fueron entregando y expoliando.  Y en consecuencia parece una hazaña convertida en algo parecido a la Difunta Correa. La hazaña bien podría pasar por transformar  la totalidad del país en vez de estar todo el ejecutivo contradiciéndose, yendo y viniendo con la vacuna. Que primero aquella que después esta, que ahora si dos dosis. Y la ausencia de asidero científico. Y mientras ponemos o no el brazo, pues a tumbar la justicia y en eso andan a diario; y a diario se puede ver que poco importa el asunto. Y algún día será tarde. 

 

De lo que no cabe duda es que con el asunto de las vacunas, a un puñado de nacionales y extranjeros les ha ido no bien, sino muy bien. Los nacionales han hecho buenos negocios haciendo todo mal y los extranjeros, alrededor de los laboratorios para los cuales trabajan con los virus, médicos y otros que andan con el microscopio, han amasado fortunas de decenas de millones cada uno y ello sin contar los miles de millones de los cuatro o cinco laboratorios que andan en el asunto.Y mientras unos y otros se dedican a meter el miedo y a inventar muertos a diario  lo único positivo es que cada hora hay más pobres y todo aumenta cada hora, incluidos ciertos bolsillos. Y aquí no pasa nada.  El verano roto y la escuela que siga rota. Es su gran ambición, que el mérito es un invento. Y por si no bastare la famosa gremialista acaba de decir que “el nivel de circulación [del virus] dentro de una escuela es tan alto que podría compararse con una fiesta clandestina”. Y estará riéndose a carcajada batiente. Que hay que ser estrecha de cerebro para no encontrar otro símil. O salirse con una metáfora o algo más o menos paradojal; o será que quieren la escuela vacía convertida  en un paradigma, que es una palabra que usan en demasía. Y un monstruo acaba de decir que si las abren son criminales. Dicen lo que se les canta que nadie les cantará las cuarenta.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img