Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 04 de junio de 2021
14.8 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

De esto y aquello

- Publicidad -
- Publicidad -

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

En esta mala praxis adrede que se continúa desde hace cincuenta años y que el pico está hoy por encima de los picos anteriores y ahora está para explotar, adrede, y curiosamente nadie inicia las acciones pertinentes. Hace meses escribía que un señor o señora de 70 años para arriba, a lo largo de su vida de trabajo le han trabajado los bolsillos hasta dejarle monedas; que medido en bienestar le han quitado la capacidad de ser feliz en un treinta por ciento de su vida. Siempre,desde que tiraron a Illia la totalidad de los habitantes. Antes se habían sucedido algunos tumbos pero a partir de esto se inicia el suicidio colectivo de uno de los pueblos con más laureles. Por otra parte en muchos países se suceden los políticos que han sido la hez de la población. De manera, que cada vez es peor quien sucede, dando a luz un presente escalofriante.

- Publicidad -

Sin embargo, era uno de los grandes países cuando tenía políticos en serio, y sobre todo cultos, a lo que en este momento repta como un temible reptil que terminará envenenando el porvenir de cada uno y de la nación entera. Pues esta gente odia de un modo visceral el pasado, pero curiosamente no odian el pasado que ellos han ido generando desde cincuenta años atrás que han andado por las alturas; y lo toman con una alegría y un afecto, digno de estudio, pues basta con verlos como se relamen por hacerlo mal; y peor que ayer. Impresiona por la desfachatez la pobreza que han  sembrado en cerebros y la algarabía con que expolian los bolsillos. Siempre apegados a lo peor. Y les da fuerza para apostar siempre hacia adelante y en lo mismo, al punto, que el avión que nos conduce a Venezuela sobrevuela la Amazonía,  más cerca de allí que de aquí; y nadie es capaz de sugerirle al piloto que vuelva.

Es curioso que nadie mande parar el desastre. Porque no se trata de romper como es costumbre sino de construir. Pero se les ha metido en las cabezas no sin cierta ruindad llevar a la Argentina a lo peor del África. Parece les encantaría esa foto por el mundo. Total hay miles de millones de dólares para vivir y repartir entre los que tendrán que reprimir desde la otra vereda. A mí me parece muy bien que la docena y media de hombres y mujeres que deverdad se sabe que quieren la patria y lo han demostrado o lo están demostrando, en vez de hablar cada uno por su lado, haciendo certeros diagnósticos, de una buena vez hablen en nombre de un comité central  del radicalismo y de lo bueno que queda del peronismo.

Y lo mínimo que deberían pedir y exigir, pasa por un gobierno  de coalición o formar un grupo o foro que atienda y entienda de la cosa pública y canten verdades. Y en el primer inciso que el anterior presidente haga mutis por foro y se deje de trabajar para ellos como lo hizo desde el primer día; que así se denunciaba la traición en esta columna a los dos meses de triste reinado. Un pobre hombre que no gustaba de cacerolas ni banderas, ahora se quiere apropiar de ellas. Y con la que está cayendo y la que ha de caer cuando el dólar de bajeras se junte como si tal cosa con el de alturas. No pasa un día desde hace diez  años que a diario se habla del dólar y la cantidad de dólares nuestros que salen a la calle al mejor postor: o sea, ya puede acertar. Y se inventan palabras de grandeza algo que es imposible hagan los de bajezas. Que el problema no es el dólar sino el peso. Vaya acertijo. Y el país continúe cayendo y cualquiera que tenga cincuenta años que es un momento de ver el horizonte le están robando todo su futuro de cuarenta años más. La destrucción se mide así.

El desastre, que hacen en la población, en cada uno de sus habitantes es de desintegración tal en sus vidas y sus bolsillos, que han perdido todo lo que habían ganado. Pues bien, eso es lo que querían. A eso habían venido Y quieren más pues a eso apuestan. Y ojo que este no es un país en el que fácilmente se vuelva a empezar. Sería el cuento del tío. Tampoco hay sitio donde empezar.  Es de suyo entonces, que esto requiere otro gobierno u otra manera de ponerse de acuerdo. Tampoco esperar las elecciones porque puede suceder que no las haya. Que algo inventaremos. Un triunvirato y hablo en serio. Y este triunvirato puede estar al costado pero diciendo a los que mandan y a la población lo que de verdad hay que hacer. O alquilar un sueco o un alemán. ¿Por qué no?

     De lo que no cabe duda, es que este gobierno no puede o no sabe llevar adelante el país, roto y cayéndose a pedazos.En consecuencia hay que producir otra manera de gobernar. Lo actual no va máscon este estilo, y necesita alguien más que maneje timón y arboladuras, pues el velamen no hace comba. Juntos para lo perentorio con humildad, y sin chorradas agresivas. Porque lo acaba de decir el oficialismo, y se supone que lo han entendido quienes deben entenderlo, no tiene ni asidero ni catalogación. Es decir, el pueblo para el oficialismo son los pobres, y  recontrapobres, y los nuevos ricos, quepara el caso serían ellos. Los otros, lo han dicho no son pueblo, pues pertenecen a los que trabajan o capas medias, y los que quieren ascender y con razón, mediante el trabajo.Se debe tomar conciencia que de la algarada del 17 solo ha salido de verdad el choripán móvil. O sea, coalición o infierno. El problema es que no veo a la oposición y al parecer andan pensando en dentro de unos meses; ysi así fuera tampoco sirven, para hoy. No olvidar que en la miseria se es más obediente.

spot_img
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img