Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 24 de abril de 2024
13.2 C
San Carlos de Bolívar

De esto y aquello

- Publicidad -
- Publicidad -

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

Parece mentira que mientras la oposición o la mayor parte de ella, no se sabe en que anda o en que piensa, lo cual no deja de ser altamente llamativo, el oficialismo presenta una actividad trepidante y desasosegante. Discordias cotidianas.

Por otra parte desde los tiempos antiguos, cuando había cuentos para niños, se sabe, que cuando el gato duerme los ratones andan a sus anchas; y lo único que falta es que en una de esas unos cuantos juntos se coman al gato.

No importa si los distintos frentes abiertos diariamente con distintos inventos para enfrentar, van a tener éxito no. Importa, por supuesto, pero más importa verles enfrentar y crear problemas; o sea, zancadillas a la democracia, que poco les importa, pues no es su camino para llegar.

No van a llegar, pero han de hacer mucho daño, porque nadie, salvo algunos periodistas se ocupan de esos asuntos. Ni oposición ni juicios

Para empezar, en este momento mal no vendría un enjuiciamiento a todo lo relacionado con el virus, que ha sido una excusa macabra para atentar contra la población; y a su vez, pedir explicaciones acerca de que plan tienen para pasado mañana.No arreglan ni la pandemia ni la economía. Se las desarregla. Con la pandemia nada de lo que había que hacer, ha sido hecho. Y con la economía pues ya se ve. Más miseria día a día. Confinación de la población hasta que se cansen. Sin embargo solo había que abrir puertas con test y barbijo. Nada más Y por si fuera poco llevamos hace meses y muchos años hablando de lo mismo. Los titulares de los diarios son siempre los mismos. Porque, claro, poco se arregla, y es necesario desde hace años inventar cuestiones. Que por lo regular son económicas.

Amén, claro, de las chorradas de los desalmados que tanto critican a Sarmiento como desfiguran al idioma porque son tan poca cosa que inventan la inclusión para afear. Siempre afean el paisaje humano y por el paisaje corretea el lenguaje más bello y mejor “terminado”. Va entre comillas para entendernos. Y ni que decir cuando una pobre mujer, segunda de a bordo, sale a decir que un simple resfrío es coronavirus hasta que se demuestre lo contrario.

Y ahí está, nadie le ha dicho algo, cuando ha sido el atentado a la salud más importante desde hace cuatro meses. Y esta alarmista, es asesora.Y ahora se ve a las claras que lo único que ha importado es cercenar libertades y destrozar a conciencia la economía. Era la ruta planeada. Por supuesto merodean regalarse con algunos platos fuertes y bien adobados, mientras se esperan que las gentes dobladas se acerquen a la dádiva. Aunque estas gentes les han llenado las calles de banderas.

Eso les asusta, a pasar que tanto gustan de Belgrano. Algo que no entiende nadie. Les molesta como a sus hermanos del otro lado del charco que ven la roja y amarilla y les nace el improperio. Y ambos, han hecho todo mal desde el principio, adrede; y ambos sabían porque están en contacto que los Servicios españoles habían avisado al indigno de la Moncloa que venía un virus, de donde, y por cuales caminos. Pero aquellos y estos a romper y amedrentar. Y lo curioso es que ninguno de ellos tiene algún antecedente que lleve a quererlos o a seguirlos, porque nunca han hecho nada que Dios les agradezca. Lo que sí han hecho es tener asesores en quienes apoyarse para continuar con la cuarentena hasta que la gente tenga sed y pida agua.

Claro que el camión va a llegar a quien les convenga. Demasiada mentira. Donde se descuiden habrá desobediencia. Y va siendo hora de juzgar a los distintos responsables. Iniciarles juicio o lo que sea, o como se llame, por dejar a la población durante tres meses a merced del virus. Ni test ni nada durante tres meses, ni siquiera para vestimentas especiales para el personal sanitario.

Y ahora resulta que lo que primero que debió darse que por otra parte se estaban usando en el sida, es decir los antivirósicos, recién los autorizan hace unos días. Que cada cual piense lo que le parezca. Qué casualidad tres meses después y por si no bastare tapando la boca a los que saben y no politizan el virus. Curiosamente no se han enterado los virólogos oficiales que la cuarentena es para los enfermos, los que se ven y los que hay que buscar, sin embargo, de no hacer lo estipulado no reparan en escollos para confinar a la gente, mientras van a lo suyo, que al punto, ya ni ellos mismos lo saben; más allá de salvar el tesoro.

Pero claro, ocurre que la gente se ha dado cuenta, ya era hora, que en todo lo relacionado con el virus les han mentido. Solo ha importado introducir el miedo y solo el miedo que es básicamente todo lo hecho por la gente además del barbijo que curiosamente curioso no usaban las autoridades. De la misma manera que al día de hoy en medio de la general encerrona, ellos salen a pastar. La eterna encerrona para después de roto el país tener a todos en el saco. Sin embargo no se dan cuenta que el después sucede mientras tanto y que la economía se está rompiendo desde hace tres meses a la vez que no luchan contra el virus.

Ya con esto solo uno puede imaginarse hacia dónde va Argentina, hacia el derrumbe que piden famosos filántropos, que causa escozor imaginarlo, pero no pierden pisada de la gente y saben que por el momento están en buen camino para procurar desandar todos los caminos pisados. Sin cultura y esclavos en las distintos niveles sociales. Sin ir más lejos todos esperan la vacuna y unos pocos grandes laboratorios quieren ser los vacunadores que ya han dicho que al costo no. Y si nadie lo remedia habrá categorías para vacunarse. En eso andan, es de esperar, cambien; o la gente les haga cambiar.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img