Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

jueves, 30 de septiembre de 2021
11.1 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

De esto y aquello

- Publicidad -
- Publicidad -

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

Con eso de que a nivel mundial la escena diaria es andar a cuestas con el telefonilloconlleva que buena parte de los portadores vivan en una nube virtual, y tales artilugios deben abundar en España, porque dado lo visto, hay que pensar que buena parte de  los españoles desconocen la realidad. A juzgar por las últimas eleccionesandan atontados, anestesiados, aturdidos, e imprudentes sin duda, pues han votado para que siga la impericia, los golpistas, la falta de escrúpulos, la mala cara y los enfrentamientos continuos. Una grieta  perfecta, trazada con regla y cartabón que han ido instalando en el mundo, para que el mundo de los humanos viva perplejo y ensimismado y vaya a votar cuando se le pide y por lo que ellos piden y casi mandan; que es lo que transmite la totalidad de la prensa y la televisión. Por eso es llamativo y hasta soez que hayan votado  al socialista que ni es obrero ni español,con muestras suficientes y tétricas de ser golpista nato y neto. No tiene explicación.

- Publicidad -

Sin embargo, sucede al igual que por estos pagos, que los que parecen buenos al final sin rubor alguno, todo lo hacen maly construyen caminos concretos para que ande peor. Y por otra parte, no es casual que en los últimos treinta años y a nivel mundial, las gentes votan a los victimarios en demasiadas oportunidades. Y no falla, ni por aquí ni por allí.Y va para rato sin miras de arreglarse, porque es lo que hay.En suma, se trata de fabricar encontronazos y desencuentros. Y que la gente trabaje y consuma. Lo demás no importa. El día señalado se les señala  el mendrugo. Y el debate televisivo, por supuesto, para que voten al que deben, es decir al que ya se los ha llevado por delante, al lobo; que ahora ni siquiera se disfraza de Caperucita porque la han prohibido. O sea, que anda de lobo y a la gente le gusta y lo vota. Y eso es lo estupefaciente, votar a quien los maltrata. Pero las gentes no entienden que lo único maleable de verdad es el cerebro. La plastilina es una nada al lado de una neurona.Por eso el rebaño. Y por eso el erial en que han caído los políticos.

Porque a poco andar, causa asombro y un tremendo displacer, la cantidad de malos políticos que andan por el mundo y que les importa tres pimientos lo que les ocurra, no ya, a los ciudadanos, sino a la nación. Y ello es debido pura y exclusivamente a que no tienen cabeza. Nada tienen adentro que los sustente, salvo la perversidad en una gran porción. Y ni pensar, porque da pavor cuando consultan a sus asesores.Porque resulta que las democracias, o buena parte de ellas, en realidad,  lo parecen simplemente porque se vota o se puede hablar, pero sin embargo, en el fondo falta proyecto nacional para todos,y las van por la vida política de tunantes con oídos sordos a lo que importa, que es justamente lo que a ellos poco les importa;  y por si no bastare, trabajan de hacedores de grietas o como en España se dedican a trocearla  y hasta el presidente es golpista. Y lo votan, que es lo insólito. Y después los políticos correctos, todos de bajura, se asustan cuando saltan al ruedo aquellos que no estaba previsto, que no estaban en los papeles, y no tenían preparado plato en el permanente festín. Que basta echar una ojeada en los alrededores, próximos y lejanos para tener conciencia que las democracias se han convertido en un abrevadero donde mojar el bolsillo

Y cuando de verdad vienen a salvarlos, que casi se lo dan por escrito como un contrato a firmar, o no lo entienden o les da miedo porque la prensa diaria, la de hoy en día, por lo regular correcta, siempre del lado de lo políticamente correcto les asegura que el nuevo, el salvador,al que deberían votar, pertenece al bando incorrecto. No es el Mesías. Es un fascista, que aunque parezca mentira es la ideología del denunciante, de los correctos. Pero está escrito que ese no, porque les deja a ellos, a los correctos, sin las rupias cotidianas. Que de eso trata la política de hoy, o seguimos en lo mismo y con los mismos, o cambiamos con otros y a trabajar por todos y por la nación. Si se sigue con la mentira y la corrupción o se hace un examen de verdad y de una buena vez se trabaja  en serio. Algo que, por el momento, no se ha de dar ni por estas latitudes ni por las que caen allende el mar. O sea, que aquellos que dicen la verdad se escoran para el lado que el establishment no desea.

Y además que están tan acostumbrados a ganar.No  les gusta perder. El dinero que mueven los políticos a costa del estado es inconmensurable. Y es el caso que si los nuevos tienen posibilidades de ganar o de hacer buen papel, sin prejuicio alguno se les tiran encima como perros de presa, a despedazar y con las mondas rehacer un cuerpo que no es el quepiden las graderías sino el que mandan los grupos estancos. O le hincan el diente con más fuerza echándole las culpas de lo que no ha podido ser, por su salto al ruedo. Es culpabledel porvenir, olvidando adrede que el extremo aparece con ideas nuevas cuando los de siempre no es que las tengan viejas sino que son cómplices de los destrozos enel patio. En realidadno tienen proyecto alguno, salvo los dineros,aunque  la patria se caiga y ahí está España destrozada y despanzurrada y las gentes que debieran salvarla con su voto, votando al lobo. Olvidando su historia en tiempos históricos de mastines. Hoy cuzquitos que odian a Cortés a Sarmiento, a Blas de Lezo, a Roca, a Isabel I y en definitiva a sus abuelos que volaban alto. Aquí y allí.

 

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img