Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 05 de diciembre de 2021
14.7 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

De esto y aquello

- Publicidad -
- Publicidad -

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

Esto de los políticos y sus jerigonzas da mucha risa si no fuera porque el momento no da para ello. A días de  un cambio de gobierno del que la gente  solo espera con incertidumbre cierta certidumbre se dedican a hablar de asuntos fuera del tiempo que corre y por ambos lados con tan poca enjundia, que la verdad da pena. Causa asombro la cantidad de cosas sin sentido que tiran a la plaza a ver qué pasa. Y nada se sostiene con fuerza. El que viene tira el asunto del hambre a sabiendas que solo está enarbolando frases para las graderías. Pues nunca se han repartido tantos miles de millones de dólares para que no haya hambre y no para que haya trabajo. Claro, que también se podría pensar, que si todos trabajaran,los políticos sustentarían otro nivel, O sea, lo que espera la gente. La gente esperó esto de Macri, que diera trabajo. No solo no lo hizo,sino que de forma harto llamativa desde los primeros días, le dio por trabajar para los ahora entrantes. Y a la vez nos hadejado el trabajo de buscar trabajo y otros horizontes. Y se hace el presuntuoso ahora, cuando durante cuatro años no osó salir al balcón. Y así nos ha ido a todos, y a él no sabemos cómo le irá.

- Publicidad -

Ni se ha ido el uno, ni ha subido el otro y se salen con el aborto, como para irse echando gente en contra o a favor;o sea, para enfrentar. Es inaudito como les gusta tirar de la soga del aborto.Y  el otro,cuyo nombre no recuerdo ahora,asegurando que el Papa ha de comprender si se aprueba. Lo cual es tontear o desconocer toda la teología escrita, hablada, y llevada  al arte y eso que tengo entendido ha deambulado por el Vaticano como embajador. Que me hace acordar a Felipe que parece va para Canciller sin haber pisado el Palacio San Martín y sin inglés, como aquella otra que le dio por hablar en francés cuando el protocolo llama a traductores. Pero en fin, es nuestra tropa. Siempre el político amigo a la embajada que se precie. Pues bien el aborto tirado a la platea, cada vez que se les canta, para que cada uno de nosotros cantemos nuestra canción. Eso sí, distinta, para enfrentar, pues si les viene bien son capaces de discutir la inmaculada concepción de la Virgen, sin saber qué significa Trento.

Lo malo de los políticos de los últimos tiempos es calibrarel propio juicio, amén de la inconsistencia ante sus propias varas de medir, al punto, que ganen o pierdan se creen imprescindibles; y mucho más, y con más razón si han perdido, porque lógicamente no ha sido por culpa de ellos. En consecuencia siempre están a órdenes; de la patria, claro. Y no cejan en su empeño de salvar a las gentes. Curiosamente a las que previamente han despreciado y depreciado. Por eso es llamativo que el que se va no quiere irse y el que viene a cada palabra abre la caja de un cierto desasosiego, cuando en realidad a poco que piense y piensen los de él, con poco para comenzar y para todos, ya tienen casi ganado el cielo. Sin embargo, en las bases, por el continuo envenenamiento hay demasiado envalentonamiento, sobre todo  en las féminas, adictas a todas estas cuestiones heterodoxas que ellas manejan y hacen que buena parte de quienes las rodean no quieran ni acercarse.

     Que para ver desaires al uso, basta darse un garbeo por las oficinas estatales  de los cuatro puntos cardinales del país,por donde la verdad, dicha sea de paso, en vez de cierto tenor de sapiencia demuestran mucha impaciencia por echarse al monte. Y sin embargo, a poco  que la señora y el señor piensen en la faena que les ha tocado, deberían tomar conciencia que simplemente estriba en trocar incertidumbre en ilusión;pero nunca enfomentar desazones. Que por otra parte ya cansan y pesan.Y en el caso del saliente después de sordo y mudo durante cuatro años ahora parlanchín, aunque sigue sordo, cortándose solo o con los que quiere, porque se lo dicta su soberbia que surge a borbotones y que curiosamente son, con los que ha perdido; o hemos perdido.

Y después dehaber roto buena parte de lo que en principio será una importante oposición, digamos radicales, pues nada, que él quiere ser el jefe de la oposición y llevar la batuta;  y solo la de él. Nada de primer violín y hasta los timbales los quiere para él y eso que no ha sabido hacer ruido. En una palabra que la jactancia está de más y no es necesario darle cuerda.  Al día de hoy, impresiona que lo único que importa para futuras batallas pasa por la cantidad disponible en las cámaras y cuales se pueden comprar, que es vender desde la otra acera. En ningún momento dicen necesitar tantos para hacer miles de kilómetros de carreteras o de vías o de lo que sea. Pero no, cuántos necesito para enfrentar.

 Y lo que viste mucho en los países es criticar a los buenos jueces y amigarse con los propios, porque son necesarios para la siembra de populismo, y entonces todo lo que hay, si es del otro, por supuesto es fascista y hay que tirarlo abajo. Y lo tremendo es que en esa aventura nefasta medran capitalistas de grandes capitales que hasta aparecen en las revistas y se permiten romper  países, e incluso,  quemarlos literalmente. Y lo tremendo, lo que no entra en la cabeza de los pensantes, es que las gentes en demasiada cantidad votan a los incendiarios ytroceadores de territorios, o a quienes se cargan la historia porque se les canta. Porque en ello anida el expoliode cerebrosa futuro cercano; por lo regular, de aquellos que bailan  al son de quienes por el mundo, se montan la máscara de correctos.

https://felipemartinezperez.wixsite.com/index

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img