Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 25 de julio de 2021
12.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

De esto y aquello

- Publicidad -
- Publicidad -

Nota 1398 (3ª Época)
Por el Dr. Felipe
Martínez Pérez

Qué distintas son las cosas o los asuntos o las posturas o la conferencia cuando se asume, que después, cuando los vientos cambiados invitan a dejar lo asumido. El asunto es que las cosas cuando se encabritan no cambian, pero te cambian. Salvo a los soberbios que se la creen. Porque es más importante cuando las cosas no andan,entender en las cosas que han quedado en el camino por no ir a las cosas, que diría famoso filósofo español, cuando, curiosamente, se refería a los argentinos. Recuerdo que parece ya lejos, pero fue hace cuatroaños ylo primero que setrajo a colación fue Venezuela. Bregar para que esa dictadura termine en poco tiempo. Claro que era una dictaduraque él iba a dar vueltacon la ayuda de todos. Y durante cuatro años ha sido una obsesión y necesidad de tumbar ese gobierno. Fue de lo primero en política exterior; y ahora el venezolano termina tirándolo a él, indirectamente claro; o quien sabe.
O dentro de unos meses vendrán otros a tirarnos a nosotros. O entre medio se tiraran los unos a los otros, pero de los mismos. Que en eso andan. Los unos y los otros.Porque esto es como la relación quetienen los políticos con los pobres. Que no pueden vivir sin ellos, y algunos, que son muchos, los fabrican para mejor vivir y lo mismo sucede con respecto a Venezuela, en la que todos se llenan la boca de palabras y denuestos, pero no la tumban. Y no es por miedo a los Mig rusos de penúltima generación, que también, sino que la sostienen porque les permite ser o parecer demócratas. Versos y mohines para las graderías. Siempre las graderías y siempre Ginés de Pasamonte robándole el burro a Sancho. A los sanchos.
Es curioso, recordaba el otro día en La Nación David Rieff estudioso de la Argentina o del peronismo que los cambios de gobierno se basan enun interruptor.Macri sube y apaga la luz de aquella famosa señora recordada en la céntrica avenida; y de inmediato prende la luz de la actual que nada tiene que ver con aquella ya lejana y lo hace curiosamente y ya sin tino desde el principio, para medirse con ella. Y va y pierde. Y ahora la primera medida del que asumirá parece según dichos del antedicho pensador,que iluminará a la señora que nunca ha querido, porque en realidad nada tiene que ver con aquel palo. Y me parece a mí que desde hace más de medio siglo, uno entra y apaga o enciende el otro, o enciende aquel y apaga este. Que de eso se ocupan los políticos correctos al tratar el drama argentino;que ellos van creando.
Desconozco que luz habrá con la señora actual. Si darán vigor a los estridentes contrastes, o quedará en la serenidad del claroscuro; o en una de esas, alguien da un paso al costado y se empieza a trabajar en serio. Es que ese es el problema no la solución. Se trata de encender la Argentina del futuro, no de volver a un pasado reciente aunque sean más de setenta años que divide; y cuando se vuelva al pasado sea para recordar a los grandes, a los que la hicieran grande. Sin embargo, es todo tan extraño y sobre todo tan superficial en los asuntos patrióticos o políticos, o como quiera llamarse, que la actual gobernadora asumió el mando diciendo que se había divorciado, y ahora al salir,avizora el futuro enamorándose otra vez.Pues bien, será la época, y habrá que mostrar la rodilla o la nuez de Adán, pero con esta troupe y en los momentos más difíciles, al entrar y al salir o al ascender y al descender no se puede dejar de pensar, guste o disguste que así nos ha idoen más de medio siglo; y del mismo nivel es lo que sigue. Al menos en lo que va de precalentamiento.
Porque de lo contrario mientras nos dicen si correcaminos es bueno o malo, bajarán de los monumentos a los hombres y las mujeres, para subirse ellos y ellas. Que ganas no les faltan. Pero aparte de que nadie tiene las ideas claras, muchos de ellos tampoco las pueden tener, porque no las tienen; a la ideas, claro. Y lo peor, no es que carezcan de ideas sino que solo tienen codicia. Y a veces ideas, porque de alguna manera se han de llamar, florecen remedando a los personajes de García Márquez, y por ejemplo sucede que alguno de los caribeños actuales adelanta las navidades como si el adviento pudiera servir de canje contra la pobreza. Esperemos no cambien los husos horarios. Se trata en última instancia de mantener al rebaño apacentado y ajeno a lo que de verdad interesa. Como ocurre en la margen derecha del Río de la Plata que en vez de hablar de Argentina se habla del conejo o de correcaminos como si fuera lo más importante para prosperar.
Porque es de suponer que el saliente y el entrante se habrán sentado a discutir qué hacer para salir del hecho terrible en que ha quedado cada argentino después que a cada cien pesos le han expoliado sesenta y cinco. Creo es más importante que empezar con la vocinglería artera de si Caperucita se ha casado o ha terminado mal, o si el conejo es capitalista. Se sabe desde hace años, muchos, que los hombres crean sus personajes en consonancia con lo que son, como resultado de una época social.Y se cae de maduro que bajo ningún punto de vista el conejo podía ser de podemos, tampocoIsidorito Cañones. Por lo demás cualquiera que lea o sepa leer al gran intelectual que fue San Agustín tendrá en cuenta, que mientras echaba los cimientos de la Iglesia, también inventaba el capitalismo, y las relaciones que le caracterizan. Y en ellas estaba de acuerdo y no por ello lo vamos a bajar a patadas de su brillante patena. Como acontece con los grandes cuando son pequeños los vocingleros.

- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img