Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

lunes, 29 de noviembre de 2021
11.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

De esto y aquello

- Publicidad -
- Publicidad -

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

Es cosa de no creer hasta donde se llega cuando los actores no dan el rol. De manera que el asunto era el dólar y ellos sin darse cuenta, o dándole demasiada cuerda a la subasta de verdes. Se trataba, después de cuatro años perdidos de pasar de 20.000 a 200. Como no estaba seguro he mirado mil veces por si había olvidado el periodista algún cero,pero no, resulta  que después de tirar a la marchanta, que llaman subasta, todo lo traído del fondo  se regalaba a propios y extraños, como escribía con pavor semanalmente en esta columna; mientas la cama la ornamentaban quienes no iban a votarlo pero tenían los dinerillos lavados y secos y legalizados, como quien dice; y ahora opíparos prohíben comprar  muchos. O sea, cierran la canilla que ya el riego está hecho.

- Publicidad -

Al cabo y después de perder hasta los cimientos de la patria, resulta que los actores, eran causa y efecto del asunto de la problemática, es decir de los desmadres  verdes, ya convertido en paradigma por estas pampas, pues no es la primera y con seguridad no será la última.Los causantes eran los que tenían el dinero y querían subir y los dejados eran los que también amaban la pública almoneda, que era para ellos y para los extranjeros. Una tétrica y feroz  subasta de la Argentina en vez de fijar el dólar. Y era tan fácil como ahora lo han hecho de forma indirecta y a destiempo. Siempre el dólar. Todos los días el dólar. Y en diciembre será el dólar y después continuará el dólar. El dólar que no ceja ni deja. Siempre la timba.

Con esto quiero decir que el que mal empieza mal acaba que ya el refrán anda por un famoso  lazarillo. Que viene al caso porque es de ley y nobleza que en una coalición son todos iguales aunque unos tengan más representantes que otros. Aunque puede suceder que una de las fuerzas, como se dice, no tenga fuerza por tener pocos afiliados,y suceder, que uno solo de ellos emerja como la eminencia de todos juntos. Algo que por estos sitios se ha obviado trabajando a destajo para la derrota. Porque  así ha sucedido, aunque las Cámaras permitan una sonrisa que ha de costar las arcas de las Cámaras. Sin embargo, de un momento para otro, en cuestión de media docena de horas, los que se van dejan a un lado las soberbias, cuando ya no les sirven, a sabiendas, claro,de su incompetencia. 

No dejaron hablar a quienes sabían,ni llamaron a quienes sabían y se mofaban de quienes sabían  cuatro merluzos que no tenían idea de nación ni de patria pues andaban por las empresas a las órdenes de los viejos empresarios como es de uso y de suyo. Y entre ellos y el famoso asesor dejaron a un lado  a los radicales, por varias razones, la primera por soberbios y las otras porque está escrito que hay que quitar de en medio a nivel mundial a los que tienen pasado y piensan, aunque esto sea de poca monta en los últimos tiempos. Pero dentro de la historia presente y mundial, este partido está para tumbarlo. Que los cimbronazos empezaron con el que suponen poco menos que un prócer y le gusta al señor Alberto.Pero basta ver los vástagos.

Pues bien en innumerables columnas he escrito que el radicalismo saliera de ese reducto porque no llegaría a buen fin y así ha sido.Y lo grande y positivo  que emerge de la derrota es que guiados por algunos políticos de raza se ha conseguido equiparar las cámaras. Sin embargo, el artífice de lo conseguido que ha sido mucho ha sido aunque no ha alcanzado el miedo al futuro, al parecer, demasiado nublado.  Porque el pro importa, pero no tanto, pues el radicalismo tiene historia y la experiencia necesaria en estos momentos. Aunque es estos momentos hay afiliados, o no, que poco y nada saben de Irigoyen. Tampoco los peronistas, saben mucho de Perón porque para decirlo claro, no son peronistas. Ni tampoco saben muy bien que son.

Por lo demás ya lo he escrito, pero no está de más recordarlo, aunque algunos dirán para qué ahora, pues por eso, para que ahora se acuerden y tengan presente lo sucedido en los últimos tiempos.  En varias oportunidades la gente salió a las calles en apoyo de los que se van; y aplaudieron gozosos la últimavez,  porque no quedaba otro remedio,y singularmente porque olían que la ilusión se iba al garete.  Sin embargo, todos los votos que han obtenido han sido por el gran papel jugado por el radicalismo del interior y peronistas de vieja cepa. Y  porque en vez de tapar la brecha se  ha acentuado, al punto de vislumbrase dos Argentinas que desconfían. Porque  en definitiva, es la gente la que otra  vez ha perdido la ilusión. Perdida otra vez por los mismos soberbios que no han acertado una, ni han querido, porque ellos, todo lo sabían. Pues ahí está todo lo que sabían. Y ahora las internas. Los ganadores porque no han ganado como pensaban y los perdedores porque no han perdido del todo.

Que siempre sale algo bueno en los zafarranchos, aunque solo sea mover el músculo. Por fin los jubilados podrán comprar dólares, porque se han hecho asequibles. Y las matemáticas no fallan, pues los doscientos dólares, se convierten en peso más peso menos en una jubilación. Si compran no comen, pero es como una ilusión Y todos a empezar otra vez, igual que la otra vez y la otra y la otra; y cada vez desde más abajo. Al punto que si en un riquísimo país como este, el recontra cepo se desliza de veinte mil dólares a una jubilación mínima es que algo o algunos no andan bien. Y no se andará  bien por mucho tiempo. Y no solo por mala praxis, sino que unos y otros se han comido los dólares. Y no olvidar,que por sobre las palabras y lisonjas flamea la desilusión. 

 

https://felipemartinezperez.wixsite.com/index

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img