Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 25 de julio de 2021
8.9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

De esto y aquello

- Publicidad -
- Publicidad -

Analizando algunas cosas que ocurren por la patria no cabe duda que está como está porque así lo han querido desde quinquenios. Tal el caso de los empresarios del cotarro. En una empresa hay gentes agremiadas, los que trabajan y los que piensan, que también es un trabajo.Ypuede suponer, que en una de esas, la patria anda a los tumbos porque los que piensan en las empresas, no son para empezar empresarios, sino más bien acomodaticios para el lado que calienta el sol; que a pesar de que sale para todos no a todos calienta igual. Y sobre todo porque no les gusta trabajar sino ver como amanece o los rumores que arrastra el viento,y desentrañar por donde doblan las campanas. Y así unos días dicen viva Macri y otros adelante con Fernández, y sin ninguna vergüenza, que por estas pampas nadie se pone colorado, porque en definitiva con uno o con el otro solo les interesa el acomodo. O sea, es como si usted lector supiera por donde va a ir el asfalto municipal, pues compra los aledaños y a otra cosa. Pero no es un empresario, porque una empresa es una acción ardua que se lleva a cabo en el tiempo.
Por otra parte lector, para cuando usted se entera ya se han enterado los amiguetes del munícipe. Y con estos empresarios móviles pasa lo mismo. El asunto es levantar una empresa y sustentarle con el trabajo bien pago, o no tanto,para los que trabajan; y para los que piensan mucho mejor, y además pagar las cargas y los impuestos que es algo que se olvida mucho por la patria. De lo contrario pasa, lo que pasa,y por más agremiaciones empresariales que anden en los titulares de la prensa, ocurre que en Argentina no hay empresas y por ende tampoco empresarios; o al revés, como no abundan los verdaderos empresarios o porque están en otra, no hay empresas, más allá del campo y lo que necesita el campo que es lo único que hay. Y sobre todo es necesario no olvidar, pues en el pasado muchos de los que hoy cambian para un lado o para el otro se han dedicado a desarbolar la patria, ya sea en aviones en barcos en cohetes o participando en el expolio de los tesoros que esconde la tierra y el Ande. Porque de alguna manera sin exponerse en demasía igual les llega el cundico o cundido, que de ambas maneras se decía allá por el medioevo.
Pues bien estos empresarios que no se les ve trabajando, porque no hay obra, fueron los primeros en alejarse de Macri; o tocados en el ala nunca se habían acercado, pues los tiempos marcaban y marcan apertura. Sin embargo, son quienes debieron estar a su lado aunque más no sea por una cuestión de clase, pero sucede que gran parte del empresariado argentino, no tiene clase, ni ideas, ni inclinación al trabajo, más allá deir y venir junto a sus grupos de presión capaces de trabajar con los gobiernos de turno, mediante presiones. Y a veces por mandato del gobierno a los dichos grupos, y no necesitan hacer presión. Y después en una mesa se dividen el emprendimiento para quedarse con alguna tajada estatal. Que las tetas del estado son ubérrimas. Por eso es patético que ya tengan planes con el nuevo aspirante a la Casa Rosada y hasta lo dan por hecho.Por otra parte nunca la han tenido para quien estaba en la Rosada; y peor, tiroteaban lo poco que hacía. Que era y es una apertura empresarial para estar en el mundo. Nada les caía bien y hasta han tenido el tupe de llevar a los asalariados a lo mismo para no entrar en la apertura de la cual nada entienden, pero si son conscientes que hay que trabajar. Y a ese trabajo se le llama competir.
Y eso es lo que se usa a nivel mundial. Competir, con una empresa norteamericana o española o china o de cualquier otro sitio. Pero eso disgusta y en consecuencia piquetes por aquí y piquetes por allí.Es el triste caso de la línea aérea de bandera, que a pesar que la bandera viste mucho es por demás curioso que tanto a los vuelas como los que quedan en tierra poco les interese; y sean los únicos a quienes les importa tres pimientos la bandera. Y eso que trabajan en ella y con ella. Y el problema es que andan también un tanto desorientados y en una de esas se equivocan pues solo gustan de que nadie los importune, ni desde adentro ni desde afuera. O sea, que el cotarro esté cerrado y a hacer negocios con los amiguetes. Nada de aperturas. O sea, lo de siempre, apropiarse del Estado. Pero puede suceder que no sepan leer los pensamientos de la gente que es algo en lo que naufragan una y otra vez.
O sea, que quizás no han caído en la cuenta que el miedo es muy poderoso y puede ganarle al amedrentador. Se está viendo el giro desde hace un mes.Por otra parte es asombroso como las distintas cuestiones que queman de forma cotidiana y asustan, se las dan servida en bandeja de oro para contestarlas; pues parece se esmeraran en espantar. Porque viendo las declaraciones y los asuntos a que se atienen da que pensar a futuro y da miedo lo que parece venir. Y hasta se pierde la compostura, porque por lo demás la grieta se ahonda. Vaya a saber uno cuando tocará fondo. Es como si alguien les pagara para meter más miedo, pues no en otra cosa se puede pensar que en Argentina todo son paradojas y hasta extrañas querer ganar a fuerza de nublados. Y como era de esperar, tamaño desasosiego está generando tornen las otrora ilusiones, a pesar que a la gente ya le cabe poco en el cuenco de las ilusiones y ni que decir de la esperanza. En suma después de las paso a paso redoblado.
https://felipemartinezperez.wixsite.com/index

- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img