Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 15 de junio de 2021
4.9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

De esto y aquello

- Publicidad -
- Publicidad -

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

Parece mentira cómo en pocos minutos se van al garete las ilusiones, y los proyectos personales de deshacen sin poder remediarlo. No creo que en Argentina un presidente haya tenido el apoyo con el que subió el actual; simplemente por la ilusión que despertó en cada uno de los argentinos. Sin embargo, a los pocos días ya se veía que prefería más a los peronistas que a los de su coalición y a los dos meses que nada de lo prometido se cumplía ni se iba a cumplir, y antes de los seis meses se le veía trabajando para ella casi a destajo. Y a los cuatro años solo ha mostrado un vacío. Nada por aquí nada por allá, salvo algunas infraestructuras que ni siquiera supo promocionar para el voto. La economía en manos de desgarramantasy truhanes variopintos; y la educación a cargo del mismo impresentable. Y la justicia perdidas venda y balanza.Y ahora ilusión y esperanza que juntas van, han quedado en agua de borrajas.

- Publicidad -

Pues bien, hemos asistido a un terremoto de tal gravedad que es imposible saber en que ha de quedar. Hasta ahora solo se ven nubarrones y soberbia. Mucha soberbia, y mucha mala praxis, por tanta soberbia. A las pocas horas del batacazo se ha enojado con el pueblo cuando en realidad ha salido lo que tenía que salir, pues llevaba cuatro años al pairo, sin encontrar el barlovento; trabajando para ella; y a destajo. El famoso duelito, en vez de alimentar la sombra para algunos y algunas, como le habían pedido los votantes. Y ahora el percance. Resulta que pierde por afano como diría un niño y se enoja conmigo, por el resultado. Al no tener talla de estadista, supone, negando la realidad que no hemos sabido ver el peligro y hemos votado mal.

Por supuesto que por las calles de la patria, hay un excesivo amor a la corrupción y extraña el empeño reiterado para un suicidio colectivo; que recuerda por qué estamos donde estamos. O sea, que no estamos. Y los culpables están arriba. Pretenden un rebaño  y adolecen de pastores; o ponen lobos.  Además olvida el señor presidente que en democracia cada cual vota al que le gusta y al no haber ideologías, y Macri, es uno de los más contentos porla ausencia, y la gente que ya no es pueblo ni  casi sociedad, pues votan gestos o sonrisas, presencias o ausencias, escotes o sin corbatas, o a simples muecas. Han hecho todo tan mal que ni siquiera han sabido trasladar a la gente la poca infraestructura que han hecho. Espero recapaciten antes del domingo que sale esto. Enojado con el votante, cuando la realidad impone que él y su gente, no han hecho bien las cosas.

Y por si no bastare por el momento nos está dejando en la estacada, eso sí, por el momento en democracia o algo parecido porque una pata no anda bien.El mismo lunes se veía que no sabía él ni su gabinetillo donde estaban situados. Pues ahí debería haber aparecido el estadista y apareció el soberbio, olvidando que el mundo entero andaba a la caza de dineros argentinos. Y el gabinetillo tan campante, resulta que cuando por el mundo por eso de los husos horarios que descubrió Elcano, ya andaban levantando el dólar como habían anunciado hace más de un año, a la vez que tiraban abajo los títulos en las bolsas y todas esas atrocidades necesariaspara destrozar la sociedad argentina, resulta que yo tengo la culpa.  Pues bien, el señor presidente no se enteró y abrió el lunes como si tal cosa, corriéndolos con la vaina,cuando debería haber hecho y lo digo porque nada entiendo del asunto, debería haber declarado asueto bancario o como se llame y fijar de una buena vez  el dólar, por ejemplo a cuarenta y cinco, pero ya digo poco sé del asunto por eso me atrevo a hablar.

Enúltima  instancia hago como ellos, los políticos y políticas, que poco saben de la cosa pública y mientras la echan a perder, aseguran trabajar para ella. Eso tenía que haber hecho el señor presidente en vez de echarme la culpa. Porque quizás él no caiga en la cuenta, él y su gabinetillo sin asidero, corriendo carreras a ver quién es más soberbio. Que suena fatal. Si los viera Teresa Cepeda ella que tenía a la soberbia por el peor pecado.Remortal.  Pero que van a saber si jamás han leído algo como la gente. Alguno de ellos dice ha leído a Maquiavelo pero no creo lo hayan entendido. Podrían ser unos soberbios estadistas pero solo son soberbios sin talla de estadistas. En consecuencia a la luz de los tristes acontecimientos,debería saber el señor presidente que esto no era un partido de fútbol, y por si no bastare el técnico, sus ayudantes, incluido el aguatero no tenían la más mínima idea del estado del césped; y con las rayas borradas.

Y por supuesto, aun así, esperamos que se reponga y libre lucha; aunque parece que hasta ahora se olvida de los más importantes, en este juego macabro de darle los dineros pedidos a los desvergonzados nacionales y extranjeros, cuando mejor sería dar lo que corresponda a los jubilados, en  vez de odiarlos como los anteriores y más anteriores. Desconozco por qué el odio al jubilado. Pues quiero recordarle al señor presidente que tiene un universo cautivo de cerca de seis millones y le alcanza con tres, eso sí, si de una buena vez pone la jubilación mínima a cerca de veinte mil. Y recuerdo la triste fotografía del país, que con la mínima nadie puede ir al geriátrico más barato. Y con esto está todo dicho.Por tanto juéguese presidente que le han de llover los votos. Es preferible gastar en los jubilados que en los atorrantes de los dólares a bolsos. Porque los jubilados merecen vivir bien lo que les quede. Y la función de los políticos es hacernos la vida más fácil. Por fin aparecen los cambios en cambiemos.

 

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img