Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 24 de mayo de 2024
4.1 C
San Carlos de Bolívar

De esto y aquello

Nota 1618 - (5ª Época).

- Publicidad -
- Publicidad -

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez.

Hay cosas que parecen tan ridículas que necesitan de un a aceite especial, argentino, por supuesto, para que la noticia entre en la mollera; y mientras tanto no se sabe para qué lado agarrar, singularmente porque el camino está lleno de espinas, adrede, que es por lo regular, lo que mejor les sale para sembrar; y que dicho sin petulancia alguna, por estos paralelos crecen sin regadío.

Por otra parte, como es habitual en un país donde cualquiera de los que andan juegan a cuantas puntas les da el cuero., pues  nada, que votamos a Milei para sacarnos de encima a los que se están yendo, y justamente Milei, los quiere traer a todos otra vez; y sin un ápice de rubor por la cara. Como para esperar que hable de cárceles y juicios cuando es el primero y quizás único, de toda esa caterva que lo acompaña, que quiere que todo vuelva a la normalidad pero sin sus amigos y amigas presos. O sea, que aunque parezca mentira, no va a pasar nada.

Y de lo crucial a la espera. Siempre a la espera. El pueblo como es habitual trabaja, pero casi muerto de hambre para que a Milei le den los números; pero no le pueden dar  si previamente no les da a cada uno de los argentinos  de los cuales cada vez él y todos los otros, se olvidan. Y además que los números le den cuanto antes al presidente y se aplauda a sí mismo. O sea, que hasta que se demuestre lo contrario los presentes están jugando a pasar el tiempo y ver cómo van salvando a los hacedores del pasado. Están en eso, que lleguen o no, es otra cuestión. Mientras tanto el pueblo que trabaja no puede comprar una lechuga porque hay que ponerle aceite y vinagre; y para tanto no da el cuero. No hay país ni políticas y mucho menos políticos si cae por meses el poder adquisitivo en casi el cincuenta por ciento. Nadie lo explica porque no tiene explicación.

Parece mentira que siempre cayendo en los mismo problemas para no andar; y espero equivocarme. Pues bien este señor en vez de hablar de Illia, por ejemplo, habla de los que pueden arreglar de un plumazo el asunto de la señora. O sea, tema, la cárcel, que dada la edad no irá a ella y quedará en su casa como una egipcia con una comitiva que hasta le de aire. Pero la derecha si no tiene una cierta cultura no sirve para nada. Y peor en una de esas sirve para lo peor. Por supuesto desde que echaron a lo más valioso de los últimos cincuenta años que fue Illia y nadie se acuerda porque fue probo y deja en calzoncillos y en bragas a los unos y a las otras parece mentira que se la juegan a muerte para el senado o diputados porque al fin y al cabo se come bien. Y con un país hambriento ellos y ellas, buenos y malos, se aumentan dietas que queda más bonito, a sabiendas de las críticas. ¡Qué vergüenza!                     

Sí, es cuestión de no ponerse colorado, por lo tanto se puede esperar tres años, como dice el presidente o dos meses como él mismo asegura. O unos cuantos días, total en este insólito acontecer día más día menos igualito a este gobierno. Claro que ellos sí, nosotros no. Lo curioso, es que por lo regular todos sabemos que hacemos, y ellos, por lo regular, pocas veces saben por dónde tocan las campanas; y curiosamente, son las campanas de la patria.  Lo curioso y llamativo es que de lo prometido hasta ahora nada más allá de  los sinsabores de quienes trabajan y ya llevan esperando casi ocho meses y si a ello se suma la causa por la que subió al sillón de Rivadavia más de un cuarto de siglo. Que se dice pronto  y todos los días con chorraditas, y el pescado sin vender y por si fuera poco se empieza a ver que los ojos -del pescado-empiezan a no tener brillo. Y siempre prometiendo y esperando cuestiones de importancia a un mes vistas o más. Y así no se hace la patria sino que se rompe a los patriotas.

Cómo se puede a esta altura de los acontecimientos discutir si un juez sí, o un juez no, porque se le ha metido en la cabeza descabezar a la Argentina. Estamos a casi doscientos cuarenta días de la asunción y ni para atrás ni para adelante. Siempre esperando el maná y me parece que a éste, el cielo no lo va a ayudar. Y se  la siguen creyendo. Yo personalmente nada se de economía pero por eso me gusta opinar de economía, como los políticos, y lo que si se es que si las ventas han caído cerca del cincuenta por ciento, es que los señores y señoras que están en el gobierno no tienen ni idea de lo que está haciendo. Pues si para que el país ande y se normalice no tiene que haber compras y está prohibido comer, esta gente no me merece ninguna confianza. Y con la salida a la calle de los estudiantes en defensa de la Universidad que está muy bien pero que cuando Milei se decida y de las condiciones económica en la actualidad todos se van a llevar las manos a la cabeza de hasta donde hemos llegado. Porque que la señora anterior esté en el balcón defendiendo lo que siempre ha atacado gracias al impresentable que rompía la educación pública con el auspicio y aplauso de la casi totalidad de las maestras, mientras el impresentable envía a sus hijos al San Luis. Y faltaban en la marcha, Massa y Kicillof causantes de la caída mundial de la escuela argentina, que con Uruguay y Chile ha estado a la cabeza. Gustan de copar lo importante, cuando, siempre han tirado lo importante. Y curiosamente el ministro de Educación, extraordinario educador, nada ha dicho, porque sus pasos nunca han ido por la Reforma.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img