Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 25 de febrero de 2024
23.1 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

De esto y aquello

Nota 1606 - (5ª Época).

- Publicidad -
- Publicidad -

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez.

Decía el escritor Jacinto Benavente que “en la vida lo más triste es no ser del todo desgraciado, es que nos falte muy poco para ser felices, y no podamos conseguirlo”, y recordadas estas palabras que de alguna manera tienen mucho que ver con las capas medias de  la Argentina actual, porque el argentino siempre se está quitando de encima el napalm de las fechorías de los Hunos, y de alguno de  los otros, que nunca han faltado. Y en consecuencia es de esperar que el presidente Milei llegue a buen puerto, porque al parecer tiene buenos tripulantes, eso sí, con diferencia de opiniones ante la tormenta; y tal cosa es grave porque al cabo se diluyen los aprestos y la tormenta sigue igual, y aprieta más, incluso a los que pensaban no había tormenta. Por ejemplo que manía con fastidiar a los jubilados. Eso habla de que no se salva ninguno de los presentes o ausentes por deceso.

Que en la Argentina de los alimentos haya gente que pasa hambre y que para más inri  sean bastantes millones, es que los políticos de hace medio siglo no han servido para mucho, al menos la mayoría, y en las minorías ninguno ha dado el alerta para los millones de individuos, que no pueden comer de eso que se exporta o no se exporta. Parece cosa de mandinga y ojo que la culpa no es de quienes los fabrican, porque alguno puede pensar mal ante la frase anterior. La culpa es de los que se llenan los bolsillos con dinero ajeno y deja a los hambrientos para que los voten por un mendrugo, y sin embargo los votan; y curiosamente ganan, para que sigan hambrientos, claro. O sea, que vuelvo a repetir que el síndrome de Estocolmo debe haber nacido por estos lados, más que por allí, a pesar de  sus famosos ladrones. De todas maneras siempre en el mejor de los casos todo por la mitad.

Yo creía que el señor presidente iba a acertar con las efigies del dinero, pero no. Acaba de errarle a la historia. Y los van a sacar como en España, que gracias al kirnerista de turno se saca de las escuelas, lo mejor de la historia o de la literatura; para poner un simple ejemplo nunca se celebró por decreto  la vuelta al mundo por Magallanes y El Cano. Y sin embargo ese español no es otra cosa que un señor despreciable que se inicia con los asesinos y por si algo faltare copia su tesis de otras tesis, algo que cunde por el mundo. Cuando en una presidencia de la cual se espera todo, y todo se lo traban, y no aparece Sarmiento, es que quien quiera haya sido el mentor no está a la altura de las circunstancia. Y ese es el mal de los políticos argentinos que nunca aciertan con el ojo de la cerradura y sí, por lo regular, con la oreja del otro para mojarla.

Porque quienes no saben que pasaba en el pasado o lo tergiversan, es muy raro que acierten con el presente lo cual da al traste  con el futuro. Y en el mejor de los casos serán remedos. O sea, que renegar de los grandes hombres que han hecho Argentina es como mínimo deambular por un zafarrancho. Al punto que en cualquier país se lleva al papel moneda  a aquellos que de verdad la hicieron; y no quiero decir que Alberdi no haya participado, pero curiosamente la hicieron Sarmiento y Roca. Y esa es la que hay, la que pisamos, a pesar de los desastrosos hombres y mujeres que han pasado  por la Casa Rosada, de los cuales solo se salva Illia que, como se recuerda los niños dejaban la teta para que sus madres y padres fueran a echarlo. Porque no se salvó nadie de aquella malversación humana. A veces me da por pensar que en todo este peronismo actual y anómalo, empezando por Milei, que también deambula por sus arterias, el único que se salva es Perón; justamente, porque no era peronista.

Y mientras tanto este Papa impresentable cuando anda por Europa Milei, elige a pesar de su impresionante agenda  a Fernández para conversar con él y felicitarlo, es un suponer, por la perfecta actualización de las siete y famosas plagas de Egipto que él, Fernández, se encargó de depositar muy bien acompañado  a la Argentina. O sea, que este Papa  no está con dar de beber al sediento, sino que le encantan los que les rompen el grifo. Porque la verdad que  es una desfachatez armar una reunión con el amigo que era una máquina de destruir que se llevó por delante hasta el lugar que lo vio nacer. De no creer, amigo de quienes se dedicaron a romper Argentina. Hay cosas que no entienden, por ejemplo, porque y para qué en el Vaticano  se eligió a este señor. A mí me parece que este Papa no va a entrar al reino de los cielos. También es probable que él no quiera, por miedo a que le hagan el vacío; y eso que está acostumbrado. La verdad, que a este país, solo le falta que alguien le envíe de favor las  siete plagas de Egipto que con la inflación las han subido a diez, pero yo me quedo con siete como se me enseñó en la escuela de franquito., Y en tal caso es de esperar que no aparezca ni la sexta ni la séptima porque  con las tinieblas por tres días van a subir las pilas que es un contento; que por aquí como es de amplio conocimiento, las cosas nunca suben; aunque últimamente todo sube, en atroz ascenso y consentimiento, porque se les canta; y al señor presidente se le canta no poner coto al asunto. Será para que todo ande mal cuando él diga que ya estamos bien. Y la séptima plaga, espero no equivocarme, porque soy primogénito y al parecer no quedó uno.. Sí, es así, le acabo de preguntar  al señor Google, que parece un hombre renacentista, aunque cojea de moderno.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img