Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 25 de febrero de 2024
27.5 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

De esto y aquello

Nota 1602 - (5ª Época).

- Publicidad -
- Publicidad -

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez.

He escuchado en los últimos días tan malos augurios que daba la impresión que aquí se vota para entristecerse, e incluso y no deja de ser curioso, que aquellos que dibujan pensamientos en los otros, por ejemplo, en la radio lo que se decía que costaría salir dos meses y que yo aseguraba que si eran cuatro, pues gran alegría; pero lo  peor es que hay algunos que dicen se saldría para octubre o noviembre. Y en tal caso ya no son unos meses sino un año y la cosa, de ser así, se hace demasiado complicada para los cuerpos y las mentes. Lo extraordinario es que, curiosamente, la gran mayoría  de los que hablan por la radio o escriben en la prensa no pintaban un panorama  bonito, aunque más no sea para enarbolar  una esperanza; y que en una de esas sea azul y blanca. O sea, que al parecer en la mente de todos está, que lo que podría ser una gran alegría, no sale de una tremenda angustia. Y que ello se debe a que cada uno de habitantes está harto, salvo, claro está los que hasta el hartazgo tienen los bolsillos llenos. .Que me da la impresión no los van a tocar.

Por otra parte y mientras llegan los anuncios, da la impresión que se están usando vocablos con total libertad; y directamente con cierto desprecio por la palabra libertad  y  su sentido, porque libertario no es en realidad una palabra para llevar a un altar. Y mucho menos democrática, pues un libertario es aquel que defiende la libertad absoluta y por lo tanto la supresión  de todo gobierno y de toda ley. Por el contrario, pero no mucho, aparece liberal y  en su quinta acepción como aquel “que profesa doctrinas favorables a la libertad política en los estados”. En una palabra es de esperar que al menos se manejen bien las palabras y sobre todo se atenga al diccionario, y sea generoso, desprendido, munífico, espléndido, dadivoso, tolerante, altruista, que como se ve,  no es poca cosa sino mucha; y es necesario ponerse a la altura de la circunstancia gramatical.

No ha dicho nada que los dineros están por doquier y solo les sale que no hay plata cuando es de suyo que hay y sobra, pues al menos hay cinco o seis productos brutos en las manos por todos conocidas en pueblos y ciudades. Para que ir a los EEUU si los dineros están aquí y gratis. No estaría mal para partir. Mientras piensan pues por enésima vez el futuro estará en manos de los radicales y dependerá de lo que hagan o dejen de hacer y una vez que saquen a su presidente y al correligionario principal, aquel del quilombo con el campo, y en consecuencia el radicalismo subsistirá como el partido que deberá equilibrar a las partes y no es poca cosa; o desaparecerá. Lo cual sería una pena después de existir desde la última década del siglo diez y nueve.

El último bueno fue Illia y después la debacle poco a poco porque ninguno, militares o civiles, fueron capaces de elevarse por encima de los demás para conducirlos a la grandeza. Eran todo pequeñajos, los  buenos o casi malos o malos.  Pero ninguno con la grandeza capaz de elevar por encima del mundo el azul y blanco de un país serio y rico, rico en cada uno de sus habitantes. Ninguno ha tenido la grandeza más allá de sus propios bolsillos en la mayoría. Y todo ha sido YPF para aquí o para allá. Aerolíneas para aquí o para allá, las minas para este o para aquel y  lo único que no han podido mover ha sido la tierra porque ya tenían dueño; y han ido aumentando la bajura, en relación, a que cada vez eran peores los politiquillos y sus amiguetes y compraban campos.

Que jamás un político ha hecho una fábrica. Como hace un cuarto de siglo que se dice pronto y ahora, por lo que se va viendo deberemos pagarle otra vez por enésima vez la fiesta a ellos, opíparos del estómago y de los bolsillos, ya pedir a EEUU cuando el dinero está en derredor. Hay cinco mil argentinos que tienen los cinco o seis o más PBIs robados; y al parecer no se lo van a pedir. Espero equivocarme.

Y al final en la calle  y por lugares históricos que no quedaba otro remedio que andar por ellos, dado que se esquivó la tradición por enésima vez y por antojo. Y sobre todo la tradición en democracia. Pero a veces la derecha tiene ciertos deslices que mejor no reparar en ellos pues nunca se sabe en que se termina; pero de lo que no cabe duda alguna que las formas son necesarias. Y mirado con cierta simpatía sentar a las autoridades extranjeras en las escalinatas tampoco les va a hacer mal, pero no es el camino óptimo; y así como las hadas madrinas se unieron para que todo saliera bien. Pero si lo miramos al desnudo se ve que lo tradicional no estuvo y justo,  cuando más o menos lo transitaba para ir a lo tradicional casi nos quedamos sin el presidente, o sale herido, porque así como se supone que no estuvo en el Congreso para esquivar la silbatina de los bárbaros, justo en la calle la botella terminó en la cabeza de uno de los guardaespaldas; y no pasa nada salvo para el que sangraba. Y es de suponer que este señor será juzgado como corresponde y que no sea el primer caso de otros, sino algo insólito que puede suceder pero como hecho aislado sin características políticas. Porque es de suponer que no se saldrá con que no sabía por qué había tanta gente a esas horas. Y mientras tanto, y a la espera de noticias, estamos pagando los que trabajamos la fiesta de los ricos estatales. O sea lo habitual y van tantas que son incontables. Se ve que no quien tiene los dineros.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img