Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 20 de mayo de 2022
5.5 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

De esto y aquello

- Publicidad -
- Publicidad -

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

Cuando uno mira  las caras de los distintos políticos y políticas, que andan en la lid y que les viene siguiendo desde las primeras piruetas, algunos hace mucho tiempo y otros no tanto, se les ve como calcados y las piruetas  bastante malas también,  y calcadas; y sobre todo los compañeros para hacer camino que por lo regular es para romper el propio y el ajeno. Y ves con quienes van, con quienes se unen y reúnen, de quienes son amigos, o de quienes se aúpan para medrar o ya cancheros, permiten que otros suban, se toma conciencia de que todos son iguales y que poco arreglo presentan a futuro. A veces parece que no se conocen pero siempre salta la foto o la declaración que les delata. Del país sabrán poco y nada,  pero de ellos sin importar palo, lo saben todo. Es la casta.

 

Y por ende se dedican a tapar o aventar. O incluso venden tal secreto al mejor postor. Depende.Es el pasado que los une y les lleva de la mano y hasta confraternizan.Y a futuro, al menos la mayoría, solo saben hacer lo que han hecho durante el pasado. O sea, su carrera necesita de los iguales, porque al parecer necesitan estar entre iguales, eso sí a destajo con las transacciones que avivan las ideas y los convencimientos. Hasta ahora los une la aversión a la patria. Van juntos por el previo conocimiento que una mano la lava la otra, y las dos, por más lavado, no están limpias. Que a limpiar habían venido según el cuento, los ilusionistas de turno. Y hay que votarlos, faltaba más.

 

Y por si no bastare quieren salvar la patria desde los puestos más altos y se quedan tan tranquilos, como si hubiera dicho, se hace tarde que está puesta la cena. No saben todavía cuáles son las capitales de las provincias y ya quieren ser gobernadores de ellas. No han leído un libro y aseguran que la educación es lo más importante abrazados al esperpento nacional. Menos mal que hace unos días alguno de estos pensadores escribía que “creo que sería contraproducente que Macri no ganara las elecciones; porque ahora le tomó el pulso a ciertas variables y abrió un cambio de rumbo que requiere continuidad. Hay que hacer retoques, eso sí. Sin dudas”. Y éste es de los que piensan, ¿no es un país en joda? Están hasta las patas y no ha pasado nada. Nadie ha sido. Con ir a estribor o a babor depende la que hemos usado ya está. Bandazos sin peligro.

 

En una palabra que si no fuera por algunos periodistas no nos enteramos de nada. Lástima que no salgan a relucir unos centenares de intendentes que en definitiva son quienes han llevado a la práctica la maldad, la corrosión y la corrupción. Sin ellos otro habría sido el sinsentido.  Y ahí están, como si nada, posicionándose;  y sus respectivos pueblos viendo como medran en hectáreas y todos tan panchos. Daría la impresión que hay una relación directa entre la corrupción  y el ascenso político. Cuanta más corrupción, mejor vistos; y esto es algo acendrado en la sociedad. De hecho se preparan para votar, entre otros, a quienes les robaron el futuro en unos cuantos productos brutos. Y al cabo poco importa. Se avanza como el cangrejo, más los bandazos y rolidos

Y cuando el oficialismo dice blanco, la contra dice negro. Porque no es oposición, es contra. Es lo que se ha visto días atrás ante el convenio firmado con la UE,  que  sin duda, ha de florecer algún día aunque habrá que regarla y abonarla de continuó; y luchar contra Francia, que en asuntos agrícolas, sobre todo,  no se andan con chiquitas,  preguntar a los españoles con los camiones de la fresa. Que  los europeos,no están esperando que los americanos, del sur, claro,les venda para comer. Me hace acordar a hace unos cuantos años cuando existía la URSS y esta compró miles de toneladas de cereales. Creían algunos, era para matar el hambre;peroera para piensos para los cerdos.

Entonces, quiero decir,en un país que desde hace más de medio siglos anda a los bandazos, con mar en calma por lo regular,deberían sentar cabeza los iluminados que todo trastocan.Se comprueba a diario, cuando uno dice que hay sol, el otro con cajas destempladas asegura que llueve y casi sucede que de acuerdo al palo, salen unos con solera y otros con paraguas, en cuyo caso es lógico pensar que ni siquiera están seguros que han firmado. Y lo que han firmado no es para que el oficialismo aplauda y muchísimo menos para que los otros silben, que se trata de algo importante que va mucho más allá de los límites por donde cuaje. Es hora depotenciar otro panorama, y que los unos y los otros dejen  de convertirse en hunos. Y crecer y pensar como estadistas de una nación que no se los merece por zafios e incultos. Deben pensar de una puñetera vez, una nación, para todos menos para los corruptos, que andan por todas partes.

     Nos los llevamos por delante como si alguien se entretuviera en tirar piedras por el camino. Da asco salir  la calle para ver semejante panorama de vergüenza. Siempre  el mismo regodeo por los mismos, en los distintos pueblos. Y cuando llegan elecciones, que  llevamos cuatro años de fajina y entonces aparecen por doquier, hombres y mujeres que aseguran ser políticos; y con más ahínco aseguran que vienen para hacer bien lo que los otros están haciendo mal. De más está decir, que muchos de ellos o de sus partidos ya lo han hecho mal, porque son viejos en el arte de  hacerlo mal. Y por si fuera poco hace un siglo que se escuchan las mismas frases. Todo han sido frases mientras en ese lapso el mundo ha cambiado totalmente. Y Argentina gracias a esos argentinos perdía el tren cada minuto. Aunque  de hecho no hay trenes, porque alguien famoso se opone a que haya trenes. En realidad triste fama. https://felipemartinezperez.wixsite.com/index

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img