Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

jueves, 09 de febrero de 2023
22.2 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

De esto y aquello

Columna del Dr. Felipe Martínez Pérez.

- Publicidad -
- Publicidad -

A mí me parece que es hora de dejarse de monsergas y dólares para todos pero sin dólares para algunos que por lo regular son los que trabajan; y dedicarse a la nación y a cada uno de los nacionales porque esto tiene poco que ver con vivir más o menos bien. Ya es hora de ir dejando a un costado las famosas figuritas y empezar a armar para el futuro las figuras que están en la oposición porque con la que está cayendo ni siquiera la grieta les salva, aunque insistan. Claro que por supuesto dejando a un lado las figuras que nos han metido en esto y que sean del partido que sean, no deben estar  ahora ni en el futuro, ni mucho menos en la confrontación por el futuro porque es puro griterío y sin agarraderas. Al cabo chupar cámara a ver si de esa forma se tuerce el mañana.

Es asombroso y causa asombro, que no se discuta adelantar   las elecciones, porque al menos se ahorraría al personal unos cuantos meses de penalidades y es de suponer que ello es  porque no cabe duda que debe existir un plan para no adelantarlas y que la cosa aún ganando no se visualice mucho para que todo siga como está aunque mejor. Porque no es lo mismo elecciones ahora que elecciones después, que ya inventarán algo; para hacer algo. Da la impresión que no quieren, no saben o no tienen ni idea que hacer mañana, por lo que no quieren saber por el momento que hacer dentro de unos meses que ya llegará mañana, y mientras tanto se irá viendo. O sea, que es todo tan vergonzoso que da asco ocuparse de ello.

En un país que desde el presidente y la vice atacan a la justicia, y para colmo dicen ser abogados, e incluso profesor de Derecho; y sin embargo, de torcido  y exitosa juntos, da para ponerse  a llorar. Desconozco si los lectores han tomado conciencia de que es justamente en Hispanoamérica donde cualquiera de los chulitos que andan por lo que nos ha tocado dicen lo que se les canta contra la justicia y lo más curioso e insólito es que nunca meten preso a nadie, por lo tanto se puede seguir insultando. Más de medio siglo insultando  y el medio siglo de España y el medio siglo de América donde hay que tirar a bajo un pasado de tanta importancia que nadie lo tiene, con el respeto que me merecen los otros pasados.

Pero aquí estamos tirando abajo todo lo que sirve gracias a los inservibles. Se ha dado cuenta el lector que los inservibles rompen y les pagan y bien. Desde hace unos años, pongamos treinta por lo menos que la misma caterva de inútiles anda por los salones por donde se anda el poder y nada anda mejor por supuesto, pues coincide con lo peor que le ha pasado a españoles y americanos.  A los inservibles se les paga muy bien por romper y tales asuntos se suceden por Hispano América como si fuera lo mejor; cundo es de rigor que lo mejor nunca puede venir de los peores.

No deja de llamar la atención, que a medida que pasa el tiempo y todo enfila al fracaso,  todo lo hagan peor de lo que lo vienen haciendo como si fuera una gracia; y sin embargo, es una  monumental desgracia. Una desgracia que se profundiza y echa raíces.   No importa quién o cual, desde el presidente a cualquiera del gabinete estrafalario que no dejen de acogerse al contrasentido, cuando o pretenden espantarnos con hileras de contradicciones como si fueran una lección magistral.  O se levantan tan campantes amigos de lo vacuo. O  se adhieren a la mano del absurdo, o al aire o a la tierra, que para ellos todos es igual. Pero por encima de todo se levantan pensando en hacer daño que ya encontrará a quien.

A nadie por ahí o por otros lados se le ocurriría a poco de entra a lo oscuro gritar a los cuatro vientos que se postulará. En suma si los que mandan en este país desde hace un cuarto de siglo que ya va para un tercio solamente manejan como política de estado la incoherencia general y la incongruencia cotidiana, y en consecuencia no es para pavonearse  ni por el mundo ni por los aledaños,  porque mal que les pese son chapuceros. No pasan de eso. Y se le ve la marca en el dobladillo. Son desgobiernos provocadores y cuyo sino es la humillación del otro. Faltaba más.

Nunca dicen que harán en varios años porque no saben ni quieren proyectar a futuro como hacen los estadistas; y mucho menos dicen lo que harán mañana de positivo, pues de lo negativo tenemos hinchada la cartilla. Nunca dicen que harán con el dinero es decir con el presupuesto que viene a ser según dicen el palo del gobierno pero eso poco les importa porque tampoco les importa el gobierno puesto que son los cráneos del desgobierno. Y así estamos aquí y  a los que de verdad se les puede creer o eso creemos ni se les da por hacer o decir solo gustan de esperar. Pero el que espera desespera, o al menos, sino en todo, si en mucho.

O sea, que de lo único que saben demasiados, es de incordiar al otro. Por eso no deja de llamar la atención que todos los que están en la lid responsables o irresponsable de cada  partido son los que llegaron ayer y uno que está hace rato denunciado en cada salida que no es querido, porque todo lo hizo mal, pero ahí está trabajando para ella, como durante los cuatro años de su reinado. Y aquí está el problema; todos los días hablando de quienes están de más en la política. En verdad porque ni él ni ella la han respetado. Y el respeto a los demás pasa por irse, ambos.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img