Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 01 de junio de 2021
13.5 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Danza Despierta dará clases al aire libre todo el año

La actividad para grandes y chicos se realizará en el parque.

- Publicidad -
- Publicidad -

Las actividades al aire libre son vitales para reconocer la naturaleza, identificarla en uno e incluso encontrarse en ella -en cualquier contexto-, lo que ayuda a tomar decisiones y vivir en armonía. Sin embargo, tras un año tan particular como el pasado, de encierro durante el otoño y variadas restricciones sociales después, volver a salir adquiere otro significado. Eso es lo que propone para este 2021 Danza Despierta con sus clases en el parque Las Acollaradas, regidas por protocolo sanitario en pleno estallido local, provincial y nacional de la segunda ola de covid. Verónica Acosta, la instructora, ya coordinó dos encuentros abiertos, y su proyecto anual contempla mantener el horario de 14.30 a 16.30, en el parque, y organizar grupos según edades, intereses y contenidos. Se apunta a “buscar el creador en cada uno”, contribuir a “enriquecer el mundo interno de las personas” de modo que sus realidades “sean mejores”, sintetizó la educadora en charla con el diario.

“Fueron maravillosas esas clases. Ya colegas míos, compañeros de Buenos Aires, bailan en las plazas y se arma algo hermoso. Ahora estamos dándonos cuenta de lo importante de contactar con el aire, con la naturaleza”, expresó Acosta, que este verano estuvo en Mendoza, donde experimentó lo que pregonará en clase a pesar de que el clima de la provincia donde nació Cleto Cobos es diferente del de esta zona. “Se aprende mucho de la naturaleza. Además nosotros somos naturaleza, muchas veces cuando bailamos reconocemos la naturaleza en nuestro propio cuerpo, lo que responde a una filosofía ancestral. ¿Cómo vamos a hablar de la naturaleza, a vivenciar nuestra propia naturaleza corporal, si no estamos en ella?”, se inquirió. Una búsqueda de la que paulatinamente los pueblos del mundo, o al menos del occidente posmoderno, han ido alejándose en el bólido del confort.

- Publicidad -

Estos conceptos y miradas motivaron las clases al aire libre, para lo cual Danza Despierta dio con un sitio “bellísimo” del parque, con árboles en ronda y un verde que calma y desafía a soñar incluso a los espíritus menos voladores.

La apuesta 2021 es ambiciosa, ya que Acosta proyecta incorporar a las clases música en vivo, siempre dentro de lo que permita el protocolo sanitario.

Quienes quieran sumarse, deben contactarse con Acosta a través del Facebook Danza Despierta o del Instagram del mismo nombre. Las clases no tienen un costo fijo, si bien hay un valor sugerido por la convocante. Se analizará cada caso y tal vez este año se plantee algún tipo de colaboración económica según las posibilidades de cada quien, porque la formadora quiere que ningún interesado se quede afuera. “Si hay muchos inscriptos, quizá incorporemos un día más”, anticipó, ya que el protocolo impone límites por cantidad en lo relativo a las aglomeraciones sociales.

Baile folclórico, Conciencia corporal y Movimiento expresivo son los ítems en los que se organizan las prácticas. “Este año propondremos en principio mucho movimiento, porque la gente lo necesita; luego veremos la parte creativa y de juegos dramáticos de las danzas folclóricas, y finalmente la música”. Paralelamente están consultando a las familias cuáles son las necesidades de sus hijos en un contexto tan peculiar, que afectó con severidad, cuando no pulverizó, las relaciones sociales. “Queremos brindar un espacio para que ellos puedan trabajar sus emociones” y adquieran instrumentos para resolver pacíficamente los conflictos, desde una perspectiva artística, lo que podría incluir la utilización de cuentos y el fomento de la palabra, “hablada y expresada con el cuerpo”, completó.

Verónica Acosta ya coordinó dos encuentros abiertos

Que cada quien cree su realidad

Se pretende un “movimiento consciente”, esto es, “no sólo bailar porque me hace bien o porque adelgazo, sino poniendo atención en lo que estoy haciendo y que pueda darme cuenta de que vivimos en ‘automático’”. Desde esa base, “podré incorporar recursos internos para accionar diferente ante un problema o desafío, de modo que no me influya tanto lo externo. Nosotros buscamos el creador en cada uno, que cada quien pueda crear su realidad, coadyuvar a enriquecer el mundo interno de las personas para que sus realidades sean mejores”, y que a su vez esto produzca una suerte de ‘efecto contagio’, explicó Acosta su filosofía de acción.

Por otra parte, Danza Despierta también brinda clases en su salón de calle Necochea, espacioso y muy ventilado, que ahora seguramente deberá interrumpir en el marco de las nuevas restricciones por la pandemia que los gobiernos del país dieron a conocer el jueves. “El año pasado trabajamos allí y la experiencia fue muy buena. Aplicamos el protocolo vigente y no se registró ningún contagio, si bien hay cosas que debemos resignar, como los contenidos que implican contacto corporal, una parte muy importante de nuestro trabajo”, admitió finalmente la instructora.

Chino Castro

spot_img
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img