Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

jueves, 30 de marzo de 2023
10.9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Curarse en murga

- Publicidad -
- Publicidad -

Martín Berreterreix tuvo una infancia dura, pero salió adelante y hoy se regala ayudar: es el coordinador general de “La Villa se divierte”, un conglomerado murguero de unos sesenta niños y adolescentes que alivian sus días, comparten con sus pares y moldean un emprendimiento artístico que por estas horas se prepara para el carnaval, el de Bolívar y el de ciudades de la región.

En el playón que hay pasando la vía del ferrocarril, si se mira desde el casco urbano de la ciudad, podrá verse regularmente a un grupo de pibes y pibas que ensayan pasos y coreografías, música incluida, para dar sustento a la murga “La Villa se divierte”, que representa a Villa Diamante en ese insuperable ámbito de juntada y celebración popular dionisíaca que sigue siendo el carnaval. Los integrantes del grupo se proveen sus propias coreografías y tocan como pueden los instrumentos musicales típicos de las murgas, sin la orientación de especialistas pero con una voluntad que barre barreras. Prácticamente a pulmón en materia económica, ya que no reciben subsidios y adquieren con recursos de las familias del barrio y aportes particulares todos los elementos para vestir al conjunto y salir a bailar.

La murga nació en el verano de 2011; nuclea básicamente a chicos y chicas de Villa Diamante pero en los últimos tiempos se han sumado de otros barrios, máxime hoy que casi no queda ese tipo de conjuntos en la ciudad, con la excepción del formado en el ámbito del barrio María del Carmen. Son casi setenta, con edades que van de los 3 años a los 17, redondeando.

“Músico no soy, ni puedo enseñarles nada a los chicos. Pero los junto, consigo los instrumentos y me hago cargo de que estén disponibles, consigo los recursos para los repuestos que hagan falta, que siempre algo falta y alguien tiene que ocuparse”, dijo Martín Berreterreix en charla con este diario, en la vereda del café Miró y mientras casualmente dos pibes de edad adolescente pasaban por el lugar y se detenían a saludarlo, felices porque al día siguiente habría ensayo.

Sólo en la primera etapa el grupo contó con un profesor, en adelante los componentes se procuraron sus propias coreografías. Sin embargo ahora han solicitado la colaboración del municipio, que enviará a los hermanos Ron, músicos y bailarines, a capacitarlos. “Para cambiar y renovarnos, porque si no, los pibes se aburren”, señaló Martín.

 

MURGA, DIVERSIÓN Y DESPUÉS

Las juntadas en el playón son los lunes, miércoles y viernes, desde las siete y media de la tarde. Además de ensayar para la murga, “charlamos bastante. Más allá de compartir el espacio específico de la murga, lo que hacemos tiene que ver también con la contención: no es sólo divertimento, por ahí surgen comportamientos o actitudes que revelan un problema, que luego hay que trabajar por fuera de la murga”, explicó el coordinador, que es trabajador social. Ese abordaje queda a cargo del psicólogo Germán Córdoba y de otros profesionales, nucleados en La Kolina, franja política de orientación kirchnerista de la que Berreterreix es uno de los referentes locales. “La murga cumple un rol fundamental: junta a los chicos y los libera, bailando y tocando se sueltan, se desahogan y se olvidan de todo, ellos mismos te lo manifiestan”, remarcó.

Las familias de los jóvenes y los niños participan “muy poco”. “Por un lado, eso te pone contento porque quiere decir que confían en nosotros. Por ejemplo cuando viajamos, sólo tenemos que decirles adónde, el día, la hora, cuándo volvemos y no mucho más. Pero por otro lado, sería lindo que participaran y compartieran con sus hijos y nosotros”, admitió Berreterreix.

Lo que viene para el grupo será intervenir en los carnavales que se celebrarán en febrero en Bolívar, en los de Urdampilleta, los de Pirovano y tal vez los de alguna ciudad vecina, anticipó. En esa dirección, “tenemos esperanzas de que con este nuevo gobierno podamos conseguir viajes como en la etapa de Cristina”, puntualizó Martín. (En el período de CFK presidenta, el gobierno nacional también mandó a esta murga 30 mil pesos, con los que compraron instrumentos.) El traslado se hace en un vehículo grande que es propiedad del propio Berreterreix, y el dinero para las excursiones y la estadía es aportado por vecinos particulares, allegados al grupo involucrado o simplemente gente deseosa de ayudar.

“Ojalá vuelva a tenernos en cuenta el gobierno nacional, porque todo lo que se hizo en su momento arrojó frutos: cuando empezamos, en varias esquinas del barrio teníamos a algún pibe drogándose o tomando alcohol, y hoy no es así, lo que para nosotros significa un gran motivo de orgullo”, enfatizó.

 

LA LUZ DEL MAR

En lo atinente al renglón viajes que se cita arriba, el coordinador recordó que durante el año que se fue los miembros de “La Villa se divierte” viajaron a Mar del Plata, donde visitaron el mar y la cancha de Aldosivi en ocasión del partido que el local disputó con River, por una fecha más de la Superliga del fútbol argentino. Para varios de los pibes y pibas, acaso una mayoría, significó conocer el mar, toda una experiencia que podría ser nimia para gente con otros recursos económicos, pero que desde épocas remotas representa el inolvidable sabor de la felicidad para las familias que no tienen posibilidades de viajar y envidian el verano por la pantalla de tv. “Hicimos contacto con gente de Aldosivi, que nos consiguió las entradas. En el club nos atendieron de maravillas. Muchos de nuestros chicos tampoco conocían una cancha, y en este caso hasta se dieron el gusto de ver jugar a River”, puso de relieve Martín. En otras oportunidades viajaron a Baires, donde concurrieron a la cancha de Boca -casi todes, por primera vez- y a otros sitios históricos de la ciudad más importante del país.

Chino Castro

 

“Lo hago por ellos, pero lo hago por mí”

“A veces pienso que hay algo egoísta en todo esto: suelo pensar que me hace mejor a mí que a ellos mismos. Me cura un montón, y eso es algo que pocos ven”, confesó Berreterreix en un párrafo de esta entrevista (ver aparte), que además del espacio de murga, con los chicos y chicas que la integran desarrolla durante el año otros ámbitos de esparcimiento, encuentro social y educación, como campeonatos de fútbol interbarriales, en algunos casos con la colaboración del municipio. “Uno recibe mucho más de lo que da. Será por la historia que he tenido, pero esto me cura mucho. Lo hago por ellos pero lo hago por mí. Con los años ves que la vida va pasando, y advertís que te ha devuelto el triple de lo que diste”, completó el trabajador social.

Cuenta Fito Páez que el cineasta Pedro Almodóvar acostumbra pegar frases en los decorados de sus sets de filmación. Algunas propias, otras ajenas, todas célebres o con destino de trascender los tiempos. Una vez el rosarino fue a visitarlo y halló una que ha sabido recordar en algún reportaje: ‘Dar es una forma encubierta y sofisticada del egoísmo’. Martín Berreterreix podría suscribir.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img