Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

domingo, 18 de julio de 2021
7.3 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

“Cuando llegamos, lo primero que vimos fue que el Ministerio estaba cerrado”

- Publicidad -
- Publicidad -

Javier Rodríguez, ministro de Desarrollo Agrario de la provincia de Buenos Aires, dialogó en exclusiva con LA MAÑANA sobre varios aspectos que conciernen a esa cartera bonaerense en tiempos de pandemia.

Desde su oficina en La Plata y vía Zoom, el titular de la cartera que más tiene que ver con el interior bonaerense respondió todo.

- Publicidad -

¿Qué significa para usted ser el ministro del sector agropecuario en estos tiempos de pandemia?

– Para nosotros es una enorme responsabilidad, sabemos que el sector agropecuario en general tiene un fuerte potencial, muy importante, y sabemos también de la alta importancia que tiene en la provincia de Buenos Aires. Entendemos la responsabilidad de estar en este lugar en un contexto especial como el de esta pandemia de la que en ningún país había antecedentes concretos de cómo afrontarla y tuvo que haber un rápido aprendizaje para ver cómo afrontar esa situación.

El hecho de que se tomara el problema en forma rápida desde el gobierno nacional, permitió que no se generar un sinnúmero de contagios que hubiera tenido enormes complicaciones en el sistema sanitario y consecuencias graves en términos de muertes. Esa rápida reacción de Nación, que se tomó en coordinación con las provincias, hace que hoy estemos en una etapa en la que se actúa en los tres niveles, nación, provincias y municipios.

En el caso de la provincia de Buenos Aires nosotros vemos que hay una diferencia entre las zonas en que la afectación es muy baja o nula, y otras zonas en las que según plantea el Ministerio de Salud, hay una circulación comunitaria del virus. Para poder afrontar estas diferencias, nos resulta clave articular con cada uno de los municipios, que es lo que venimos haciendo desde hace varias semanas, son ellos los que van proponiendo cómo continuar la cuarentena, qué medidas tomar en concreto dentro de ciertos criterios que se van estableciendo.

E esta etapa estamos planteando que el manejo del coronavirus es diferente en cada una de las regiones de la provincia de Buenos Aires, según cómo se pudo diagnosticar el contagio de acuerdo a las medidas adoptadas.

Una de las ciudades que tiene mucho que ver con el sector agropecuario por su puerto es Bahía Blanca, que es uno de los focos del coronavirus del llamado bonaerense interior…

– En materia de producción agropecuaria a partir del decreto 297 se mantuvo la idea de que la producción tenía que continuarse por su papel clave en cuanto a la provisión de alimentos, y lo que se hizo en este tiempo, además de sostener la producción, fue generar protocolos de actuación para garantizar que se pueda seguir trabajando garantizando la salud de los trabajadores. Hoy nos encontramos con que en todas las zonas portuarias, en las distintas etapas de la producción hay protocolos de actuación, lo que permite seguir operando con el cuidado que entendemos debe darse.

Hay zonas más afectadas y otras menos; pero la capacidad para afrontar esta crisis está en poder darle a cada zona su diferenciación, su tratamiento distinto, lo cual permitirá cuidar la salud y todos los aspectos que tienen que ver con la población.

¿La potencialidad que tiene el campo puede ser una de las claves para salir más rápido de la crisis una vez que salgamos de la cuarentena?

– Ahora estamos observando esta situación, todas las predicciones marcan una caída del Producto Bruto, de la actividad industrial, de las actividades más afectadas, y en el caso de la producción que viene del sector agropecuario, se está previendo un crecimiento de un 3 % en la producción, en un contexto complicado. No es que la producción se está desarrollando normalmente; pero está logrando sostenerse e incrementarse, ese es un dato positivo y trae tranquilidad hacia adelante.

La situación de los mercados internacionales también tiende a ser buena, sabemos que afecta las distintas variables; pero en términos de mercados estamos viendo que hay posibilidades importantes, y eso está haciendo que el precio actual o de ventas a futuro se mantenga.

¿Qué hay que hacer con el Mercosur?

– Creo que ahí hubo una lectura exagerada de las medidas que adoptó la Argentina. Cuando pensamos en el Mercosur, es una plataforma para poder desarrollar la industria y la agroindustria con una articulación muy fuerte al interior de la región y que permita la salida hacia afuera. Lo que ocurre ahora en el mundo en general, al margen de la disputa entre China y Estados Unidos, es una tendencia proteccionista muy fuerte. Con el coronavirus tienden a salvarse los mercados, en ese contexto la posibilidad de que alguna de las partes cedan algo ante una negociación están cerradas, por eso la posición de la Argentina, que no está dispuesta a negociar en cualquier tipo de condiciones ni a ceder la defensa del trabajo que se desarrolla en el país, a cambio de nada.

Uno tiene que entender que cuando hay negociaciones internacionales siempre pasa que hay países que no están dispuestos a negociar en cualquier condición, y lo que trata de hacer con eso es negociar desde una posición más favorable para él. A mí me pareció una medida acertada en este contexto, no hay que tomarlo como una cuestión de principios sino de contexto.

¿Qué Ministerio recibió y qué ha podido hacer en este corto tiempo?

– El sector agropecuario tenía algunos sub sectores complicados, los tamberos del 2015 al 2019 perdieron 500 tambos, varios miles de productores porcinos abandonaron el negocio, el 60% de los agricultores familiares están en una situación de crisis, y lo que vimos al llegar al Ministerio de Desarrollo Agrario es que estaba cerrado, no tenía ningún plan específico, ningún programa, incluso a muchos de estos sectores les cerraban la puerta sistemáticamente.

Lo primero que hicimos fue convocar a todo el sector agropecuario, sabemos que en la provincia de Buenos Aires hay un conjunto muy variado de producciones y de productores, y comenzamos un diálogo para definir las líneas principales de cara al conjunto del sector productivo. Algunas medidas iniciales ante las situaciones de crisis pudimos tomar.

En el caso de los tamberos, a todos los que tenían menos de 100 hectáreas se los exceptuó del Impuesto Inmobiliario Rural, y en un 50% a los de hasta 150 hectáreas. Lo mismo hicimos con las producciones frutícolas que se retrajeron mucho. Con algunas medidas impositivas pudimos paliar parte del problema.

Y el otro punto que para nosotros fue clave para rescatar a los sectores en crisis, tuvo que ver con medidas del Banco Provincia, de generar financiamiento de cheques al 25 % para permitir que los sectores más complicados vuelvan a la rueda económica y volver a producir. Un punto clave es el financiamiento de todo el sector, por eso impulsamos líneas para etapa de la siembra fina, tasas preferenciales para la adquisición de maquinaria agrícola, y creemos que todas estas perspectivas favorables tienen que ver con estas medidas de facilitar el crédito.

Seis meses atrás cuando un productor ganadero quería ir a tomar un crédito, el propio Banco Provincia le decía que le cobraba el 80 ó 90 % anual, no hay ninguna producción que pueda pagar ese tipo de tasa de interés. Y la producción ganadera y agropecuaria en general necesita del financiamiento porque hay determinados momentos en los que tiene que hacer desembolsos especiales, y si no encuentra financiamiento no puede llevarse a cabo.

Fuimos hacia algunos de los resortes clave de la producción, además de ver cada caso de manera específica de algunas producciones como la apícola, la ovina, que salimos con créditos a tasa cero subsidiada para promocionarlas, porque el desarrollo de la provincia de Buenos Aires, como dice el gobernador Axel Kicillof, requiere el desarrollo de todas las localidades y de un conjunto de producciones y no mirar sólo una.

Nuestra lectura es que antes de nosotros se miraban una o dos producciones y si ese indicador era positivo se decía que todo el sector andaba bien, y la verdad es que hay una complejidad mucho más grande en el sector agropecuario y en la provincia de Buenos Aires, porque hay muchos productores que generan otros encadenamientos productivos, otros desarrollos en cada uno de las localidades que para nosotros es clave pensar en la provincia de manera integrada.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img