Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 06 de agosto de 2022
6.7 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Cuando la pantalla es medicina

Paz Rubio es la nueva co conductora del noticiero de la tele.

- Publicidad -
- Publicidad -

Mucho se habla de la televisión en tono de menoscabo, desprecio o tirria, pero en muchos casos la pantalla chica resulta ser medicina, ya sea cuando a través de ella se consigue un propósito solidario, o sencillamente al ofrecer un ámbito de trabajo a alguien que requiere desarrollarse profesionalmente y de paso templar su ánimo y volver a sonreír.

Es el caso de Paz Rubio, desde el lunes 30 de mayo nueva co conductora del noticiero de la tele local como coequiper de Santiago Elizondo, como ella oriundo de Urdampilleta, en un período de modernización del clásico formato ya que sale en vivo y toma como nunca antes elementos propios de un magazine informativo.

Paz superó durante el 2021 un cáncer de mama, y la oferta de ingresar al equipo de Bolívar TV fue uno de sus principales alimentos durante el duro trayecto que tuvo que atravesar, la mayor parte del tiempo en La Plata acompañada por su madre, mientras el resto de la familia ‘le hacía el aguante’ desde acá. Hoy la también docente sonríe feliz, porque como veremos más adelante siempre soñó con trabajar en la tele y la radio, desde que siendo niña jugaba con micrófonos que inventaba en vez de muñecas. Tanto, que se formó como locutora profesional por el ISER, algo que casi nadie en Bolívar puede exhibir como credencial de profesional.

Fue el propio Elizondo quien la convidó a sumarse al equipo que de lunes a viernes, de 10 a 12 y en vivo, produce y saca al aire el noticiero de la televisión bolivarense, Bolívar AM (se repite a las 13 y por la tarde), integrado por el mencionado Elizondo junto a Marcelo Javier ‘Tin’ Alonso y Evelyn Peret como periodistas de campo, César Antonio ‘Gallego’ Pérez Pérez como camarógrafo, Juan Cristian Vicente en edición y el director general, Ariel Navarrete.

Fue a principios de 2021, cuando Paz quería, pero no podía; soñaba, pero seguía de noche.

“Mi rol es el de co conductora, lo que más me gusta, poder intercambiar con otro. Ya he hecho conducción en radio, pero por ahí en esta etapa me aburría un poco. Este lugar me plantea un ida y vuelta que me entusiasma”, expresó Rubio a este diario. Su llegada al canal podría leerse como un paso lógico de su carrera en los medios, si se considera que en 2014, recién recibida como locutora nacional por el ISER, fue el primer lugar al que fue a buscar trabajo. “Quería estar ahí, pero en ese momento no se dio e ingresé a la radio de Ledesma, por un tiempo, para luego dedicarme a la docencia”, recordó.

Así, hasta que a principios de 2021 le diagnosticaron cáncer de mama, con metástasis, y se mudó a La Plata a someterse a un riguroso tratamiento que incluyó rayos y quimioterapia. En esos días recibió la convocatoria de Elizondo para sumarse al nuevo formato del noticiero, que iba a comenzar a emitirse en vivo por primera vez en su historia, que data de principios de los años ochenta. “Fue súper motivador, me quería recuperar para decirle que sí. Cada tanto le decía ‘Santi, seguimos en contacto eh’. Esa ilusión me ayudó mucho, fue medicina porque me motivó a estar en pie y a depositar una esperanza en algo, además del amor de mi familia y mis afectos”, expresó Paz.

Por lo demás, el tipo de producto que sacan al aire también le va como trajecito a medida, toda vez que evita el sensacionalismo, el amarillismo y las polémicas banales, recursos de dudosa legitimidad tan en boga en los medios de comunicación de hoy, donde por momentos parece que si un panelista no grita o directamente no insulta a otro, el programa en cuestión se encamina al fracaso. “A mí me gusta acompañar a la gente, llevarle un mensaje que la ayude”, precisó la ex trabajadora de la radio de la Red 93, La Plata, donde como integrante del equipo de producción atendía durante la trasnoche a “gente sola”, que llamaba desde cárceles y psiquiátricos y luego salía al aire, en un formato de programa pariente del célebre Te escucho, de Luisa Delfino, que la urdampilletense recuerda con afecto. Va de suyo, amigue lector/a, que nuestra entrevistada no se llama Paz para ir a hacer la guerra. “Me gusta la tele que apunta a lo educativo y cultural”, agregó Rubio, cuya madre es docente y heredó de ella la pasión por educar.

Su interés no es bajar línea, investigar ni entrevistar, sí en todo caso participar; no es la típica mujer de medios al día con lo noticioso, sus inquietudes pasan por otros ejes. De hecho, durante el transcurso de su enfermedad dejó de consumir noticias (salvo cosas que le agradaran), para “no intoxicar más” su cuerpo, y en cambio se enfocó en lo espiritual. “Yo hice comunicación con orientación en planificación. Empecé la carrera en la extensión Henderson, en una época en la que no había medios allí, y la terminé en La Plata”, recordó. No la formaron como periodista, pero en su recorrido académico “nos mechaban materias de periodismo, como para ‘negociar’ con planificación. Igualmente no me siento periodista, para eso hay otra gente en Bolívar; yo me siento locura, que es la carrera que realicé en el ISER, y eso sigue siendo lo que más me gusta y me interesa”. Es decir que la locución y la conducción son los nortes de la también profesora de Comunicación en colegios secundarios, que creció en una familia de fuerte raigambre católica y supo desde muy chica desarrollar una fe que terminaría siéndole muy útil en el trance más difícil de su vida. Un trago amargo que ya no la quema. Hoy Paz se halla en paz, felizmente recuperada y con trabajo nuevo, no cualquiera sino aquél con el que soñaba desde esas soleadas tardes de micrófonos con palos y bastones en las que no cabían las muñecas.

Chino Castro

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img