Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 30 de noviembre de 2021
16.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Cozumel puso a prueba toda la fortaleza física y mental de Rubén Martín en su quinto Ironman

- Publicidad -
- Publicidad -

“Objetivo cumplido, con terribles condiciones de temperatura y humedad, pero llegué a la meta. El lugar es increíble, pero con extremas condiciones climáticas”, señaló Rubén Martín poco después de finalizar el Ironman de Cozumel, México.

Fueron escuetas sus  primeras declaraciones pero sin dudas mostraron a la perfección la dureza de esta competencia. Nadar en el Caribe sin traje de neoprene y sin salir a la playa para hidratarse o tomar un gel, y luego transitar los tramos de ciclismo y trote han significado para el bolivarense una exigencia  para la que se preparó a conciencia, pero indudablemente lo llevó a exigirse hasta el límite.

- Publicidad -

Ayer, ya más descansado, aseguró que “de los cinco Ironman que hice, este fue el más duro.

El agua, como ya había comentado, fue una sola vuelta a un circuito de 3.800 metros. Si bien se nadó en un lugar paradisíaco, con agua cristalina y peces de colores, hubo que ir contra la marea, así que tuvimos que hacer mucha fuerza. Igualmente quedé contento porque salí muy bien del agua.

Después, en el ciclismo fueron tres vueltas de 60 kilómetros. La primera estuvo espectacular, hizo un muy buen clima; pero lamentablemente, contradiciendo lo que decía el pronóstico, a partir de la segunda vuelta fue terrible el viento que se levantó… Y es un viento distinto al nuestro, es súper caliente, que te quema, por más que te vayas hidratando… En los Ironman, los puestos de hidratación están cada 12 ó 15 km., pero acá estaban cada 6 y no me explicaba el porqué. Durante la carrera me di cuenta del porqué. El calor fue terrible. Llevás dos o tres caramañolas y no te alcanzan…El viento es tan caliente y tan seco que te deshidrata.

Y después, la parte del trote fue también durísima, con varios desniveles. Hasta que entró el sol, fue muy alta la temperatura y la humedad. Con la caída del sol mermó un poco el calor, pero la humedad siguió estando y se puso pesadísimo.

Pero en líneas generales estoy contentísimo. Mi objetivo principal es llegar, terminar el Ironman, así que el objetivo se cumplió.

Ahora, a descansar unos días y después ver qué se hará durante la temporada 2020.

Como siempre, le agradezco a mi entrenador, Emiliano Pérez Merlo; a Mariela; al Club Ciudad de Bolívar; al personal del Natatorio Municipal; a la Dirección de Deportes en la persona de “Nano” Viola y a mi masajista, Graciela Echandía”.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img