Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 25 de mayo de 2022
9.1 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Con la aprobación de las adendas, pareciera que se vuelve a encaminar la obra de la Línea 132

- Publicidad -
- Publicidad -

El otro punto álgido que se trató en la última sesión ordinaria del Concejo Deliberante tuvo que ver con las tres adendas que se le añadieron al expediente de la Línea 132. Las adendas son modificaciones presupuestarias realizadas al presupuesto original de la obra, y allí no toda la oposición estuvo de acuerdo, ni siquiera votaron parecido.

 

Dada la palabra al concejal José Gabriel Erreca, del bloque de la Unión Cívica Radical, adelantó su despacho positivo: “Acompañaré este proyecto, con las consideraciones que oportunamente efectuaré”.

 

Laura Hernández, por esa sesión única representante del bloque de Juntos por el Cambio, fue en la misma línea de Erreca, anunciando el acompañamiento pero haciendo algunas consideraciones.

 

Nicolás Morán, tal como lo había anunciado en la reunión de presidentes de bloque previa a la sesión, pidió una moción de orden para que el expediente regresara a comisión “para un análisis más exhaustivo de todos los documentos”. El pedido de JUPROC no consiguió los votos para regresar el expediente a comisión y prosiguió el debate en el recinto.

 

Hubo algunos desajustes técnicos; pero también algún desajuste a la hora de dar las argumentaciones, se le cedió la palabra a Erreca y a Hernández; pero ambos prefirieron dejar pasar el turno para escuchar qué tenía para decir Morán sobre las adendas.

 

Y Morán tuvo mucho para decir

“Lamentamos el atropello que se da para tener que tratar este expediente y votarlo hoy, este expediente necesita de un tratamiento serio, con respuesta a los pedidos de informe que hemos hecho”, dijo el presidente de JUPROC.

 

Y le agregó más leña al fuego: “Tengamos en cuenta que esta es una obra que viene complicada desde sus inicios, con diferentes irregularidades, auditada y paralizada hace ya más de tres años, y más aún cuando quizás estemos hablando de la obra más importante de la historia de Bolívar”.

 

Hasta ahí venía bien; pero después de un corte de conexión con Internet volvió Morán a hablar y metió los dedos en el enchufe: “Lamento que los demás bloques de la oposición hayan acompañado esto”, con lo que se presagiaba una nueva interna de Juntos por el Cambio, como si ya no estuviera evidenciada en los tres bloques que tienen en el

Concejo Deliberante y en las tres listas que presentaron para la interna radical.

 

Y después fue más allá: “Día por medio se nos está cortando la luz, y esto pasa por falta de inversiones y de capacidad energética, la gente la pasa mal con estos sucesos. Tenemos un Consejo de Administración de la Cooperativa Eléctrica que está tomado políticamente y que no hace lo que tiene que hacer, el problema fundamental es la falta de esta obra”.

 

Más adelante puntualizó que “para nuestro bloque es fundamental que la obra se reactive, avance y se termine, queremos que las cosas salgan bien, y lo quiero resaltar porque nunca faltan los miserables que quieren instalar que nosotros al pedir transparencia y cuestionar algunos procedimientos, no queremos que se realicen obras importantes para Bolívar, como pasó con el resonador”.

 

Entrando en su faz de historiador, Morán hizo un raconto de lo que ha sido el desarrollo de la 132 hasta ahora: “La obra tiene tres etapas, la primera la línea eléctrica de alta tensión de doble terna, de 13, en la cual la contratista es Electroingeniería SA y el monto que se le adjudicó es de 133 millones de pesos. Comenzó el 27 de octubre de 2014, tuvo un avance físico de obra del 80,38%, y un avance financiero del 86%. El último certificado con el que contamos se presentó en diciembre de 2016 y actualmente esta etapa de la obra está paralizada porque el municipio no entregó documentación”.

 

Y todavía faltaban dos etapas más: “La segunda es la subestación transformadora, la contratista es la empresa Alusa SA, Monte Electro SA, Bolívar UTE. El monto adjudicado es de 193 millones de pesos, el avance físico de la obra es del 70,92% y el avance financiero es del 80%. El último certificado con el que contamos es de octubre de 2017 y la obra se encuentra paralizada porque el municipio no entregó documentación o cometió irregularidades”.

 

Y continuó con la última etapa: “La tercera es el tendido de nuevas redes de distribución eléctrica, la contratista es MIAVASA SA y el monto es de $ 65 millones. Esta obra se inició el 8 de mayo de 2015, se avanzó físicamente un 35,49 % y el avance financiero es del 47% según nuestros registros”.

 

Nicolás, con mucha información, no tenía previsto cederle la palabra a otro: “Nosotros en 2018 hicimos un pedido de información pública. Esta obra fue auditada por la Universidad Nacional Tecnológica Regional Buenos Aires, que indicó que el municipio debe rectificar la información que presentó en su momento porque mintió en esa certificación, porque recibió más fondos de los que avanzaron en la obra”.

 

Y siguió: “Esta obra ha sido conflictiva, ha tenido irregularidades claras desde sus inicios, porque en las cláusulas de los convenios se especificaba que si por alguna cuestión el Ministerio nacional no enviaba los fondos, quien se tenía que hacer cargo de la ejecución y de los desembolsos era la Municipalidad de Bolívar. Ahí se podían ver las dificultades que podía traer esto, y efectivamente las trajo, porque hay una causa judicial que inició una de estas empresas contra el municipio de Bolívar, y la inicia porque se incumplió todo por parte del municipio, porque hicieron todo mal, pagaron tarde cada uno de los certificados”.

 

Y para finalizar esta primera parte, volvió a sentenciar: “El municipio se quedó con plata que no le correspondía y no hizo las devoluciones; el municipio le pagó más plata de la que correspondía a las empresas. El municipio cometió faltas innumerables que llevaron a que a fines del año pasado se iniciara una causa judicial en contra por montos millonarios. Estamos hablando de que esta empresa continuaría con la obra, con lo cual hubo un acuerdo, porque dentro de las cláusulas de esta adenda se establece claramente la contratista debe desistir de toda acción judicial, incluso las iniciadas previamente. ¿Nadie se preguntó cuánto nos cuesta a los bolivarenses que esta empresa desista de su acción judicial? Cuando se paralizó la obra en octubre de 2017 a la Municipalidad le restaban pagar 47 millones de pesos; 3 años después vamos a pagar 440 millones, 10 veces más de lo que estaba estimado que faltaba hace tres años. ¿A qué se debe que aumentó un 900 %?”.

 

Marcos se cansó

Beorlegui le pidió al presidente Mariano que intercediera ante Morán para que deje de tratarlos “como hipócritas, miserables y mentirosos, y si lo va a decir, que lo personalice, no podemos seguir insultándonos de esa manera”.

 

 

Morán aclaró

El presidente del bloque de JUPROC aclaró que no trató de miserable a nadie puntualmente.

 

 

Mariano mediador

El presidente del Cuerpo trató de salir rápido de la situación aclarando que “estamos ante un límite muy finito, no me parece adecuada esa terminología, hay palabras que no hacen falta, más cuando se generalizan”

 

 

Erreca y aquella famosa cláusula

El presidente del bloque de la Unión Cívica Radical dijo no estar de acuerdo con la Cláusula 17 de la adenda, por la cual el municipio es responsable de hacer frente a los pagos si el Ministerio de Nación no cumple. Que es una cláusula similar a la que ya Erreca no había aprobado siendo parte del bloque de Cambiemos en 2015.

 

Y luego el escribano le contestó a su par Morán recordándole que quien debe actuar en estos casos es la Justicia, al margen de la labor legislativa que se hace y que él mismo hizo reprochando algunos gastos, no sólo de la 132 sino también de la remodelación del Centro Cívico, entre otras. Y sentenció: “Voy a votar a favor de esto porque soy un convencido que la obra se tiene que terminar” Y también fue claro: “Si alguno se quedó con algún vuelto o metió la mano, deberá ir a la Justicia y hacerse cargo; pero no por eso voy a impedirle al vecino de Bolívar, que está ajeno a toda esta rencilla política, a que pueda disfrutar los beneficios que pueda disfrutar”.

 

Erreca dejó boquiabiertos a muchos cuando dijo “también me tengo que hacer cargo políticamente que pertenecimos a un gobierno nacional que tuvo cuatro años para poder destrabar todo esto”. Y después fue más al hueso: “Tuvimos la posibilidad de tener dirigentes políticos locales que fueron funcionarios nacionales que tuvieron toda la posibilidad de aclarar esto (en clara alusión a Juan Carlos Morán) y no lo hicieron, y no tuvieron lo que tenían que tener para plantarse; pero les gustaba cobrar el sueldito y darte la tarjetita”.

 

 

Pelea intestina

A partir de allí Morán pidió la palabra para contestarle a Erreca y entrar un “dimes y diretes” que lo único que hace es seguir abriendo la grieta de la oposición local.

 

 

Berlegui, a capa y espada

El ex presidente del bloque del Frente de Todos-PJ salió al cruce diciendo que “la auditoría de la UTN no descubrió irregularidades”. Y agregó: “Las gestiones llevadas adelante por el intendente Pisano y el diputado nacional Bucca no sólo han logrado obtener nuevamente el financiamiento de la obra, sino la desestimación de una acción judicial que verdaderamente le iba a traer problemas al municipio”.

 

 

Oroz y la auditoría

La concejal de JUPROC se metió en medio de la discusión de Morán, Erreca y Beorlegui para referirse a los números de la auditoría. “Había 9 puntos de diferencia entre lo que el municipio decía que la obra había avanzado y lo que en la práctica había sucedido”. Oroz dijo que “la Municipalidad de Bolívar utilizó 6 millones de pesos no sabemos dónde y le transfirió 11 millones de pesos de más a la empresa que finalmente le terminó iniciando juicio”.

Oroz más adelante se preguntó: “¿Hay intención de finalizar la obra o acá lo que se está buscando es parar un juicio a como dé lugar?”.

 

 

Hernández y un viejo recuerdo

La única exponente que tuvo en la pasada sesión el bloque de Juntos por el Cambio no dejó pasar la oportunidad para sacar chapa de histórica dentro del recinto: “Una de las concejales que estuvo sentada en la banca cuando se votó en contra la cláusula de que no tenía que hacerse cargo el municipio de pagar la obra si nación no enviaba los fondos es quien les habla. Y siguiendo con esa lógica, desde este bloque vamos a acompañar el convenio de manera favorable y de manera negativa la cláusula 17”.

Y siguió: “No podemos negar esta herramienta, no al Ejecutivo sino al vecino de Bolívar que necesita energía no sólo por una cuestión de calidad de vida sino también sanitaria”.

 

 

No hubo grandes intervenciones luego, al menos que aportaran algo distinto. El presidente sometió a votación las tres adendas, que fueron aprobadas por mayoría en general con el rechazo de los bloques de Juntos por el Cambio y Unión Cívica Radical a la cláusula 17. El bloque de JUPROC se abstuvo en las votaciones, motivo por el cual el expediente fue aprobado por mayoría.

Angel Pesce

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img