Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 01 de junio de 2021
13.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Con elenco remozado, Artecon volvió al trabajo con Jardín de pulpos

- Publicidad -
- Publicidad -

“Empezamos a ensayar hace dos semanas. En febrero del año pasado, en los días previos a mi operación, antes de la pandemia, teníamos tres obras pautadas para 2020”, que quedarían en suspenso, postergadas, por imperio de la peste y las restricciones a las que obligó a la población mundial, dijo el director de Artecon, Duilio Lanzoni. Durante el confinamiento duro, el dramaturgo advirtió en estas páginas que a la salida de la pandemia habría que ver “cuántos iban a tener ganas de hacer teatro y cuántos de volver a ver teatro”, un vaticinio que eclosionó más temprano que tarde, ya que se vio compelido a reformular elencos para seguir con lo previsto.

Más aún, lo previsto se redujo: de aquellas tres piezas a las que aludió arriba, sólo queda en pie Jardín de pulpos, la pieza de Arístides Vargas que Artecon ensaya con un elenco remozado en relación al original, hoy integrado por Sol Gutiérrez, Fabián Elbio Sarnari, Marina Hernández y Candela Vallone. “Y estamos armando otro elenco, como para empezar a trabajar sobre otra obra de Vargas, El deseo más canalla”, anticipó Lanzoni.

- Publicidad -

Todo, sin perspectiva de estreno, a diferencia de lo que ha sido habitual en el grupo, que suele vislumbrar con bastante claridad la fecha de presentación de una obra una vez que se pone a ensayar. En este caso no: “Nos gustaría estar dentro de una mayor normalidad, si bien para nosotros cubrir el treinta por ciento de la sala es lo habitual (sonríe)”, puntualizó el autor. Su idea y la de quienes componen Artecon es aguardar para los estrenos a que haya más gente vacunada y mayores libertades en lo relativo a la circulación social, es decir un contexto más parecido a lo que antes de la peste conocíamos como ‘normalidad’. Esas condiciones podrían darse antes de fin de año, evalúan en el grupo, pero no ya.

Pero Artecon no pierde el tiempo, ya que mientras tanto sus integrantes han encarado una serie de reparaciones en la sala de calle Avellaneda, como la colocación de nuevas luces, alfombras y otros elementos.

 

Entusiasmo e incertidumbre

¿El elenco está motivado?

-Sí, al menos las personas con las que encaré Jardín de pulpos y aquellas con las que hablé para hacer la otra obra de Vargas. También con incertidumbre: es diferente comenzar a ensayar y tener en tu horizonte una fecha aproximada de estreno. Hoy es muy incierto, y eso conspira, pero trataremos de ir solucionándolo en el proceso de ensayo, porque son obras interesantes, con muchas capas de sentido que hay que desentrañar, con una idea de puesta no naturalista, que llevará un período largo y sin apremio temporal.

 

Nada más queda

Artecon también se ha caracterizado en los últimos años por proponer espectáculos musicales en su sala. ¿Hay alguna posibilidad a la vista?

-Lo hablé con Daniela López, la productora que en los últimos años se ha encargado de armar la parte musical. Estamos en la misma, hay que esperar: te imaginás que si traés a cualquier músico de afuera le podés ofrecer una sala para treinta o cuarenta personas, y eso no le sirve a nadie. Por ahí para los músicos de acá, veremos para el invierno y en qué condiciones se puede hacer, si eso no implica demasiados trastornos. Y de hecho, tenemos pendiente la presentación de Adrián Goizueta de su disco, cuando pueda salir de gira. Eso es todo.

Chino Castro

spot_img
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img